En la batalla contra la COVID-19, la complacencia no tiene cabida

Aun cuando las realidades de Cuba y otras partes del planeta son diametralmente opuestas, la isla sigue mirando sus números sin complacencia

En el chequeo de este jueves trascendió que la cantidad de confirmados decreció con respecto a los días anteriores. (Foto: Estudios Revolución)
En el chequeo de este jueves trascendió que la cantidad de confirmados decreció con respecto a los días anteriores. (Foto: Estudios Revolución)

En el mundo, más de 26 millones de personas han sido diagnosticadas con la COVID-19 desde que el virus comenzó a circular; en la última jornada más de 282 mil nuevos confirmados se sumaron a esa cifra que no da tregua. En el territorio nacional, los reportes hasta la fecha dan cuenta de 4 266 casos; este viernes fueron 52. Aun cuando las realidades de una parte y otras del planeta son diametralmente opuestas, Cuba sigue mirando sus números sin complacencia.

Así se evaluó en la reunión del Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno para el control de la epidemia — que encabezaron el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el vicepresidente Salvador Valdés Mesa — precisamente en un día en que la cantidad de confirmados decreció con respecto a los anteriores: 28 autóctonos y 24 importados, luego de analizar 5 855 muestras PCR.

Al ofrecer su información diaria en este espacio que tiene lugar cada tarde en el hemiciclo del Palacio de la Revolución, el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, precisó que atendiendo al número de casos del SARs-CoV-2, Cuba ocupa el lugar 22 en el área de las Américas y el 114 en el mundo. La letalidad en la Isla, con 100 fallecidos hasta el momento, ninguno este viernes, se sitúa en 2,34%.

Luego del nuevo brote de la enfermedad que disparó en agosto las cifras que hasta el momento se venían controlando, hoy en las instituciones cubanas permanecen bajo vigilancia y atención poco más de 5 mil personas. Los casos confirmados, y por tanto ingresados en hospitales, ascienden a 677, de los cuales 582 están en La Habana, provincia con la mayor complicación epidemiológica en Cuba.

Al respecto de la capital, señaló que en el reporte más reciente se contabilizaron 14 positivos (más dos con fuentes de infección en el extranjero), con los cuales se llega a 480 casos autóctonos en los quince días previos. En La Habana, agregó, están abiertos 12 eventos de transmisión local de la enfermedad: cuatro en el municipio de Arroyo Naranjo, dos en Plaza de la Revolución, dos en 10 de Octubre, y uno en Habana del Este, Regla, La Lisa y Boyeros, respectivamente.

Los otro cinco eventos están ubicados en los municipios Mariel y San Cristóbal, de la provincia de Artemisa; en Cárdenas, Matanzas; en La Palma, Pinar del Río; y en Camajuaní, Villa Clara. En este último, dijo el Ministro, se ha trabajado bien y lleva 18 días sin reportar enfermos.

En La Habana, significó, se mantiene 146 focos activos en sus 15 municipios, todos bajo medidas de restricción. En ese universo se han estudiado 11 869 personas y quedan pendientes 584 pruebas PCR.

Sobre esa situación, el gobernador Reinaldo García Zapata agregó que de los 16 casos informados este viernes, 15 estaban ingresados al momento del diagnóstico; el restante salió de la pesquisa activa en los grupos vulnerables. De ellos, solo uno no tenía fuente de infección precisada y sumaban cinco los que aún se encontraban en esa situación.

García Zapata destacó que en la ciudad están dispuestas suficientes camas en hospitales y en centros de aislamiento para sospechosos y contactos. Aunque en estos últimos, agregó, aumentarán en 700 capacidades más, gracias al refuerzo de instalaciones pertenecientes al Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación.

En esta sesión de trabajo, rindió cuenta también el gobernador de Holguín, Julio César Estupiñán Rodríguez, quien explicó que en la provincia no se reportan casos desde hace 25 días. El último se registró el 11 de agosto en el municipio de Moa y correspondió a un holguinero que había viajado a Artemisa. Gracias al buen trabajo de las autoridades de Salud Pública, reseñó, no se generó ningún otro contagio en la zona.

Estupiñán Rodríguez aseveró que se transita con normalidad por la fase tres de la recuperación: se han reavivado las actividades productivas, funcionan los servicios vitales y comenzó sin contratiempos el curso escolar, cumpliendo las medidas higiénicas establecidas.

También de Granma, uno de los territorios con menos casos de la COVID-19 en el país desde el inicio de la epidemia, el gobernador, Francisco Escribano Cruz, puntualizó que la provincia no tiene contagiados autóctonos desde hace más de 150 días. De igual manera, viven la “nueva normalidad” impuesta por la fase tres de la recuperación, donde medidas como la pesquisa activa en las comunidades y en puntos fronterizos se mantienen ante el peligro que aún es alto.

Este viernes los números generales de Cuba daban cuenta de: 4 266 personas diagnosticadas con el nuevo coronavirus desde el mes de marzo; 677 pacientes activos, cuatro en estado grave y 17 en condición crítica; 100 fallecidos; solo 13 altas en el día; y 3 487 pacientes recuperados. Números que, “tirados” contra lo que pasa en el mundo, pudieran no ser significativos; pero mirados sin complacencia hablan de cuánto falta todavía para ganar esta batalla por la vida.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *