Díaz-Canel: Ante la COVID-19, hemos dado una respuesta sumamente digna

El Jefe de Estado destacó la fortaleza del sistema nacional de Salud Pública, el cual es un modelo maduro

El presidente cubano calificó como una heroicidad la labor de nuestros científicos y el personal de Salud. (Foto: Estudios Revolución)
El presidente cubano calificó como una heroicidad la labor de nuestros científicos y el personal de Salud. (Foto: Estudios Revolución)

Lo que han hecho nuestros científicos y el personal de la Salud en el enfrentamiento a la COVID-19 es una heroicidad y eso lo ha reconocido el mundo, significó el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en un nuevo intercambio con el grupo de expertos y científicos que participan de manera directa en la batalla de Cuba contra el nuevo coronavirus y que este jueves arribó a su cita número 20.

En medio del complejo escenario económico en que se desenvuelve la nación, bajo presiones de todo tipo, el mandatario aseguró que “hemos dado una respuesta sumamente digna, muy por encima de lo que la mayoría de los países han podido lograr; y los que lo han logrado mejor que nosotros o más o menos como nosotros, la mayoría son países desarrollados, de altos ingresos percápita, con otras realidades”.

Durante este encuentro, cita habitual de cada jueves en la agenda de trabajo del Jefe de Estado, destacó además la fortaleza del sistema nacional de Salud Pública, el cual es un modelo maduro. Y eso se percibe mejor –dijo- a la luz de todo este esfuerzo que estamos tratando de hacer desde el Gobierno para crear un sistema de gestión de innovación y que en Cuba ya tenía sus bases definidas.

Tales reflexiones del mandatario cubano estuvieron motivadas por la intervención del doctor Pedro Más Bermejo, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiología, quien consideró que los resultados alcanzados por Cuba en el enfrentamiento al nuevo coronavirus son una muestra de la equidad de nuestro sistema de Salud.

Como parte de las acciones realizadas en el país para preparar capacidades que permitieran hacer frente a la epidemia, señaló que desde el primer momento se crearon condiciones en diferentes lugares y se habilitaron camas en hospitales y centros destinados a la vigilancia de viajeros, así como al aislamiento de contactos y casos sospechosos. Esta práctica, aseveró, no se ha hecho en ningún lugar del mundo y ha sido una fortaleza también del modelo de Salud cubano.

Todas las capacidades dispuestas –aseguró- resultaron suficientes para asumir en cada provincia la atención de los enfermos que se iban confirmando, y unido a las medidas puestas en práctica por el Gobierno permitieron que no colapsara el sistema de Salud.

Entre otra de las fortalezas que se han consolidado durante esta etapa se refirió también a la realización de muestras PCR en todas las provincias del país, en dependencia de la situación epidemiológica que cada una de ellas ha ido manifestando. En todo el territorio nacional se dispuso de la respuesta efectiva de estas pruebas para el diagnóstico oportuno, aseguró.

De manera general, el Vicepresidente de la Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiología afirmó que las medidas del Gobierno cubano, reflejadas en el Índice Oxford, han sido rigurosas, consistentes y sólidas para combatir la epidemia, adoptadas en el momento oportuno y mantenidas el tiempo necesario. “Vendrán nuevos retos”, insistió, pero el método de trabajo que hemos desarrollado nos dota de herramientas para evitar que, eventos vayan surgiendo, se conviertan en nuevos brotes.

EMBARAZADAS POSITIVAS A LA COVID-19, TAMBIÉN UNA PRIORIDAD

Acerca de cómo se ha comportado el nuevo coronavirus en pacientes embarazadas y puérperas explicó luego la doctora Mercedes Piloto Padrón, especialista del Programa de Atención Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública. Este es un grupo poblacional vulnerable a las infecciones, sin embargo, eso no necesariamente las hace más susceptible a ellas, especificó.

Al referirse a los gratificantes resultados obtenidos en el tratamiento a este grupo poblacional, Piloto Padrón detalló que desde el inicio de la epidemia en el país han sido atendidas 181 pacientes, tanto embarazadas como puérperas, como sospechosas o positivas a la COVID-19.

Hasta el pasado 21 de julio –subrayó- apenas se habían confirmado con la enfermedad 23 pacientes obstétricas, lo que representa el 0,9% de total de casos positivos que se han diagnosticado en Cuba.

La totalidad de ellas –apuntó- ya se han recuperado y satisfactoriamente no hemos tenido que lamentar ninguna muerte materna como consecuencia de la enfermedad. Este jueves, aseguró, se acumulaban en el país veinte días sin reportar gestantes o puérperas positivas a la COVID-19.

Aseguró además, que en todos los hospitales donde fueron ingresadas las pacientes se crearon las condiciones necesarias y para atenderlas se dispusieron equipos de trabajo multidisciplinarios. Ninguna–aseguró- tuvo complicaciones mayores a partir de la enfermedad y a todas se les continúa dando seguimiento, posterior a su recuperación, en los centros provinciales de genética.

Respecto a este sensible tema, el Presidente de la República valoró que todo lo que se ha hecho nos ofrece otra dimensión de los logros alcanzados por el país en el combate a la epidemia. Haber tratado a las pacientes obstétricas con intencionalidad y de manera diferenciada permitió detectar oportunamente los casos y poder aplicar los protocolos a tiempo, subrayó.

PROTOCOLOS DE ACTUACIÓN NACIONAL ANTE LA ENFERMEDAD

También sobre los protocolos que se han seguido en el país para enfrentar a la COVID-19 comentó durante el provechoso encuentro, con sede en el Palacio de la Revolución, la doctora Ileana Morales Suárez, directora nacional de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública.

Según detalló, el modelo de actuación cubano resume la búsqueda activa de casos positivos, el aislamiento preventivo de personas, el diagnóstico oportuno, el tratamiento individualizado y el seguimiento a los convalecientes. Como resultado favorable –aseveró- en estos momentos podemos hablar de que más del 95% de los pacientes diagnosticados se encuentra recuperado.

Entre sus principales características comentó la fortaleza de disponer de un protocolo único para todos los servicios del país. Es además, dijo, un protocolo de investigación, lo cual significa que sus modificaciones están basadas en evidencias científicas; por otra parte, refirió que en su elaboración y perfeccionamiento han intervenido expertos clínicos, investigadores de las ciencias médicas y científicos de la industria biotecnológica cubana, algo muy enriquecedor.

Dicho protocolo nacional, especificó, abarca las medidas preventivas, terapéuticas y de rehabilitación. Igualmente, contiene los protocolos para el diagnóstico, el manejo clínico y el tratamiento a los convalecientes, así como varios documentos técnicos adjuntos, incluido el Programa de apoyo psicosocial.

Por último, comentó sobre algunos de los resultados favorables alcanzados con la aplicación del protocolo cubano para enfrentar a la COVID-19, los cuales radican fundamentalmente en que se ha aplicado en todos los escenarios de actuación sanitaria, desde la comunidad hasta los servicios de cuidados intensivos.

Su principal propósito ha sido, y lo sigue siendo, -argumentó-, que los cubanos no lleguen a enfermar, y si enferman que no pasen a estados grave ni crítico, pero si no podemos evitar que eso suceda, hacer siempre todo lo posible para que no fallezcan.

En todo momento, dijo, lo que se ha diseñado ha respondido a las complejidades propias de la enfermedad, buscando siempre una salida para ellas. Como otro elemento esperanzador comentó también el uso de los medicamentos de la Industria Biotecnológica y Farmacéutica cubana en más del 85% del cuadro terapéutico aprobado.

TODOS TENEMOS RESPONSABILIDAD EN EL CONTROL DE LA COVID-19

Como es habitual en estos intercambios, dirigidos por el viceprimer ministro Roberto Morales Ojeda y donde también participa el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, el decano de la facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, Raúl Guinovart Díaz, realizó el análisis de las curvas del comportamiento de los casos activos en Cuba, y de manera particular en La Habana.

Al evaluar los pronósticos reflejados en ellas, aseveró que evidencian un control de la epidemia en el país. Lo que en estos momentos ocurre es que los casos se han extendido en el tiempo, aunque son más bajos los niveles de contagio, refirió. La tendencia, a pesar de los sucesos de los últimos días –apuntó- sigue siendo a la disminución de casos confirmados, con mayores cifras de pacientes recuperados.

En particular acerca de la situación en la capital cubana explicó que con solo 22 casos activos este jueves, la tendencia general que se observa es igualmente al control de la epidemia -con una disminución de nuevos casos-, lo cual acerca los indicadores al paso de la provincia a la segunda fase de la etapa de recuperación.

Con todos estos saberes como premisa, al final de la jornada vespertina sesionó también el grupo temporal de trabajo para la prevención y el control del nuevo coronavirus, que a diario encabezan el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, y donde este jueves, el titular de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, confirmó que se continúa dando seguimiento particular al evento de transmisión local abierto en el municipio artemiseño municipio de Bauta.

Justamente desde esa provincia, el gobernador Ricardo Concepción Rodríguez afirmó que en el transcurso del día se tomaron más de mil muestras PCR, con el propósito de ir estudiando la mayor cantidad de población posible de los dos consejos populares que se encuentran en cuarentena.

Además de las medidas restrictivas y de salud, aseguró que se han diseñado acciones para acercar los alimentos y servicios básicos a la población que reside en esta área y que no tengan que moverse de sus casas.

Durante estas horas se ha visto tranquilidad –aseveró- no obstante, mantienen estrecha vigilancia sobre la situación epidemiológica, a la espera de los resultados de los últimos estudios realizados, que deben conocerse en las próximas horas. El llamado sigue siendo a que no se realice ningún tipo de actividad que implique aglomeraciones de personas, puntualizó.

En el transcurso de la reunión, donde también participó el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, se conoció además que en La Habana se continúan incrementando las medidas de reforzamiento, tras el propósito de proseguir avanzando en la etapa de recuperación, lo cual dependerá en gran medida de la responsabilidad y disciplina con que asuman su cotidianidad todos los capitalinos.

Desde las provincias de Ciego de Ávila y Granma, así como el municipio especial Isla de la Juventud, territorios que transitan por la tercera fase de la etapa de recuperación, las autoridades gubernamentales informaron sobre los diversos desafíos que implica la nueva normalidad por la que transitan, donde entre los propósitos esenciales siguen estando los de ofrecer cada vez mejores servicios a la población y mantener estable la situación epidemiológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *