Cuba reconoce labor de pianista y maestro Alfredo Diez

La distinción reconoce su fructífera trayectoria laboral, política y social, así como su relevante accionar en la cultura cubana

cuba, presidencia de cuba, musica,
Alfredo Diez Nieto recibe la Orden Félix Varela de Primer grado. (Foto: PL)

La Presidencia de la República de Cuba, a propuesta del Ministerio de Cultura, otorgó este 14 de julio la Orden Félix Varela de Primer Grado a Alfredo Diez Nieto, compositor, pianista, director orquestal y pedagogo cubano.

Según una nota de prensa del Instituto Cubano de la Música, la distinción reconoce su fructífera trayectoria laboral, política y social, así como su relevante accionar en la cultura cubana.

Alfredo Diez Nieto nació el 25 de octubre de 1918, en La Habana, y realizó sus primeros estudios musicales entre 1926 y 1933 en el Conservatorio Iranzo.

Fue estudiante de los maestros Rosario Iranzo, Juana Prendes, Jaime Prats, Amadeo Roldán y Pedro Sanjuán, en las especialidades de piano, solfeo, teoría de la música, armonía, historia de la música, contrapunto y fuga, composición, orquestación e instrumentación, dirección de orquesta, técnica dodecafónica, pedagogía y estética.

En el Conservatorio Iranzo comenzó su labor docente, en el año 1934, y continuó en el Costa, el Bosh y el Kohly, todos en La Habana, hasta que en 1959 fundó, organizó y dirigió el Conservatorio Alejandro García Caturla.

Paralelamente, fue profesor de Armonía en el Conservatorio Amadeo Roldán, en la Escuela Nacional de Arte y profesor de las Cátedras de Armonía Contemporánea, Composición y Contrapunto y Fuga, en el Instituto Superior de Arte.

En 1963 fue nombrado director de la Escuela para Instructores de Arte, donde realizó cambios en los planes de enseñanza, y luego de su jubilación continuó vinculado impartiendo clases de música.

Como artista, acompañó a destacados solistas como Lucy Provedo y Yolanda Hernández (sopranos); Roberto Urbay, Julio Hamel (pianistas); Rafael Lay y Armando Ortega (violinistas), entre otros.

En cuanto a su desarrollo como compositor, ha defendido en todo su catálogo una estética nacional, reconociendo la obra de Amadeo Roldán como su principal influencia en este sentido.

Obtuvo el Premio Nacional de Música en 2004 y el Premio Nacional de Enseñanza Artística en 2005, entre otras numerosas condecoraciones y reconocimientos, entre los que destaca, desde 2014, el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de las Artes de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *