Derechazo histórico del boxeo espirituano

Los boxeadores espirituanos acaban de materializar una actuación inédita en el Torneo Nacional de Boxeo Playa Girón al conquistar dos títulos, una presea de plata y seis de bronce

sancti spiritus, boxeo, torneo playa giron de boxeo, yosbany veitia
Yosbany Veitía se reafirmó como número uno de la división de los 52 kilogramos. (Foto: ACN)

Los púgiles espirituanos protagonizaron una actuación inédita al ocupar el segundo lugar por provincias en el Torneo Nacional de Boxeo Playa Girón, que tuvo por sede a Camagüey, en el que conquistaron dos títulos, una presea de plata y seis de bronce.

Ese resultado les garantizó la suma de 45 unidades y solo fueron superados por los multicampeones nacionales agramontinos, quienes cuentan con cinco hombres que son primeras figuras en el potente equipo nacional y sumaron 59.

La connotación es mucho mayor porque los nuestros lograron su hazaña en un evento que, como es tradicional cada año, reúne a los mejores púgiles del país, muchos de ellos con títulos olímpicos, mundiales, panamericanos, centroamericanos…

También porque en este torneo todos vinieron a emplearse a fondo toda vez que ahora se definirán los aspirantes a luchar por un puesto a los Juegos Olímpicos y, como se sabe, si un deporte tiene fuerza en Cuba es el boxeo.

Los yayaberos fueron capaces de desbancar a verdaderas potencias boxísticas como son los equipos de Guantánamo, Santiago de Cuba, Pinar del Río y La Habana.

El logro se matizó con varios nombres, liderados por el hombre de mayor rango de la delegación espirituana: el campeón mundial Yosbany Veitía, quien se reafirmó como número uno de su división de los 52 kilogramos y alcanzó su décima corona al hilo en este tipo de certamen, resultado inédito para un yayabero.

No menos convincente fue el desempeño del internacional Dariesky  Palmero, quien se alzó con el título en los 60 kilogramos, mientras en los 57 Osvaldo Díaz se llevó la presea de plata. Las bronceadas fueron a los pechos de Jorge Griñán (52), Jorge Cuéllar (75), Lázaro Fizz (81), Adonisbel Iznaga (más de 91), Dasiel Francisco (60) y Armando Vega (63).

Pero todo esto no cayó del cielo. Las primeras señales de ese resultado ya se avistaron sobre el ring el pasado año, cuando nuestros muchachos escalaron hasta un inédito tercer lugar por provincias. Ni siquiera la propia familia del boxeo esperaba tanto, a juzgar por las consideraciones de Bismalis Pérez Hernández, comisionado provincial de la disciplina: “Pensábamos al menos repetir ese tercer lugar, o estar por el cuarto, esto ha sido espectacular para todos.

“Los muchachos se prepararon muy bien y compitieron aún mejor, y eso que tenemos la desventaja de que nos repiten varios hombres en una misma división y eso te limita un poco las opciones de medallas, pero estuvimos en el primer lugar hasta el último día”, añadió.

La hazaña de los espirituanos estuvo marcada por la eficiencia, pues nueve hombres lograron acceder hasta semifinales, instancia en la que acumulaban 20 combates ganados y solo cinco perdidos.

Ello confirma la validez de la escalera de formación de estos boxeadores, todo gracias a la cadena que se inicia en la base, sigue en la EIDE Lino Salabarría y se complementa en la Academia Provincial, al punto de que seis hombres integran la selección nacional.

“Esto es un triunfo colectivo, fruto de un trabajo conjunto de todos los entrenadores encabezados por Justo Díaz, Manuel Hernández y Eddy Suárez. Se han creado excelentes condiciones para el entrenamiento con un gimnasio muy bien equipado y el hospedaje en la Academia. Además, hemos logrado mantener el torneo Lino Salabarría, evento que, indudablemente, eleva el nivel de los atletas”, aseveró Pérez Hernández.

Para el 2020 el boxeo cubano tiene un compromiso crucial: lograr la clasificación de toda su escuadra a la Olimpíada de Tokio en el clasificatorio de Buenos Aires, Argentina. Que Sancti Spíritus logre colar a alguno de sus hombres en la cita nipona sellaría lo que se celebra con justeza como otro suceso del año para el deporte espirituano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *