El primer gobierno de la Revolución en Sancti Spíritus

Antes del primero de enero de 1959 los representantes del Ejercito Rebelde en la villa del Yayabo se esforzaron por establecer una administración emergente que llenara el vacío de poder surgido tras la liberación del municipio y atendiera las necesidades de la población

sancti spiritus, revolucion cubana, ejercito rebelde, fidel castro, liberacion de sancti spiritus, aniversario 61 del triunfo de la revolucion
Entre quienes aparecen con Fidel en esta foto de la madrugada del 6 de enero de 1959, el doctor Rodrigo Orizondo —izquierda con bigote y espejuelos— fue casi el único que permaneció en el país y trabajó por él.

Con la liberación de Sancti Spíritus, el 23 de diciembre de 1958, la ciudad se convirtió en el núcleo urbano más poblado del país en pasar a ser territorio libre de Cuba, pues, si bien para entonces ya estaban liberados los municipios de Fomento y Cabaiguán, ninguno tenía 50 000 habitantes, como la tierra de Serafín Sánchez, lo que trajo aparejada la necesidad de organización de los abastos, los servicios y el orden público.

Ya el 29 de diciembre de 1958, a solo seis días de liberada la villa del Yayabo, el Movimiento 26 de Julio (M-26-7) y el Directorio Revolucionario 13 de Marzo se pusieron de acuerdo para compartir las tareas de vigilancia y orden interior en la añeja ciudad y sus alrededores, entorno donde todavía resistían las fuerzas batistianas acantonadas en Trinidad, Jatibonico y Yaguajay, cuyos cuarteles estaban siendo atacados por el Ejército Rebelde.

Ese propio día 29 ve la luz la primera Acta Capitular del Gobierno Revolucionario en Sancti Spíritus, el cual acababa de ser constituido. Los representantes Reynold González Morera y Miguel A. Faría Pérez (*), por el Movimiento 26 de Julio y el Directorio Revolucionario, respectivamente, designaron como alcalde provisional al doctor Pedro Erro Casanova (**), y como asesores al doctor Juan Gualberto Borrero Pérez, doctor Rodrigo Orizondo Bustamente y Armando Abreu Venegas.

Completaban aquel primer gabinete Jesús Fernández Laza, Hortensia Orizondo, Andrés Gutiérrez, Rolando Ramos y Orestes Acosta, los cuales, una vez transcurrido un tiempo y al no avenirse al rumbo político del proceso liderado por Fidel, dado el carácter burgués de todos ellos, se marcharon al exterior.

Salta a la vista que algunos de los mencionados abandonaran el país ya en 1960, cuando estaba en pleno cumplimiento el Programa del Moncada, cuyo contenido ellos conocían y que formaba parte de las promesas hechas al pueblo de Cuba por el líder de la Revolución triunfante, Fidel Castro, en el juicio por los sucesos del 26 de julio de 1953 en la antigua provincia de Oriente.

Como dato curioso, merece recordarse que, aunque era conocida la instrucción u orden militar emitida por el Comandante en Jefe del Ejército Rebelde, doctor Fidel Castro, con el reglamento provisional que debía regir el nombramiento de nuevas autoridades municipales, y que especificaba la eliminación del título de alcalde, en Sancti Spíritus se nombrase un nuevo regidor con esa denominación.

Dando muestra de su actividad, el consejo provisional emite el 2 de enero su Acta Capitular No. 3, en la cual consigna en su Acuerdo No. 1: Se ordena el cese de sus funciones de todo el personal del cuerpo de vigilancia municipal, hasta tanto se organice el Gobierno Nacional. El Acuerdo No. 2dispuso: Queda disuelta la Cámara Municipal; se dispone la extinción de sus funciones y servicios.

Por elAcuerdo No. 3se estableció: Se congela del crédito de $44 188.70, consignado al capítulo 4, artículo 3, del presupuesto ordinario, hasta que se disponga lo procedente por la superioridad. En tanto el Acuerdo No. 4,estableció: Se deja sin efecto el capítulo 20, artículo 2, relativo al sueldo del Alcalde Municipal, ascendente a $ 6 534.00, así como  también lo relacionado a gastos personales del Alcalde, ascendente a $ 1 190.00.

En un momento en que el sátrapa Fulgencio Batista cobraba 18 500 pesos mensuales por ejercer su dictadura, el alcalde espirituano recibía un salario de 6 534 pesos, más otros 1190 pesos para gastos de su puesto, lo que sumaba 7 724 pesos, equivalentes a dólares, lo que daba cuenta de la solvencia de estos cargos públicos, y la avidez de la clase política por detentarlos.

Lo cierto es que el 22 de enero de 1959 las direcciones Nacional y Provincial del M-26-7 pusieron en vigor la ley que establecía la existencia de comisionados municipales. En Sancti Spíritus este cargo lo ejercieron conjuntamente Pedro Erro Casanova, Euclides Martínez Hernández (***) y Antonio Arocha. Estos tres comisionados cesaron en sus responsabilidades a las 3:00 p.m. del 3 de abril de 1959, fecha y hora en que asume como comisionado único Euclides Martínez Hernández.

Ese acto de gobierno consta en el Acta de Requerimiento No. 51, legitimada ante el notario público, doctor Joaquín A. Martínez-Moles, en cuya presencia quedó disuelto el trío de comisionados municipales. De acuerdo con la propia Acta Capitular, el nombramiento del nuevo comisionado municipal en Sancti Spíritus fue avalado con las firmas del doctor Alfredo Rodríguez de la Vega, comisionado provincial de Las Villas; el Comandante Demetrio Montseny (Villa), jefe del Regimiento Leoncio Vidal, y Quintín Pino Machado, coordinador provincial del M-26-7.

El 8 de julio siguiente, el entonces ministro de Gobernación, Luis Orlando Rodríguez, por medio de la Resolución No. 9595 de 1959, ratificó la designación de Euclides Martínez en su cargo de comisionado municipal en Sancti Spíritus, del que toma posesión oficial el 16 del propio mes, con lo que el incipiente proceso de institucionalización en esta parte de Cuba daba un paso más en su adecuación y perfeccionamiento.

(*) Los dos abandonaron el país posteriormente.

(**) Erro se decantó como muchos otros de los primeros funcionarios en los meses iniciales de la Revolución y también se marchó a Estados Unidos.

(***) A diferencia de otros, Euclides Martínez mantuvo siempre una vertical posición revolucionaria.

Nota: Basado en los libros Sancti Spíritus, sinopsis histórica, de Orlando Barrera Figueroa, y Síntesis Histórica Provincial, Sancti Spíritus, de un colectivo de autores.

2 comentarios

  1. VIVIAN MARTINEZ PENTON

    Yo soy la hija de Euclides Martínez Hernández y puedo asegurar que siempre se mantuvo recolucionario y Fidelista. Después que dejó de ser Comisionado Municipal trabajó en el INRA y en la Empresa del Arroz. Falleció por enfermedad en esta ciudad. Gracias por la foto pues yo no tenía copia de esta instantánea histórica. Soy médico ya jubilada y fui amiga y compañera de trabajo de Rodrigo Orizondo, una persona ejemplar que también falleció en Sancti Spítus.
    VIVIAN MARTINEZ PENTON

  2. Raquel González duque

    Me siento con mucho orgullo de ver esta foto que publicaron pues esta mujer joven valiente era mi madre que falleció hace 6 meses soy hija de Zaida Duque y en estos momento estoy cumpliendo mision internacionalista en República Bolivariana de Venezuela pertenezco al contingente de bata blanca como nos llamo Fidel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *