Casos de COVID-19 disminuyen en China, pero aumentan en el mundo

Las epidemias en Corea del Sur, Italia, Irán y Japón resultan ahora las de mayor preocupación para las autoridades de la OMS

china, coronavirus, oms
China reportó la víspera 206 casos de COVID-19, el número más bajo registrado desde el pasado 22 de enero. (Foto: PL)

Aunque los casos de COVID-19 disminuyen en China, el nuevo coronavirus sigue propagándose por todo el planeta, según reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundidos este dos de marzo en Naciones Unidas.

El portavoz del secretario general de la ONU, Stephane Dujarric, se hizo eco de un reciente reporte de la OMS, el cual indica que en las últimas 24 horas hubo casi nueve veces más casos reportados fuera de China que dentro del gigante asiático.   

Las epidemias en Corea del Sur, Italia, Irán y Japón resultan ahora las de mayor preocupación para las autoridades de la OMS, destacó el vocero.
China reportó la víspera 206 casos de COVID-19, el número más bajo registrado desde el pasado 22 de enero.

En tanto, un equipo de la OMS llegó este lunes a Irán para entregar suministros y apoyar al Gobierno de esa nación en la respuesta ante el nuevo coronavirus.

Otro equipo ya está en Italia y la OMS tiene confianza en que es posible frenar el brote.

De acuerdo con el director general de esa agencia de la ONU, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en estos momentos se atraviesa un territorio desconocido porque nunca antes se ha visto un patógeno respiratorio con capacidad de «transmisión comunitaria».

Pese a ello, expresó que es posible contener la enfermedad y llamó a aumentar los esfuerzos en ese sentido.

La OMS pidió 675 millones de dólares para enfrentar la epidemia, pero la respuesta internacional aún no es la esperada.

Por su parte, la ONU liberó 15 millones de dólares de su Fondo Central de Ayuda de Emergencias y este dinero se dirigirá a apoyar los esfuerzos mundiales para contener el virus.

Esos recursos se entregaron a la OMS y al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia con el fin de vigilar la propagación del virus e investigar los casos, y al funcionamiento de los laboratorios, entre otras actividades esenciales.

Así lo explicó el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, quien dijo que debían adoptarse medidas rápidas y enérgicas para detectar los casos a tiempo, aislar y atender a los pacientes y localizar a los contactos.

Lowcock convocó a actuar cuanto antes para impedir que el COVID-19 ponga en peligro más vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *