Pescadores de Sancti Spíritus intensifican las capturas ante sequía de los embalses

Ante la intensa sequía, la Acuicultura en Sancti Spíritus pone en práctica medidas que garanticen las capturas en el embalse Zaza

Los pescadores trabajan sin descanso para paliar la disminución del volumen de agua en los embalses. (Foto: José Alberto Rodríguez)
Los pescadores trabajan sin descanso para paliar la disminución del volumen de agua en los embalses. (Foto: José Alberto Rodríguez)

Un incremento sustancial en las extracciones, principalmente las que se realizan en el cultivo extensivo, mantiene muy ocupados a los pescadores espirituanos, que hasta la fecha sobrepasan en un 20 por ciento el plan previsto para la etapa, con más de 530 toneladas enviadas a la industria.

Ante la drástica disminución del volumen de agua en los embalses, la Acuicultura en la provincia adoptó medidas para asegurar las capturas sin que se afecte la biomasa en desarrollo; en ese sentido concentraron las operaciones en el lugar conocido como Paso de los Caballos (en el río Zaza) y dentro de la propia presa, la cual hoy está en menos del 20 por ciento de su capacidad de llenado.

Orlando de la Cruz Rivadeneira, director de Producción en la Empresa Pesquera Espirituana (Pescaspir), explicó que la entidad en busca de hacer un uso más eficiente del combustible realiza las capturas en puntos más cercanos a la industria y agrupa en estos a 10 brigadas de pescadores, algunas de las cuales dejaron sus acostumbrados teatros de operaciones, como la presa Lebrije, Itabo y La Felicidad, para sumarse a los pescadores de la Zaza.

Los hombres de piel curtida garantizan el envío a la industria de unas 13 toneladas de ciprínidos diariamente, incluidas las que se extraen de las granjas de ceba donde se desarrollan la tilapia y el claria.

Aun cuando se trabaja sin descanso en la pesca extensiva para paliar la disminución del volumen de agua en los embalses, situación que se manifiesta diariamente debido a la falta de precipitaciones y al incremento de las temperaturas, la biomasa en desarrollo corre el riesgo de padecer enfermedades o morir por hacinamiento y falta de oxígeno, un fenómeno que en otras etapas de prolongadas sequías golpeó la actividad acuícola en la provincia.

De la Cruz Rivadeneira añadió que, aunque las capturas se incrementan en etapas de sequía, la siembra de alevines sí se afectaría si no llueve oportunamente. “El año anterior concentramos la mayor parte de los alevines en la presa Zaza, pero el programa de siembra está diseñado para todos los embalses, esperemos que en este 2020 se pueda completar”, expresó el directivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *