Misivas de gratitud

Elina Bárbara González Abreu, vecina de Avenida 7 de Diciembre No. 35, entre Capitán Velazco y Nueva Gerona, en Santa Clara, nos envió una misiva por correo electrónico para agradecer infinitamente la atención brindada por el personal médico y de enfermería de la Sala de Ortopedia en el Hospital General Provincial Camilo Cienfuegos.

“El pasado 16 de abril estaba de visita en Sancti Spíritus y en el hogar donde me encontraba sufrí una caída que me provocó dos fracturas en el fémur izquierdo, de inmediato me trasladaron hacia el hospital. Luego de 10 días con tracción esquelética en la Sala de Ortopedia, fui operada y dada de alta el 2 de mayo.

“El equipo de médicos que me recibió el día del accidente estaba formado por los doctores Cristian, Lázaro, Gency, Javier y Yasmany, quienes luego fueron los que me operaron, por eso a ellos va dedicado este agradecimiento. Me llamó la atención que eran un verdadero equipo de trabajo, todos presentes en cada visita y en cada momento, me sorprendían a cualquier hora del día o la noche con su presencia, su preocupación, sus palabras cariñosas y alentadoras. Quiero mencionar también a las enfermeras Ana, Yenia, y al querido Maxi, entre otras personas. Mi agradecimiento es infinito, lo digo de todo corazón”.

En otra misiva enviada a esta sección por correo electrónico, los pacientes Eddy Castillo, Rosa Abstengo, Anabel Gil y Mireya Díaz también expresan su gratitud hacia el personal que labora en la Sala UTC del mismo centro hospitalario, dedicada atender casos febriles.

“Queremos felicitarlos de todo corazón por la entrega, cariño, amor y profesionalidad con que realizan su labor, especialmente a Lily Navia, Mariam Gómez, María y Juan Guille”.

Otra muestra de que la mayoría de los trabajadores de la Salud sienten amor por lo que hacen es el eterno agradecimiento de Nidia Hernández, residente en Guayos, del municipio de Cabaiguán, por la atención esmerada que le brindaron al ser operada de catarata.

“La actitud de ese personal el día 8 de mayo no fue solo conmigo, sino con todos los que estábamos allí, por tanto creo que debemos reconocerlo y admirarlo, en especial a la doctora Dany. Son un ejemplo a seguir”, concluye la carta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *