Ciudadanía en Chile rechaza anuncio sobre nueva constitución

El mecanismo propuesto por el presidente Sebastián Piñera
estará a cargo de los congresistas en ejercicio, que mayoritariamente tienen
una muy baja aprobación ciudadana

chile, sebastian piñera, manifestaciones
Los docentes exigen se abra el camino a una nueva Carta Magna que traiga justicia y reivindicación social al pueblo de Chile sobre todo a lo más vulnerables. (Foto: @ColegioProfes)

La oposición chilena rechazó el lunes el anuncio del gobierno de un congreso constituyente que formule una nueva carta magna que sea ratificada en un posterior plebiscito, lo que se suma a los fallidos intentos por calmar el estallido social que ya lleva 25 días.

Los puntos de disenso, incluso entre algunos congresistas oficialistas,
radican en que el mecanismo propuesto por el presidente Sebastián Piñera
estará a cargo de los congresistas en ejercicio, que mayoritariamente tienen una muy baja aprobación ciudadana, y en la realización de un plebiscito al final del proceso y no antes para conocer las demandas ciudadanas.

El anuncio fue formulado la noche del domingo por el ministro del Interior,
Gonzalo Blumel, luego de una reunión de Piñera con algunos de sus ministros y parlamentarios de su coalición política “Chile Vamos”. Agregó que el proceso tendrá “una amplia participación” ciudadana.

El senador opositor Felipe Harboe declaró que “la ciudadanía está
demandando una cosa distinta, que haya una Asamblea Constituyente o exista un mecanismo donde participen los ciudadanos”.

Su colega oficialista Manuel José Ossandón señaló que “los parlamentarios
no tenemos la credibilidad hoy día, el Parlamento no la tiene para hacer
algo sin la participación más activa de la comunidad”.

Marcelo Mella, analista de la Universidad de Santiago de Chile, dijo a The
Associated Press que “con los niveles de aprobación que tiene el Congreso y
el gobierno, la legitimidad (del proceso) es un bien muy escaso dentro de la
clase política como para suponer que sectores de la oposición… vayan a
aceptar esto como un procedimiento legítimo”.

El 18 de octubre un alza en la tarifa del metro detonó incendios y ataques
en la mayoría de sus estaciones y centenares de saqueos a supermercados
seguidos por multitudinarias protestas por un amplio abanico de demandas que van desde mejoras en la educación, la salud y las pensiones hasta una nueva constitución.

La mañana del lunes estudiantes protestaban en barrios de la capital chilena en una jornada en que los profesores también llamaron a manifestarse, el día previo a que organizaciones sociales y gremiales convocaron a un paro nacional.

La constitución chilena, que privatizó los servicios básicos, creó sistemas de educación y salud a los que se puede acceder segú n el poder adquisitivo y consagró el libre mercado, fue impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Como parte de las protestas que han sumido al país sudamericano en una de sus mayores crisis políticas de su historia reciente se ha exigido la modificación de la carta magna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *