Lagos de Mayajigua: paraíso para el turismo en familia (+fotos y video)

Justo en el año 80 de operación hotelera, la villa San José del Lago, en Mayajigua, reafirma su atractivo para el turismo familiar

yaguajay, turismo cubano, lagos de mayajigua, san jose del lago
El paseo en el lago, opción de elevada preferencia. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

A unos los atrapa el paisaje, a otros la mística de las aguas medicinales y pocos se resisten al deleite a la vera del lago. A ese manantial de atractivos puestos a disposición del disfrute desde hace 80 años le ha brotado siempre la raíz humana, esa que hace de la cortesía y el buen servicio un imán capaz de dotar a la villa San José del Lago de un embrujo turístico reconocido en toda la isla, expresado en una inusual repitencia de los clientes.

Aun cuando hospedarse a la cobija de sus encantos supone un gasto de respeto a juzgar por los salarios y la correlación monetaria vigente, la reapertura tras decretarse la primera fase de la etapa pos-COVID-19 ha posicionado a San José del Lago en la preferencia de visitantes llegados de diversas regiones del país, en cantidades que sobrepasan el millar de clientes, pese a que la comercialización no abarca toda la capacidad de la planta por las conocidas medidas de distanciamiento físico.

Perteneciente al Grupo Hotelero Islazul y bajo la marca Masnatura como destino de naturaleza, la villa San José del Lago exhibe en la actualidad una nueva etapa de esplendor, diseñada al compás de los estragos que dejó el huracán Irma, con inversiones que superaron los 2 millones de pesos en moneda total, dirigidas a mejorar el producto, elevar el confort de múltiples espacios y lograr diversidad gastronómica a partir de variadas ofertas de comidas que tienen una regla común, al decir de Julio Benito Compte, el director: “Aquí se cocina como en la casa, porque nuestro turismo principal es de familia, a los clientes les gustan nuestros platos”.

La explotación turística de ese sitio, conocido como Los Lagos de Mayajigua, comenzó en mayo de 1940, pero asienta parte de su génesis e historia en aquellas primeras noticias de los esclavos que se bañaban en las tibias aguas que brotaban en la zona para aliviar el dolor corporal cuando eran sometidos al castigo del mayoral.

Entonces se edificaron las primeras cabañas, las piscinas, una pista de aviones y con yuntas de bueyes se dragó el área que permitió conformar artificialmente los dos lagos, con los manantiales termales como surtidores del agua utilizando las técnicas del reboso y la gravedad. Luego sobrevino la ampliación de capacidades a mediados de la década del 80 del siglo pasado y la incorporación del turismo de salud utilizando las aguas termales, modalidad reforzada a raíz de la visita de Fidel en 1989.

yaguajay, turismo cubano, lagos de mayajigua, san jose del lago
La instalación reúne singulares atractivos para atraer al visitante. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

TURISMO PERSONALIZADO

Tal vez la divisa mayor de la instalación en sus ocho décadas es haber sostenido la modalidad de turismo de familia. “Siempre surgió con esa idea y se mantiene hoy; sin embargo, lo llamativo es que alrededor del 80 por ciento de los clientes que llegan son repitentes, es que tratamos a cada visitante como familia”, expresó el director.

Es una instalación rodeada de naturaleza, ideal para el descanso, subrayó Julio Benito y, agregó: “Pero, el verdadero complemento para pasarla bien lo aporta el colectivo, con un sentido de pertenencia que ha convertido la villa en su casa; si una fórmula practicamos es darle un trato personalizado a cada cliente”.

Como si no bastara el sosiego que señorea en cada espacio, San José del Lago apuesta a no encasillarse en el tiempo; se habla de construir una pasarela que atraviese el lago principal y conecte las tres islas interiores con ambas orillas; de concluir la reparación de la piscina termal, incluida la protección de los manantiales; de acercar al visitante a otros atractivos de Yaguajay; “a partir de la notable transformación del servicio gastronómico, nos proponemos ahora influir en la planta habitacional”, destacó Julio Benito.

yaguajay, turismo cubano, lagos de mayajigua, san jose del lago
La villa San José del Lago está considerada como la instalación turística más longeva de Sancti Spíritus. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

REGRESO EL AÑO QUE VIENE

Con entradas a través de excursiones y visitas directas, la villa ha vivido estos meses casi al borde del overbooking —rebasar sus límites de ocupación—; si bien no capta los ingresos de otros años al no vender toda la capacidad, ni funcionar la opción de pasadía, la eficiencia equilibra la operación con un costo de 62 centavos por peso.

Para aquilatar la aceptación del visitante, bastaría conocer que son muy contadas las quejas del servicio y, cuando se ha conocido alguna, atenderla se vuelve una prioridad. Pero, nadie mejor que el cliente para calificar la operación, máxime si es conocedor del giro.

“Estaba ansiosa por conocer Los Lagos, me decían que era un lugar precioso, con un colectivo excelente y, aquí estoy hospedada; esto es una maravilla, soy dependienta gastronómica en un hotel de cayo Santa María y puedo asegurarte que me he sentido muy bien”, declaró Tania Valencia Estrada, residente en Remedios, Villa Clara.

“Primera vez que vengo, estoy encantada, todo está muy bueno, el bufet, el ranchón, el restaurante Italiano, la piscina y el personal maravilloso, regreso el año que viene”, dijo Mairelis González Flores, de Zulueta, también empleada en cayo Santa María.

Tras 23 años de trabajo en San José del Lago, Adaney Pérez Trujillo, dependienta de salón en la cafetería, fue de las que comenzaron allí su vida laboral.  “Poco a poco Los Lagos me fueron atrapando; créame que aquí tengo otra casa y cuando un cliente elogia la calidad humana del colectivo, o cuando te dice: ‘¡Qué bien me sentí!’, mire, es como si me dieran un aplauso”.

2 comentarios

  1. Vivo en el extrenjero, pero visito Los Lagos cada vez que voy a Cuba. La belleza de su paisaje, unico en la zona, la calidad de los servicios y la amabilidad de sus empleados, me atraen y me quitan el estres de un viaje agotador. Lo recomiendo.

  2. Muy de acuerdo con la opiniòn del periodista. En agosto estuve por Los Lagos y la pasamos de maravillas. Lo q màs me impresionò fue la calidad humana y las atenciones de su colectivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *