Disciplina familiar y comunitaria para disminuir el contagio con la COVID-19

El grupo temporal de trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus e se insistió, una vez más, en el rigor con que se deben cumplir los protocolos de aislamiento de los viajeros que arriban al país

cuba, covid-19, coronavirus, salud publica, miguel diaz-canel
Los pacientes que se encuentran ingresados con la enfermedad, este lunes ascendían a 771 personas. (Foto: Estudios Revolución)

En Cuba continúa incrementándose la cifra de personas confirmadas con la COVID-19 y, por tanto, también los pacientes que se encuentran ingresados con la enfermedad, que este lunes ascendían a 771. Esa situación fue analizada por el grupo temporal de trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus que encabeza el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, donde se insistió, una vez más, en el rigor con que se deben cumplir los protocolos de aislamiento de los viajeros que arriban al país, cuyas violaciones han generado transmisión del virus en territorios que por meses no habían reportado nuevos contagios.

Todas provincias diagnostican casos importados durante el mes, aseguró la viceministra de Salud Pública, Regla Angulo Pardo, durante el encuentro que estuvo dirigido por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, y contó con la participación del Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández, y del Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa.

Según detalló Angulo Pardo, en los últimos siete días, los casos autóctonos aumentaron en un 43% y los importados en un 40,5%. En La Habana, Pinar del Río, Villa Clara, Santiago de Cuba, Artemisa, Camagüey, Cienfuegos y Ciego de Ávila –dijo- se acumulaba el 82% de las personas diagnosticadas con la enfermedad en la semana 39 de la epidemia en el país.

Si bien al concluir la pasada semana se mostraba una ligera disminución de los viajeros confirmados con el virus respecto a los casos autóctonos, la alerta continúa activa, pues sigue siendo esta la principal fuente de infección en el actual contexto sanitario. Para que se tenga una idea: de los 124 nuevos pacientes informados este lunes, 74 son casos autóctonos, de los cuales 27 tienen como fuente de infección algún viajero.

Trece provincias y el municipio especial Isla de la Juventud reportaron personas confirmadas con el SARS-CoV-2 este lunes, lo cual evidencia la dispersión del virus en el territorio nacional. Ante esa realidad el grupo temporal de trabajo coincidió en la importancia de continuar el análisis riguroso de la situación epidemiológica de cada lugar en específico y de velar por el cumplimiento de los indicadores sanitarios que se han establecido para cada una de las fases de recuperación.

Como es habitual en estos encuentros desde el Palacio de la Revolución, que a partir de la nueva normalidad ocurren dos veces a la semana, rindieron cuenta las autoridades gubernamentales del municipio especial Isla de la Juventud y las provincias de Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Camagüey, Las Tunas, Granma, Santiago de Cuba y La Habana. Aunque con una situación epidemiológica diferente en cada uno de esos territorios, en todos se habían informado casos positivos durante la jornada y se incrementan las medidas de control sanitario con el propósito de disminuir los contagios.

De manera particular sobre La Habana, provincia que recibe la mayor cantidad de viajeros por el aeropuerto internacional “José Martí”, el gobernador Reinaldo García Zapata aseveró que se concede especial atención al control epidemiológico en frontera y al seguimiento de esas personas en las comunidades, así como a quienes se relacionan con ellos.

Este tema, acotó, ha sido objeto de profundos análisis en las reuniones del Consejo de Defensa Provincial. De los 131 controles de focos activos que tiene en estos momentos la provincia, precisó, 120 están relacionados con viajeros.

Los restantes 11, puntualizó, han sido examinados de manera exhaustiva y según los especialistas, no deben tener una secuencia a la positividad de casos en los próximos días, lo cual indica que la cadena de contactos se corta a partir del análisis epidemiológico que se ha hecho de cada uno.

En el actual escenario de Cuba -donde de los 1 229 casos importados que se han registrado desde el pasado mes de marzo, 663 se han confirmado entre los meses de noviembre y diciembre- el punto de alerta se concentra no solo en la responsabilidad de las instituciones de Salud y el Gobierno. Que disminuyan los contagios depende, en gran medida, de la disciplina familiar y comunitaria con que seamos capaces de asumir la nueva normalidad por la que transita la Mayor de las Antillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *