Los estragos de Eta en Cabaiguán

Las principales afectaciones que causó la tormenta tropical Eta en el municipio cabaiguanense se concentran en la Agricultura. Se labora en la reparación de los daños en los distintos sectores

sancti spiritus, lluvias en sancti spiritus, desastres naturales, defensa civil, consejo de defensa, ciclones, fomento, agabama, rio agabama, cabaiguan
En Cabaiguán se dañaron 17.4 hectáreas de tomate. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Aunque pareció que llovió a cántaros, en Cabaiguán como promedio cayeron 55 milímetros de agua tras el paso de la tormenta tropical Eta, excepto en La Esperanza, donde se computaron 89 milímetros; pero las precipitaciones bastaron para inundar caminos, incomunicar distintos lugares y afectar no pocos cultivos.

En una localidad eminentemente agrícola dentro del territorio provincial, las lluvias se ensañaron con la agricultura. Y en ese sector, preliminarmente, según José Martínez Hernández, vicepresidente del Consejo de Defensa Municipal (CDM), los mayores perjuicios se concentran en el tabaco.

“Hasta la fecha existen 17 430 canteros de semilleros de tabaco afectados y 61 hectáreas de tabaco sembrado, de ellas 21 hectáreas corresponden a tabaco tapado —sostiene Martínez Hernández—.

“También se dañaron 231.2 hectáreas de frijol; 46 hectáreas de yuca y 17.4 hectáreas de tomate. Hoy se trabaja en la fumigación de los cultivos con productos secantes para, en la medida de lo posible, poder restablecerlos, se remueven los semilleros de tabaco, se labora en la cosecha de la yuca que se pueda aprovechar y, según las condiciones lo permitan, en surcar la tierra para volver a cultivar”.

Más allá del terreno agrícola otros sectores también sufrieron perjuicios como es el caso de los viales, lo cual conllevó a la incomunicación de algunas comunidades alejadas de la cabecera municipal.

“Hasta ayer estuvieron incomunicados Potrerillo, San Luis y Saltadero, pero se les ha continuado trasladando los productos de primera necesidad —asegura el vicepresidente del CDM—. No obstante, se mantiene sin comunicación el camino de Tres Atejes —que es una afectación antigua ya— y en la cabecera municipal la tormenta dañó un vial de la calle Cuba, que se encuentra incomunicada, al abrir un hueco a punto de partida de una zanja que existe allí y en la calle Tercera dejó al descubierto el alcantarillado.

“En todos los casos se labora en la desobstrucción de los caminos y en resarcir todas estas situaciones. Ya este jueves se debe restablecer el transporte desde la cabecera municipal hacia las distintas localidades, excepto con Guayos, que mantiene una situación epidemiológica compleja respecto a la COVID-19”.

En el caso de la vivienda, los males causados por Eta no fueron tantos, pues solo se reporta un derrumbe total de techo en Guayos y uno parcial en Tres Palmas.

Al decir del vicepresidente de dicho órgano de mando no hubo pérdida de animales, pues todos se encontraban en zonas altas, ni se afectaron los recursos de los almacenes mayoristas que estaban a buen resguardo.

En el embalse de Tuinucú, que llegó a acumular 63 millones de metros cúbicos, se mantuvo una estrecha vigilancia y estuvo aliviando sin ningún tipo de dificultad. Apenas hace par de días que ha escampado, pero se labora para remediar cuanto antes los estragos que Eta dejó en este recodo de la geografía provincial.       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *