Exhiben favorables resultados trabajadores de Recursos Hidráulicos en Sancti Spíritus

La presa Zaza, el mayor embalse de Cuba, contribuye decisivamente al desarrollo económico espirituano. Sancti Spíritus cuenta con uno de los mayores potenciales de agua superficial de Cuba, la presa principal de todo el Caribe y la red más completa de embalses del país.

Los trabajadores hidráulicos celebran su día bien lejos de aquellos años primigenios en que el agua se cargaba a lomo de mulos y almacenaba en aljibes. Sancti Spíritus cuenta con uno de los mayores potenciales de este líquido superficial de Cuba -unos 2 800 millones de metros cúbicos-, la presa principal de todo el Caribe y la red más completa de embalses del territorio nacional, además de otras infraestructuras de trascendencia aquí.

Los tiempos mucho han corrido con las transformaciones revolucionarias porque en 1959 en esta provincia sólo existían tres acueductos (Trinidad, Topes de Collantes y Sancti Spíritus); las producciones agrícolas, por lo general, se desarrollaban en secano, con apenas algún riego en unas pequeñas áreas dedicadas a arroz y vegetales en Mapos y Peralejo; no existían embalses ni obras hidráulicas de ningún tipo.

“Con la visión de Fidel y la guía de Faustino Pérez, primer presidente del actual Instituto de Recursos Hidráulicos, comenzó el auge de esta rama en el territorio, que en la actualidad ya incluye nueve presas con más de 1 200 millones de metros cúbicos de agua y otros 20 millones en pequeños embalses”, apunta Rafael Rangel, subdelegado de Recursos Hidráulicos en la provincia y encargado de redactar los apuntes históricos de esta rama en Sancti Spíritus.

Además, se cuenta con dos derivadoras, alrededor de 50 kilómetros de canales magistrales, más de 100 kilómetros de obras de protección, todos los medios tradicionales de redes de control de la lluvia y de los escurrimientos previstos, y hasta la reciente instalación de sofisticadas estaciones de monitoreo que forman parte de un proyecto de automatización para la utilización y administración de la cuenca del río Zaza como un sistema de alerta temprana.

El 2013 ha constituido un año de nuevos retos, considerables resultados y muchos quehaceres en el tintero para este sector: el programa inversionista, que suma unos 12 millones de pesos, avanza según lo programado con los principales frutos en el programa de rehabilitación del acueducto trinitario y los trabajos para concluir la rehabilitación de la presa Lebrije.

Por su parte, las entidades que conforman el sistema hidráulico de la provincia mantienen las tendencias del último decenio y alcanzan de forma integral sus cometidos. En estos empeños sobresalen la Empresa de Acueductos y Alcantarillados, que resulta la más integral del país, y la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico, que logra un 99.9 por ciento en sus parámetros fundamentales.

Pero no todos los caminos llevan a los aplausos: limitaciones materiales obstaculizan múltiples labores imprescindibles para perfeccionar los servicios de Recursos Hidráulicos a la población, como la rehabilitación de antiquísimas redes y la reparación capital de las plantas potabilizadoras Yayabo y Macaguabo, que contribuirían a mejorar considerablemente el abasto y a la realización laboral más plena de los dueños del agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *