La promesa espirituana del tres

El adolescente Lázaro Arcís es uno de los estudiantes de la Enseñanza Artística que se enfrentarán en las próximas semanas al pase de nivel

sancti spiritus, musica, escuela elemental de arte ernesto lecuona
Para Lazarito Arcís la sonoridad auténtica del tres no le permite dejarlo a un lado. (Foto: Tomada del perfil de Facebook del entrevistado)

Los dedos corren aprisa por las cuerdas del tres. El ambiente se embriaga de un sonido tan natural que inevitablemente te catapulta al medio del lomerío, rodeado de palmas y un arroyo correntón. Nadie escapa de esa caricia sincera al oído que llega en cada nota rasgada por Lázaro Arcís (Lazarito), la promesa espirituana del tres.

“El maestro Juan Hernández fue el primero que me dio un tres”, dice con total seguridad, el muchacho que hace cinco años llegó a la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona, de Sancti Spíritus, como parte del proceso de captación que cada año realizan allí sus profesores en busca de tener una matrícula con potencialidades en el mundo artístico.

“Hace cinco años ya de eso. A ese gran músico, que fue director del Septeto espirituano y ahora reside en Santa Clara, le debo todo lo que aprendí en mis inicios. Incluso, fuera del aula porque me permitió presentarme en las peñas de la emblemática agrupación. A él le debo mi amor por lo que hago”, cuenta.

De aquellos primeros días como aprendiz no olvida el cosquilleo que le subía por el estómago hasta la garganta cada vez que le arrancaba un poco de vida a las tres órdenes de cuerdas dobles.

“Al ingresar en la escuela tuve la oportunidad de conocer a otro músico y maestro extraordinario: el profe Marcelo Lamas”.

sancti spiritus, musica, escuela elemental de arte ernesto lecuona
Lazarito agradece su formación a los profesores, en especial al maestro Marcelo Lamas. (Foto: Tomada del perfil de Facebook del entrevistado)

¿Nunca pensaste en cambiar para otros horizontes musicales?

“No diría que cambiar, pero sí indagar. Por ejemplo, he estado aprendiendo piano. En la casa tengo una guitarra y mi abuelo me ayuda a tocarla. Antes lo hacía más, incluso llegamos a hacer dúos. También he descubierto un tanto el laúd, de ahí mi admiración por el profe Lamas”, responde como si transitar por esos caminos fuera cuestión de “cantar y bailar”.

UNO, DOS, TRES…

Es diciembre. Al paladar La Botija, en el mismísimo corazón de la ciudad de Trinidad, no se le ve un espacio vacío. Turistas extranjeros, en su mayoría, y algunos vecinos de la añeja villa se dan cita en el acogedor lugar. En un segundo quedan en silencio y desde una esquina rompen el tres y el violín. Lazarito Arcís se adueña de los aplausos que dan paso a Sonli, un tema de Carlitos Irarragori, grabado por Pancho Amat y Barbarito Torres.

“Defiendo siempre el repertorio con sello espirituano. Si me preguntas qué nunca dejo a un lado, te respondo sin pensarlo: Pensamiento y Mujer perjura, son canciones que no me pueden faltar”.

El escenario de la Casa de la Trova Miguel Companioni, al compás del Septeto Mi Nuevo Son y el Trío D´ Gómez, el propio patio del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), con el trío Son-Riendo al Mundo o Marta Campos o en el homenaje a Carilda Oliver en su tierra natal, donde se presentó junto a otra adolescente, Marta Inés Neira Quincoses, y bajo el nombre dúo Pensamiento han sido testigos de un talento natural que se desborda en cada interpretación.

“Para mí han sido momentos muy especiales porque he aprendido mucho. Además, tocar en vivo frente al público te llena de energía. En esos momentos he podido mostrar la belleza de un instrumento nacional con sello único”.

Muchas de esas anécdotas se pueden disfrutar en su página de Facebook. En esa otra plataforma también están algunas de las horas de los últimos meses, tiempo en el que ha estado concentrado en repasar cada conocimiento aprehendido en estos cinco años para presentarse a su pase de nivel.

En lo que llega ese momento, fijado para la séptima semana de esta última etapa del curso escolar 2019-2020, los dedos de Lazarito no dejan de bailar encima de las cuerdas del tres, la llave principal para entrar al escenario de la cultura cubana.

“Cuando termine mis estudios, quisiera crear mi agrupación y recorrer el país mostrando el sello distintivo de mi propia sonoridad”.

Podremos entonces aplaudir con más fuerza a este adolescente espirituano, para entonces músico profesional. Se cumplirá así lo que los oídos experimentados han vaticinado: “Lazarito será un grande del tres”.

3 comentarios

  1. Lazarito tu ya eres grande nunca pierdas la humildad y el mundo es tuyo no lo olvides que gusto me dio esta entrevista tu amigo Willy

  2. Muchas gracias Vladimir…un abrazo fuerte..

  3. Felicitaciones lázarito, un abrazo desde Angola de tu vecino y amigo vlado.
    A continuar!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *