Julio Valdivieso: El hombre que regresó de la muerte en Angola

Este trinitario rememora momentos difíciles vividos en el país africano como zapador y asegura que nunca estuvo más cerca de la pelona

sancti spiritus, cuba, angola, internacionalismo, operacion angola, africa, solidaridad
Julio Valdivieso, uno de los trinitarios participantes en la Operación Carlota. (Foto: Ana Martha Panadés/ Escambray)

Las heridas de una guerra dejan marcas en el cuerpo y en el alma. Bien lo sabe Julio Valdivieso Gutiérrez, quien 45 años después siente aún la arenilla en el ojo izquierdo como uno de los recuerdos más ciertos de la mina que no alcanzó a desactivar y casi le arranca la vida. Todavía puede sentir la soledad de una noche interminable, el olor a carne quemada, la angustia de no conocer a su primer hijo. Era el 16 de agosto de 1976 y en la lejana Angola se libraba la más épica de las batallas contra la invasión sudafricana.

“Nosotros llegamos a ese país en enero de 1976, fue una travesía difícil y larga; después de desembarcar nos trasladamos en un tren hasta nueva Lisboa sobre las diez de la noche directo para una unidad militar; y esa misma noche, como a las tres de la madrugada, mi jefe —el coronel Medina— me encomendó la primera misión.

Debíamos desactivar una zona minada para que pudiera entrar y desplegarse un batallón de soldados cubanos y angolanos. Era un grupo pequeño, solo tres personas y yo era el jefe. Estuvimos dos días buscando y neutralizando las minas y también encontramos mucho armamento; fue mi prueba de fuego como zapador. Después me enviaban para todas las misiones, llegaba un día y al siguiente volvía a salir; en muchas ocasiones como jefe del pelotón de exploración”.

En apenas siete meses este trinitario se había ganado el sobrenombre de “ingeniero” por su pericia en desactivar artefactos explosivos. Esa y otras aptitudes las aprendió durante el entrenamiento en lo intrincado del Escambray. Julio tenía 20 años y por sus responsabilidades como dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas en la antigua región de Las Villas, podía evadir esta misión conocida como Operación Carlota, que se inició el 5 de noviembre de 1975; pero nada lo detuvo, ni siquiera su primer hijo, aún por nacer.

sancti spiritus, cuba, angola, internacionalismo, operacion angola, africa, solidaridad
Julio conserva fotografías de las heridas provocadas por la explosión de la mina. (Foto: Ana Martha Panadés/ Escambray)

“Estaba consciente del riesgo, fui a Angola con dos banderas, la de la victoria y la de perder, casi todos los que participamos íbamos preparados para todo. Imagínate, como ingeniero zapador el peligro siempre estaba cerca. De mi última misión recuerdo casi todos los detalles. Dividí a los hombres, un grupo fue para un pequeño aeropuerto, y yo, al frente de otros seis compañeros, nos dirigimos al pueblo llamado Mavinga; se decía que era una zona fuertemente minada.

“Conocía muy bien el funcionamiento de esas minas; junto a mi compañero Orlando Rodríguez Santaella habíamos desactivado muchas; cuántas veces las tuve en mis manos, eran plásticas, el repercutor está dentro, en el centro, cuando la presionas se perfora el plástico y choca con el fulminante y mire usted, yo caí en una de ellas; después me contaron que la “mía” estaba reforzada con dos bloques de TNT, por eso sufrí muchos más daños.

“La pierna derecha la perdí en el momento de la explosión, tenía heridas profundas en la cara, en el ojo y muchas partes del cuerpo quemadas. Me recogieron y trasladaron para Cuito Cuanavale, después en un helicóptero hasta Luanda. Cuando llegué al hospital me dieron por muerto y me llevaron directo para la morgue; me contaron después que como a las dos de la madrugada comencé a moverme y caí de la camilla, entonces unos trinitarios que estaban ingresados vieron todo desde la ventana y me sacaron de allí para el salón de operaciones”.

La muerte estuvo tan cerca…

“Si, fue una casualidad tremenda que esos compañeros estuvieran despiertos a esa hora y asomados a la ventana; si no me hubieran visto no hubiera amanecido ese día”.

Pero regresó…

“¿Ves esta chapilla?, tiene hasta mi sangre, la guardo junto a todas mis medallas, nunca la solté, me la pusieron en la boca cuando me dieron por muerto, pero mi voluntad de vivir fue más fuerte”.

Julio se estremece y solloza cuando toma la placa de metal entre sus manos: 26998. Allá, en medio del horror de la muerte y de la guerra, solo esos números lo conectan a los suyos. Aparta los recuerdos más tristes y habla entonces de sus condecoraciones: la Medalla del Valor, Primera clase de combatiente internacionalista, 40, 50 y 60 Aniversario de las FAR, 40 Aniversario de las tropas de ingeniería… Una vida de sacrificio, pero también de recompensas

“Tengo tres hijos, una familia maravillosa, trabajé más de 30 años en el turismo en varias responsabilidades, cumplí otras tareas fuera de Cuba; estoy satisfecho, aunque no olvido a todos los que murieron en Angola y en otros países africanos, a ellos debemos quererlos y recordarlos como si estuvieran vivos; yo tuve la suerte de regresar de la muerte”.

One comment

  1. Teresa Gil Perez

    En Angola estuvieron mis 2 hermanos gracias a Dios regresaron pero muchos otros no tuvieron la misma suerte. Esta proeza que nuestro pueblo fue capaz de hacer en Africa es un ejemplo de la calidad humana de nuestro pueblo. Es un Gran orgullo para todos los cubanos….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *