Círculos Infantiles espirituanos garantizan protección de sus niños ante la COVID-19 (+fotos)

En los 15 círculos infantiles de Sancti Spíritus que se mantienen abiertos en la provincia se garantiza el cuidado de los niños de las madres trabajadoras

sancti spiritus, circulos infantiles, coronavirus, covid-19, salud publica, educacion
El círculo infantil Sueños de Rosa, de Sancti Spíritus, recibe a los infantes como de costumbre, solo que ahora con varias regulaciones. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

En casa todos se resisten ante su voluntad de hierro. Es un niño como los demás —quizás un tanto inquieto—, y con esa gracia tan suya conquista el corazón de todos los que lo rodean. En el barrio todos le buscan las cosquillas a Álvaro y lo mortifican tanto que ya lo extrañan cuando no está presente.

Álvaro tiene cinco años y, como pequeño al fin, necesita jugar, correr, abrazar y apretar fuerte a sus seres queridos. Mas, desde que en Cuba se detectaron los primeros casos del coronavirus y en su círculo infantil comenzaran a extremar las medidas higiénico-sanitarias, ya no sale de casa, y no quiere saber de besos, ni siquiera de los de su mamá. El pequeño saluda con el codo, porque así se lo han enseñado. Cada 5 minutos se lava las manos.

Todos esos hábitos no los ha adquirido por azar. Se debe, sobre todo, a las acciones de prevención y aprendizaje que se realizan en cada uno de los círculos infantiles del país que mantienen sus puertas abiertas en tiempos de la COVID-19 para que las madres trabajadoras mantengan seguros a sus hijos en manos de profesionales que laboran en esas instalaciones.

Así ocurre en el círculo infantil Sueños de Rosa, de Sancti Spíritus, un lugar que desde el pasado 24 de marzo —cuando se anunció la suspensión de las actividades docentes— recibe a los infantes como de costumbre, solo que ahora con varias regulaciones.

LA SENSIBILIDAD COMO MEDIDA

Todos los días resultan iguales para los pequeños. Unos más alegres que otros, llegan hasta el círculo infantil Sueños de Rosa. Niños que en medio de la ingenuidad se atreven a hablar de una enfermedad que desde el pasado diciembre de 2019 se roba los titulares en todo el mundo.

Con sus medias palabras, los pequeños conversan sobre coronavirus y explican con lujo de detalles lo que hacen en su instalación educativa para impedir que se contagien.

sancti spiritus, circulos infantiles, coronavirus, covid-19, salud publica, educacion
En el Círculo se realizan actividades en las que se les insertan a través del juego, los mensajes de prevención ante la COVID-19. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

“Desde que se dieron a conocer los primeros casos de la enfermedad, en nuestro círculo se reforzaron todas las medidas higiénico-sanitarias. Por ejemplo, se extiende el horario de entrada de seis y treinta hasta las nueve de la mañana, y se permite su recogida hasta las tres de la tarde. Aunque se flexibiliza este horario, se mantiene la prestación de servicios de seis de la mañana hasta las seis de la tarde”, aclara María Elena Acevedo Sánchez, directora del centro.

“Todos los días el recibimiento se realiza con la presencia de un miembro del Consejo de Dirección, una educadora de cada año de vida y la enfermera del lugar”, refiere María Elena.

El centro no recibe a aquellos pequeños con infecciones respiratorias agudas, además está suspendido el juego con objetos artesanales, pues son sustituidos por juguetes industriales, a los cuales se les garantiza la desinfección de forma diaria.

“También limpiamos los pasamanos de las escaleras, las mesas y las sillas que se utilizan y velamos por la distancia que se debe mantener entre ellos para la realización de las actividades”, comenta Idenia Ortega Medinilla, enfermera del círculo infantil.

JUGANDO SE APRENDE

Aunque el número de niños que asisten hoy a la instalación no es significativo, se realizan actividades en las que se les insertan a través del juego, los mensajes de prevención ante la COVID-19.

“Como parte de nuestra labor educativa y en medio de esta emergencia sanitaria, les enseñamos cómo se deben cubrir al toser, estornudar, cómo deben lavarse las manos, y es increíble cómo ellos, siendo tan pequeños, han incorporado esos hábitos que después exigen en sus hogares”, precisa Yipsi Arencibia Aulet, educadora de cuarto año de vida.

 “En la instalación, para el horario de sueño, ubicamos los infantes a más de 2 metros de distancia. Por su parte, en el comedor los sentamos uno por mesa, mantenemos los salones ventilados y controlamos la higiene durante la alimentación”, puntualiza Acevedo Sánchez. Unido a las actividades docentes —destaca Idenia— se realiza una pesquisa activa con todos los niños que asisten, porque todo cuidado es poco. Una verdad que corrobora Yanexy Moreno Pérez, jefa del Departamento de Primera Infancia en la Dirección Provincial de Educación: “Este hecho ratifica que nuestra Revolución no deja a nadie desamparado y nuestro compromiso es que los círculos infantiles de Sancti Spíritus que aún están activos brinden una educación de calidad y, al mismo tiempo, garanticen la seguridad de los infantes ante esta pandemia”.

sancti spiritus, circulos infantiles, coronavirus, covid-19, salud publica, educacion
La alimentación de los niños que asisten a los Círculos Infantiles está garantizada y con calidad. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

One comment

  1. Cada vez que leo algún artículo donde el absolutismo coquetea con el triunfalismo se me ponen los pelos de punta……..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *