Piti Fajardo: médico de profesión y combatiente por convicción

Manuel Fajardo Rivero entregó su vida por la causa de la Revolución en el territorio espirituano hace 60 años

cuba, historia de cuba, manuel piti fajardo, revolucion cubana
Con el Che durante la construcción de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos.

Manuel Fajardo Rivero, nacido en la otrora provincia de Oriente y a quien sus familiares y amistades íntimas llamaban Piti, apelativo con que llegó a conocerlo el pueblo de Cuba, entregó su vida por la causa de la Revolución en el territorio espirituano hace 60 años.

De su mamá, la doctora Francisca (Panchita) Rivero Arocha, heredó su inclinación por la Medicina y su actitud revolucionaria, esta última cualidad lo llevó a convertirse en un valeroso patriota.

Panchita, la primera mujer que fue directora de un hospital en Cuba, dijo en una ocasión a este reportero: “La infancia de Piti transcurrió como la de cualquier otro menor; jugaba bolas, le gustaban las postalitas…

“El deporte —recordó su progenitora— le apasionaba, practicó varios, pero se destacó en el voleibol y ello le permitió integrar el equipo de la Universidad de La Habana, mientras estudiaba la carrera de Medicina. También fue excursionista, pues, aunque era delgadito, tenía las piernas muy fuertes”.

Desde temprana edad el niño manzanillero daba muestra de su inteligencia. A los dos años, la madre lo llevaba a pasear por el parque de la ciudad u otros espacios públicos.

Panchita le decía que si le apretaba la mano saludara, “entonces —recordó ella—, cada vez que pasaba alguien por nuestro lado le apretaba su manito y él decía: buenos días o buenas tardes, según el caso, y aquello hacía que la gente se sorprendiera y él ganara afectos”.

Al terminar la carrera en La Habana, este joven de 25 años retorna a su ciudad natal con un prestigio ganado como cirujano al haberse destacado durante sus prácticas en el hospital Calixto García, de la capital, y haber fungido como alumno interno del Hospital de Emergencia de La Habana.
Comenzó a laborar en la clínica La Caridad, dirigida por el doctor René Vallejo, quien vio en Piti a un buen compañero de profesión y de ideas revolucionarias, por ello lo involucra en actividades clandestinas.

Desde La Caridad salen medicamentos y otros recursos para los rebeldes en la Sierra Maestra. Además, allí se atendió a jóvenes heridos en distintas acciones, todo ello hizo que la clínica se convirtiera en un hospital de guerra clandestino, y eso despertó las sospechas de los agentes del régimen de Batista en aquellos lares.

El doctor Vallejo tuvo que irse a las montañas luego de caer prisionero y salvar la vida gracias al pueblo manzanillero que reclamó con insistencia su libertad. Piti también marchó a la serranía.

En marzo de 1958 ambos galenos se presentaron en la Comandancia de La Plata, donde estaba Fidel Castro, el máximo líder del movimiento guerrillero.

Al referirse a la incorporación del joven Fajardo, Carlos Rafael Rodríguez expresó: “Llegó de médico y cuando lo conocí ya era un guerrero más. Curaba y luchaba al mismo tiempo…”.

Rápidamente comenzó a destacarse en distintos combates y su disposición y valentía hicieron que el Comandante en Jefe lo nombrara responsable de arsenal de guerra y de contabilidad de los equipos.

Después de la batalla de El Jigüe se formó la Columna No. 12, nombrada Simón Bolívar, al mando del comandante Eduardo Sardiñas (Lalo) y como segundo jefe se designó a Piti.

A raíz del triunfo de la Revolución y con los grados de capitán regresó a Manzanillo, donde participa en tareas de la Reforma Agraria. Al reestructurarse el Ejército Rebelde fue ascendido a comandante.

Además, cumplió otras misiones como la de erigir una ciudad escolar en el Caney de Las Mercedes.

En septiembre de 1960, Fidel, conocedor de las virtudes de Piti, lo nombró jefe de operaciones en el Escambray, al mando de las milicias campesinas para combatir a quienes, en alianza con el imperialismo, trataban de derrocar a la joven Revolución en el poder.

La medianoche del 29 de noviembre de 1960 fue testigo de la caída en combate de aquel maduro joven de 30 años, quien ofrendó su vida muy cerca del cruce de las carreteras de Trinidad a Cienfuegos con la de Topes de Collantes, en la entonces provincia de Las Villas, al participar en un cerco tendido a un grupo de contrarrevolucionarios.

Siguiendo el pensamiento de Fidel de que “donde cae un héroe nace un pueblo”, se levanta la comunidad que lleva por nombre Manuel Piti Fajardo, de quien el líder histórico de la Revolución en la despedida del duelo aseveró: “(…) te ganaste el cariño eterno de tu pueblo, de la generación presente y de las generaciones venideras”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *