Tonadas trinitarias estremecieron La Habana

Los cantos en vivo, interpretados por la agrupación Tonadas trinitarias formaron parte del proyecto Del sonido de la labor, presentado en la XIII Bienal de La Habana

trinidad, bienal de la habana
La XIII Bienal de La Habana culmina el próximo 12 de mayo.

Una gran masa de personas, distantes en el espacio y el tiempo, siguió el ritmo arrollador de la agrupación Tonadas trinitarias, portadora de una tradición autóctona de la cultura de la tercera villa de Cuba.

“Nos sorprendimos mucho al ver la aceptación que tuvo como parte de un performance del proyecto Del sonido de la labor, presentado en la XIII Bienal de La Habana”, cuenta Alfredo Castro, testigo del hecho.

El vestíbulo de la residencia estudiantil Galbán Lobo de La Habana Vieja fue el escenario que regaló un espectáculo de lujo, protagonizado, además, por el coro Solfa de la Schola Cantorum Coralina y estudiantes de canto lírico, e ideado por la artista mexicana Tania Candiani, invitada especial al gran evento de las artes visuales.

“Ella fue a Trinidad en busca de esa expresión cultural y de los tejidos de bolillo y el frivolité. Supo reconocer los valores patrimoniales de un sonido atóctono. Lamentablemente, todavía para muchas personas eso está por descubrirse”, dice.

De acuerdo con la bibliografía existente sobre el tema, las tonadas trinitarias tienen sus raíces en la mitad del siglo XIX. Y se conoce de su presencia desde 1888 en la manigua redentora.

“Al finalizar la guerra, la tradición prevaleció y se extendió a la ciudad de Trinidad. Cada barrio adoptó sus propias tonadanas. Pueden ser épicas, de choteo, amorosas, de sátiras… Se le llaman tonadas trinitarias o fandango, independientemente que este último término se refiere a una tradición española, pero se le asume así porque cuando se enfrentaban diferentes representantes de las tonadas las décimas subían de tono”, explica.

La agrupación Tonadas trinitarias es uno de los tantos proyectos culturales que hoy necesita un mayor respaldo institucional como la tenencia de una producción discográfica, a fin de conservar para el futuro sus ricos y exclusivos ritmos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *