Participación popular, clave para éxito de Cuba ante la COVID-19

En tal sentido, Díaz-Canel delineó elementos básicos: menos movilidad; más aislamiento; más severidad en el tratamiento a los focos y los eventos; más rapidez en el proceso de aislar a sospechosos y contactos; y revisar los protocolos de tratamiento

Siempre que vamos a medidas restrictivas se exigen sacrificios sociales, familiares y personales, aseguró el presidente cubano Miguel Díaz-Canel. (Foto: Estudios Revolución)
Siempre que vamos a medidas restrictivas se exigen sacrificios sociales, familiares y personales, aseguró el presidente cubano Miguel Díaz-Canel. (Foto: Estudios Revolución)

“Estoy convencido de que con la participación protagónica de la mayor parte de la población, unida a la labor y el esfuerzo gubernamental e institucional, apoyando las medidas, evitando que unos pocos indolentes atenten contra lo que nos debe conducir a un mejor estado con relación a la pandemia, podemos vencer de una manera más rápida”.

Así lo afirmó este sábado el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al encabezar la reunión del Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno para el control de la COVID-19, donde se hizo un análisis de la situación en La Habana, casi a las puertas de aplicar un grupo de medidas restrictivas para frenar el brote de la enfermedad

La convocatoria que estamos haciendo, destacó el Jefe de Estado, “tendrá receptividad en la población de la capital que en múltiples momentos de nuestra historia revolucionaria ha dado gigantescas muestras de responsabilidad, compromiso y ejemplaridad”.

Tenemos confianza y creemos en las habaneras y los habaneros para superar este momento, aseveró Díaz-Canel. “De la misma manera en que en otros momentos hemos convocado a una Fuerza, Cuba; hoy, como parte de ella, necesitamos una Fuerza, Habana, seguro de que podremos y venceremos este rebrote. Con esas expectativas tenemos que trabajar intensamente a partir de ahora mismo”, indicó.

En la capital de país están ingresados 487 de los 556 pacientes activos que tiene en estos momentos la nación. Además mantiene seis eventos abiertos de transmisión local de la enfermedad y 167 focos en sus 15 municipios. Asimismo, de los 49 casos autóctonos reportados este sábado en el territorio nacional, 45 corresponden a La Habana.  

“Esta situación ha llevado a la necesidad de instrumentar medidas restrictivas para, en el menor tiempo posible, cerrar eventos y focos; cortar la transmisión que tenemos; y pasar a una situación más favorable en el enfrentamiento a la pandemia”, señaló el Presidente.

Siempre que vamos a medidas restrictivas, comentó, como lo tuvimos que hacer en el primer momento en que se manifestó la epidemia, se exigen sacrificios sociales, familiares y personales, que impactan en la vida de la nación y en el desempeño de la actividad económica-social.

“El éxito que podamos tener no depende de la declaración de las medidas por sí mismas, el elemento fundamental es la participación ciudadana, el protagonismo de nuestra población en llevar adelante, de manera eficaz, el cumplimiento de estas medidas”.

Díaz-Canel enfatizó en que esas decisiones “tienen que ser aplicadas con rigor, con severidad, para lograr los deseos que compartimos entre todos y que la propia población sugirió”.

Al hacer un resumen de lo que ha sucedido en Cuba durante las últimas jornadas, el Jefe de Estado refirió que “la semana estuvo signada precisamente porque se mantienen el trabajo y la vida de los cubanos, en particular de la capital, en las condiciones de un rebrote de la epidemia, que todavía no ha sido totalmente controlado”.

Fue la semana también, recordó, donde después de ser azotados por la tormenta tropical Laura, se levantó un enorme, rápido e intenso esfuerzo de trabajo, que ha permitido que en pocos días estemos recuperados de las afectaciones fundamentales en los servicios a la población.

Díaz-Canel consideró que, independientemente de que el evento meteorológico haya tenido más o menos envergadura, dejó daños en un porciento grande del sistema eléctrico, provocó afectaciones en alrededor de 2 000 mil viviendas, interrumpió comunicaciones en algunos lugares y perjudicó plantaciones de productos agrícolas.

En medio del enfrentamiento a la COVID-19, apuntó, “volvieron a salir una vez más, en toda su magnitud, los valores de solidaridad, de cooperación, de decisión y de valentía del pueblo cubano, que es también una expresión de compromiso con la Revolución”.

La pandemia, aseveró, no ha podido resquebrajar esos valores y sentimientos. “La gente, en medio de las dificultades, tiene capacidad para sobreponerse, para enfrentar situaciones y superarlas. Eso nos da confianza en que también este rebrote lo vamos a superar”.

Luego de escuchar la información oficial del Ministerio de Salud Pública y la rendición de cuenta de los gobernadores de las provincias de La Habana, Artemisa, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo, el Presidente Díaz-Canel resumió que “esta fue una semana en la que lamentamos pérdidas de vidas humanas; donde creció el número de enfermos; y hemos estado trabajando con las  tensiones que da un escenario de transmisión de la enfermedad, fundamentalmente en la capital. Se han tenido que hacer esfuerzos para atender varios focos y eventos, y la amenaza de su extensión a otras provincias”.

En medio de la magnitud de este rebrote, significó, la letalidad, que es el indicador que mide el número de fallecidos contra la cantidad de enfermos, ha seguido disminuyendo en el país e incluso ha mejorado en comparación con otros del área de las Américas y del mundo.

“Ello demuestra que, independientemente del rebrote, hay una solidez en nuestros protocolos médicos y en el trabajo integral que se hace de enfrentamiento a la epidemia”, ratificó el mandatario.

Cuando enfrentamos el  pico de la enfermedad, recordó, “teníamos más incertidumbre sobre su conocimiento, no estaban ajustados todavía todos los protocolos y no contábamos con el apoyo de los avances científicos que se han desatado en estos momentos”.

Cinco elementos básicos delineó el Presidente Díaz-Canel en la reunión de este sábado con el Grupo Temporal de Trabajo: menos movilidad;  más aislamiento; más severidad en el tratamiento a los focos y los eventos; más rapidez en el proceso de aislar a los sospechosos, a los contactos y también a los contactos de los contactos; y revisar los protocolos de tratamiento para reducir los días de positividad en un grupo de pacientes hospitalizados con la COVID-19.

Sumado a ello, aseguró el Presidente, está nuestro comportamiento responsable. “La mayoría está de acuerdo en que tenemos que superar la indolencia de unos pocos para que todos estemos mejor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *