Acuicultura espirituana incrementa sus capturas y la producción de conformados

A pesar del rebrote de la COVID-19 se mantienen abiertas todas las zonas de pesca. La industria trabaja diariamente para apoyar la alimentación con destino a la población

sancti spiritus, acuicultura, pesca, industria pesquera
Más de 10 toneladas de pescado se envían diariamente a la planta de beneficio de la barriada de Colón. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Para los hombres de piel curtida que día tras día desafían el tiempo a bordo de una chernera, rastrear los peces en cualquiera de las zonas de captura de la Acuicultura en Sancti Spíritus constituye un desafío en medio de las limitaciones establecidas para detener el contagio de la COVID-19.

Sin dejar de cumplir con las medidas de bioseguridad, en el instante de abordar las embarcaciones, en los carros que trasladan el pescado o en las diversas áreas de beneficio y elaboración de la industria, el sector acuícola reporta hasta la fecha unas 3 337 toneladas, 421 por encima de lo planificado para la etapa.

A juicio de Orlando de la Cruz Rivadeneira, director de Producción en la Empresa Pesquera Espirituana (Pescaspir), desde los embalses Lebrije y La Felicidad en Jatibonico, o las zonas de pesca ubicadas en el puente de hierro de la Carretera Central y en las presas Zaza, Tuinucú y Siguaney, las 14 brigadas de pescadores mantienen los niveles de extracción equivalentes a más de 10 toneladas, hasta llegar a 20 en algunas jornadas, mientras que las granjas de ceba reportan entre 4 o 5 toneladas de tilapias o clarias diariamente.

Sobre el destino de estas producciones el propio De la Cruz Rivadeneira aclaró que la prioridad es para la comercialización a través de las casillas especializadas de la provincia, así como los diferentes programas del consumo social, la venta al turismo, sobre todo para los hoteles de los cayos, además del sector de la Salud, los centros de aislamiento, Educación y las dietas médicas.

Igualmente dijo que desde Sancti Spíritus se apoya a otras provincias con la entrega de picadillo de ciprínido para la elaboración de conformados, mientras que en la propia industria espirituana siguen trabajando con las producciones habituales como embutidos, croquetas, albóndigas y otros surtidos, de los que se destinan a la venta directa a la población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *