Tunas de Zaza vuelve a ser un mar de velas

Ante el déficit de combustible los pescadores particulares retoman la tradición de navegar impulsados por el viento para garantizar sus capturas

Tras una dura faena, los chalaneros preparan condiciones para su próxima salida al mar. (Fotos: Vicente Brito / Escambray)
Tras una dura faena, los chalaneros preparan condiciones para su próxima salida al mar. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

Cada madrugada los chalanes salen del embarcadero de Tunas de Zaza para realizar una nueva faena. Solo que en las últimas semanas, ante las limitaciones con el combustible que se destina a la navegación, los patrones de la mayoría de las embarcaciones privadas retomaron una tradición que por más de 20 años permaneció inactiva: el empleo de velas para propulsarse por el litoral sur y llegar hasta las zonas de captura.

Así lo explicó a Escambray Alcides López Domínguez, director de la Unidad Empresarial de Base Pescazaza, al referirse a las estrategias de su entidad para asegurar las pesquerías, iniciativa que les permite ahorrar cerca del 50 por ciento del diésel asignado a cada embarcación de pequeño porte.

Igualmente, dijo que los 129 chalanes particulares asociados a Pescazaza, en los últimos tiempos llevan el protagonismo productivo de la entidad, con 137 toneladas enviadas a la industria de un plan de 65 que fueron pactadas para el año, en tanto, los barcos de la flota escamera, con 160 toneladas acumuladas al cierre de septiembre, permanecen casi inactivos por ser altos consumidores de diésel o presentar problemas técnicos.

Más de 137 toneladas acumulan hasta la fecha los pescadores privados de Tunas de Zaza. (Foto: Vicente Brito / Escambray)
Más de 137 toneladas acumulan hasta la fecha los pescadores privados de Tunas de Zaza. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

Los chalanes de Tunas de Zaza se desplazan por unas 25 millas de litoral, entre Punta de Manatí, en la desembocadura del río Agabama y Las Charcas, colindante con la zona pesquera de Júcaro; aunque existen seis barcos, que por sus condiciones técnicas y tamaño, pueden realizar capturas en las áreas de operaciones estratégicas de la empresa, los cuales, además, aseguran la materia prima con que se elaboran dos de los 15 surtidos en la nueva Planta de Conformado: filetes de raya y de tiburón condimentados.

“Hoy Tunas vuelve a ser un mar de velas —aclara el director—, lo que generó adelantar las salidas de los chalanes para las tres de la madrugada, en dependencia de la posición de los vientos, pues cuando estos reinan del norte, entonces las travesías se realizan al este, de esta forma se puede adelantar más durante el trayecto y aprovechar las jornadas de pesquería”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *