Cuba demanda actuar sin confianza ante Eta y la COVID-19

Las afectaciones causadas por la tormenta tropical Eta y el actual escenario epidemiológico cubano fueron analizados detalladamente este martes

Díaz-Canel encabezó el análisis de la situación generada por la Tormenta Eta en Cuba. (Foto: Estudios Revolución)
Díaz-Canel encabezó el análisis de la situación generada por la Tormenta Eta en Cuba. (Foto: Estudios Revolución)

La situación hidrometeorológica ocasionada por la tormenta tropical Eta en varias provincias del país, así como el actual escenario epidemiológico cubano, como consecuencia de la COVID-19, fueron analizados detalladamente este martes durante la reunión del grupo temporal para la prevención y control del nuevo coronavirus, en su primera sesión de trabajo de la semana 35 de la epidemia en Cuba.

En el intercambio -encabezado por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; el Vicepresidente, Salvador Valdés Mesa; y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz-, fueron detalladas varias de las afectaciones provocadas por las intensas lluvias que ha traído consigo el fenómeno climatológico, fundamentalmente en territorios de las regiones central y oriental y en Pinar del Río.

Si bien las lluvias, las inundaciones, el desbordamiento de algunos ríos y la saturación de los suelos impiden que en muchos lugares se pueda precisar con exactitud la magnitud de los daños, el Primer Ministro insistió en la necesidad de “echar a andar cuanto antes los mecanismos establecidos para ir cuantificando las afectaciones y definir qué se puede salvar, qué se puede hacer y minimizar los daños, tanto como sea posible”.

De manera particular en Villa Clara, una de las provincias que presenta el escenario más complejo, según refirió el gobernador Alberto López Díaz, “desde la madrugada de este martes se han vivido unas horas bastante tensas”, en las cuales las lluvias más significativas han estado concentradas en los municipios de Santa Clara, Placetas y Manicaragua.

De los 12 embalses que tiene la provincia –dijo- ocho se encontraban vertiendo y se han acumulado en ellos 56,5 millones de metros cúbicos en las últimas 24 horas.

Entre los mayores impactos destacó que, producto a la saturación de los suelos y el desbordamiento de ríos, hasta el momento de la reunión varias comunidades continuaban incomunicadas, mayoritariamente en Manicaragua, aunque todavía no se han podido evaluar todas las zonas de montaña debido a la situación climatológica.

Las principales afectaciones de los viales, aseguró, han ocurrido sobre todo en puentes. Particularmente acerca del puente de Clemente, a través del cual se comunica Manicaragua con la carretera central y tiene que ver con todo el acceso a ese municipio, explicó que se analiza su estado actual para comenzar a dar paso a la población y a vehículos ligeros, de modo que tras las acciones de restablecimiento se pueda continuar con el trasiego por esa vía.

Preliminarmente, dijo, se constatan afectaciones en 33 viviendas, sobre todo producto a las inundaciones ocurridas durante la madrugada del martes. Además, se reportan daños en la agricultura, fundamentalmente en los cultivos varios y en la recogida de café maduro, actividad a la cual se incorporarán unas 500 personas en cuanto las lluvias lo permitan.

En el caso de Sancti Spíritus, se conoció que al momento de la reunión del grupo temporal la presa Zaza acumulaba 772 millones de metros cúbicos de agua, lo cual no representa peligro para la población.

En lo referido al servicio eléctrico se explicó que continúan pendientes dos circuitos, a los cuales no se ha podido llegar por la crecida de los ríos en zonas intricadas. En tanto, el abasto de agua tiene su mayor afectación en el centro histórico de Trinidad, donde a más de 8 000 habitantes se les suministra el vital líquido empleando diferentes alternativas para ello.

Datos preliminares se informan también en esta provincia en los daños provocados en la agricultura, pues son muchas las áreas que todavía se encuentran inundadas, sobre todo en los cultivos varios. En el Sur del Jíbaro la afectación de arroz se estima en unas 132 hectáreas, lo que representaría alrededor 700 toneladas de arroz, según el rendimiento previsto.

Si bien en Pinar del Río ha sido en las últimas horas donde han comenzado a sentirse con mayor intensidad los efectos de la tormenta tropical, al momento del encuentro se evidenciaba una amplia saturación del suelo y 18 de las 24 presas de la provincia estaban por encima del 90% de su capacidad.

De acuerdo con lo expresado por el gobernador Rubén Ramos Moreno, se prevé que las principales afectaciones sean en la agricultura, aunque habrá que esperar a que pase la situación meteorológica para precisar exactamente la magnitud de los daños. Sandino, Guane y Mantua eran los municipios donde más llovía al momento de la reunión.

En la sesión de trabajo se puntualizaron además detalles acerca de la situación en las provincias de Ciego de Ávila, Cienfuegos, Camagüey, Granma y Santiago de Cuba, en las cuales igualmente se reportaban significativos niveles de precipitaciones, aunque se consideró de favorable el nivel actual de los embalses. En esos territorios, las principales afectaciones se estiman sean también en la agricultura.

ANTE LA COVID-19, SEGUIR ACTUANDO CON RIGOR

Tras concluir la semana 35 de enfrentamiento a la epidemia provocada por la COVID-19, en la cual ocho provincias reportaron casos autóctonos de la enfermedad, el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, aseguró que sigue siendo Pinar del Río el territorio de mayor complejidad epidemiológica en la actualidad.

Según dio a conocer el Titular en la reunión del grupo temporal de trabajo, encabezada como es habitual por el Presidente de la República, el Vicepresidente y el Primer Ministro, solo en los últimos siete días en el territorio vueltabajero se han diagnosticado 177 nuevos pacientes con el nuevo coronavirus, cifra que, si bien resulta menor a la confirmada en la anterior semana, sigue manteniendo todas las alertas encendidas.

En ese periodo, precisó Portal Miranda, sus nueve municipios reportaron casos autóctonos, lo cual evidencia la alta dispersión de la transmisión. Cuatro son los eventos de transmisión local que allí continúan activos y 90 los controles de focos que se mantienen abiertos.

En el caso de La Habana, detalló que, aun cuando al cierre de la pasada semana se evidenció un incremento del número de personas diagnosticadas, la provincia tiene un bajo nivel de transmisión de la enfermedad. El territorio continúa sin eventos de transmisión local activos y se encuentran abiertos nueve controles de focos en seis municipios.

Situación muy diferente muestra Ciego de Ávila, donde al decir del titular de Salud Pública, durante los últimos siete días fueron diagnosticados 57 pacientes con la enfermedad, lo cual hace que por tercera semana consecutiva se incremente la incidencia de casos en el territorio, a expensas del evento institucional activo en el municipio cabecera.

En momentos donde el país mantiene ingresados en sus hospitales 511 pacientes confirmados con la enfermedad y continúan siendo las provincias de Pinar del Río y Ciego de Ávila las de mayores tasas de incidencia por cada 100 000 habitantes durante los últimos 15 días, Cuba se mantiene alerta en cada uno de sus territorios, con presencia o no de la enfermedad, pues ya es una lección aprendida que debemos actuar en todo momento con rigor y sin confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *