Nuevos derroteros para el Fondo Cubano de Bienes Culturales en Sancti Spíritus

La filial espirituana se incluye entre las que recientemente fueron autorizadas a realizar la exportación e importación de mercancías para todas las formas de gestión no estatal

sancti spiritus, fondo cubano de bienes culturales, economia cubana, exportaciones
El Fondo Cubano de Bienes Culturales se abre a otros horizontes mercantiles. (Foto: Filial espirituana del FCBC).

Captar moneda dura y generar exportaciones mueve hoy parte del quehacer de la filial espirituana del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), en consonancia con las estrategias del país que, con la misma táctica de las piezas del ajedrez, apuestan por impulsar la economía nacional.

Tal misión la incorpora, junto a otras 36 empresas, ese colectivo líder en el Ministerio de Cultura cuando se habla de contratos y negociaciones, a partir de la aparición de la Gaceta Oficial No. 59 Ordinaria del 17 de agosto de 2020 con las nuevas normas jurídicas y el reglamento general para las operaciones en Moneda Libremente Convertible (MLC) entre las entidades de comercio exterior y las formas de gestión no estatal.

“Desde dicha fecha estamos facultados para hacer efectivos los procesos de importación y exportación con el fin de captar MLC y facilitar a todas las formas de gestión no estatal que hoy están establecidas en el país, el acceso a los recursos materiales que precisen en sus actividades”, dice Roberto Ponce de León, al mando de la filial espirituana, una de las de mejores resultados en Cuba.

Y, aunque ya el FCBC tiene un camino andado en cuanto a mediar entre artesanos, artistas y quienes se benefician con sus creaciones, ahora se abre a muchos más clientes y horizontes mercantiles.

“Estamos creando todos los mecanismos desde el punto de vista legal. Certificamos las cuentas en MLC. Se ha pensado en todas las condiciones materiales para que cualquier persona que esté vinculada a algún tipo de actividad económica en el país pueda importar mediante nosotros los recursos materiales que necesite, dígase equipamiento y materias primas”, acota el directivo.

Esta es una etapa vital dentro de un gran proceso que cuenta con disposiciones del Banco Central de Cuba, el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, así como el Ministerio de Economía y Planificación y el de Finanzas y Precios. Cada directriz comercial y contractual exige de mucha preparación.

“Se crea el procedimiento interno de nuestra empresa para poder operar y hacer efectivo ese trabajo. Pero ya es una realidad, por ello exhortamos a que todo cuentapropista debidamente acreditado que le interese se acerque a nuestras oficinas para tramitar cualquier tipo de importación o aseguramiento que garantice el desempeño de su actividad como forma de gestión no estatal”, refiere Ponce de León, quien ve en un futuro no muy lejano el cambio de mecanismos del FCBC para insertarse en la comercialización nacional, a fin de dar respuestas a la economía cubana.

De esa forma, quedaría obsoleto lo dispuesto, hasta este momento, de solo comercializar el producto de las artes plásticas de los creadores inscritos en el Registro Nacional del Creador.  

“La idea es que pronto se harán modificaciones a lo estipulado para ampliar el nivel de actividad de nuestra empresa y así podernos vincular al resto de las formas de gestión no estatal mediante relaciones contractuales de mutuo acuerdo para poder comercializar aquellos productos que sean de interés también para nuestra empresa y nuestra economía”, alerta.

Ya en papeles está descrita cada una de las pautas a seguir en el tan anhelado camino de la importación para el sector no estatal.

“Nuestra empresa tiene una dirección de comercio exterior en su casa matriz. Los contratos se firmarán a nivel de territorio y allá se encargarían de la actividad de importación. Ya existe una cartera de proveedores a nivel internacional, así como la estructura para realizar las compras”, explica.

En ese sentido, el director de la filial espirituana del FCBC reconoce que será muy atractivo el hecho de que se den a escoger al menos dos ofertas de distintos suministradores para que sea el cliente el que seleccione la propuesta final, según sus intereses y posibilidades.

“Estamos inmersos en relaciones contractuales con otras empresas cubanas que están vinculadas a capital mixto, a fin de sustituir importaciones a esos grupos inversionistas con las producciones de nuestro catálogo. Además, estamos encadenados desde el punto de vista económico con una entidad cienfueguera para suplir encargos de la inmobiliaria que asegura el confort del material técnico de las entidades turísticas subordinadas a Gaviota”, asevera.

Cada una de esas experiencias será brújula exacta para incrementar exportaciones y estimular a quienes toquen las puertas del FCBC en busca de un mediador eficaz. Definitivamente, este es el camino clave para desde la cultura impulsar la economía cubana. Todo ello, en fuerte fusión entre la racionalización de las importaciones y el encadenamiento de todas las formas de gestión.

One comment

  1. Puede un TCP comprar en una empresa estatal cubana y pagar en MLC mediante tarjeta a través de la Empresa del Fondo Cubano de bienes Culturales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *