Un juego de tenis de mesa con Dunia Alfonso

Dunia Alfonso Faldraga muestra en su naciente palmarés dos medallas doradas e igual número de plata en eventos nacionales.La campeona nacional más joven de Cuba en el tenis de mesa para discapacitados inició su formación en el área especial del municipio espirituano de Yaguajay.

Cuando de los resultados del deporte para discapacitados en la provincia se hable, hay que hacer mención obligada a Yaguajay, donde otra vez el tenis de mesa invita a una mirada alentadora.

Con apenas 13 años, Dunia Alfonso Faldraga muestra en su naciente palmarés dos medallas doradas e igual número de plata en eventos nacionales; constituye además la campeona nacional más joven del tenis de mesa del país en la historia de esta disciplina para discapacitados.

ENCUENTROS

La pelota vuela rauda de una esquina a otra de la mesa; la raqueta imprime efectos que la niña controla con facilidad. La acción se repite una y otra vez hasta que Elio Aguiar, su entrenador, orienta un receso, que el reportero aprovecha para indagar.

¿Cómo se inició Dunia en el tenis de mesa?

“Recuerdo que fue en la semana de receso escolar del mes de abril, en quinto grado, cuando fui por primera vez al área, por sugerencia de mi papá, pues anteriormente había practicado tenis de campo, deporte donde solamente se entrenaba y competía en aquel momento hasta cuarto grado.

“A la semana de estar entrenando supe que me iba a gustar mucho y todos los días asistía al área. Ya en sexto grado, en el mes de febrero, participé en mi primera competencia nacional.

“Era un evento para menores de 16 años, yo tenía 11. Allí logré medalla de oro”.

Ese primer título de Dunia fue un incentivo; en lo adelante el entusiasmo en los entrenamientos se multiplicaría, ya con otras metas y propósitos bien claros, al decir de su preparador Elio Aguiar.

“Competir esa primera vez en La Habana le dejó claras sus potencialidades y posibilidades y ella se lo tomó en serio. De esa fecha a estos instantes solo ha faltado a la preparación cuando ha estado enferma o cuando la lluvia inunda el área y no se puede entrenar.

“Y todo esto después de concluir sus clases en la secundaria básica. No falta los fines de semana y en las vacaciones también entrena. Asimila con facilidad la técnica y es muy obediente con las instrucciones, en la preparación y en las competencias.

“También ha tenido a su favor el participar en competencias convencionales, específicamente zonales nacionales, donde ha ganado y perdido con atletas Sub-15 del equipo nacional.

“Por ello, ganar la medalla de oro en la VIII Paralimpiada Nacional, que se efectuó en Holguín en marzo pasado, no fue casualidad; primero, cuando los atletas del equipo nacional la vieron entrenar la mimaron como la hermanita menor y le dieron mucha confianza y seguridad de que podía lograr medallas; a la hora de la competencia no tuvo compasión con ninguna de las contrarias, a las que venció, incluida a la otrora campeona nacional, de Camagüey, que llevaba 10 años consecutivos ganando el título.

“Entonces ahí viene lo bueno: el comisionado y el metodólogo nacional de la disciplina le informan que es parte de la preselección nacional y que tenía matrícula asegurada en el Centro Nacional de Alto Rendimiento de Tenis de Mesa para atletas discapacitados, en San Nicolás de Bari, en Mayabeque”, apunta Elio.

NUEVAS REALIDADES

Después de la Paralimpiada, Dunia participa en la Copa 4 de Abril, con sede permanente en el municipio villaclareño de Remedios, un evento nacional por invitación, donde intervienen los mejores tenistas entre los discapacitados.

La joven atleta gana medalla de plata. Ya en su pensamiento está la vinculación al Centro Nacional de Alto Rendimiento de San Nicolás de Bari.

“Estar ahí me da la oportunidad de superarme; se precisa de sacrificio, allí se entrena de lunes a viernes después de las clases, el sábado doble sesión y sencilla el domingo”, enfatiza Dunia.

“Todo ello sin descuidar los estudios. El rigor de la preparación es bien fuerte, pero Elio me ha preparado para ello. Es un gran entrenador y como un padre, no solo conmigo, también con los otros muchachos del área”.

En Yaguajay el tenis de mesa exhibe resultados distintivos, matizados ahora con la matrícula de esta joven atleta en el Centro Nacional de Alto Rendimiento de la disciplina para discapacitados, un premio al quehacer de esta novel deportista y a su entrenador, distinguido en la VIII Paralimpiada como el mejor preparador del país.

(PorLázaro León Cordero)

2 comentarios

  1. Eso es muchacha muy bien como esta el barrio de Pedro Díaz

  2. Arriba Yaguajay, Arriba Dunia, muchos exitos en tu carrera como tenista y mucha dedicacion!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *