Más de cien detenidos en jornada de protesta de chalecos amarillos

El sábado pasado, las manifestaciones de chalecos amarillos reunieron a 31 000 personas, de ellas 5 000 en París

cuba, central de trabajadores de cuba, XXI congreso de la central de trabajadores de cuba
Manifestación de chalecos amarillos en París, este sábado 20 de abril de 2019. (Foto: EFE)

En su vigésimo tercera manifestación sabatina desde que se inició el movimiento de protesta contra el gobierno francés, miles de chalecos amarillos volvieron a las calles de París, donde hasta el mediodía las fuerzas de seguridad habían detenido a unos 130 manifestantes y realizado más de 11 mil controles preventivos, según la prefectura parisina.

La policía cargó en varias ocasiones contra los manifestantes con granadas de dispersión y gases lacrimógenos en un gran bulevar del centro de la capital, entre las plazas de la Bastilla y de la República.

Las fuerzas de seguridad estaban en alerta en París y otras ciudades francesas ante otro sábado de protestas. Los diarios franceses citaban una nota del prefecto de policía de París, Didier Lallement, hablando de la posibilidad de que “un bloque radical” se infiltrara en las protestas.

El ministro francés de Interior, Christophe Castaner, anunció la movilización de unos 60 000 policías y gendarmes en París y otras ciudades.

Para este fin de semana, los manifestantes se dieron cita principalmente en la capital, al término de una semana en la que el jefe de estado Emmanuel Macron tenía que revelar un gran programa de reformas para aplacar el descontento social. El anuncio fue aplazado por el incendio en la catedral de Notre Dame.

Dos de las cuatro marchas previstas en París no fueron aprobadas.

Los grupos de chalecos amarillos se encontraron prohibido el acceso a la zona de la catedral parisina, así como a otros lugares emblemáticos de París y provincias: la gran avenida parisina de los Campos Elíseos, el centro de Lyon (este) y la plaza del Capitolio de Toulouse (suroeste).

“No es razonable permitir el paso a protestas de 5 000 a 10 000 personas hasta las cercanías de Notre Dame”, dijo Lallement, argumentando que se debe garantizar la seguridad de miles de turistas o simples espectadores que continúan acudiendo todos los días a las inmediaciones del templo incendiado.

La ola de donaciones por un monto de cientos de millones de euros provenientes de grandes fortunas francesas, que se suscitó tras el incendio en Notre Dame, irritó a algunos chalecos amarillos. Muchos adoptaron el humorístico tuit de un novelista, Ollivier Pourriol, publicado en la red social después del incendio: “Victor Hugo da las gracias a todos los generosos donantes dispuestos a salvar Notre Dame de París y les ofrece hacer lo mismo con Los Miserables”.

El sábado pasado, las manifestaciones de chalecos amarillos reunieron a 31 000 personas, de ellas 5 000 en París, según cifras oficiales cuestionadas por los manifestantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *