Retoños del canto y la danza

Como cada año, la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona, de Sancti Spíritus, acogió a niños ávidos de conocer sobre el fascinante mundo artístico

sancti spiritus, cultura, Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona, danza, musica
La profesora Dianelys Hernández guio las voces de los infantes durante los talleres de coro. (Foto: Tomada del perfil de Facebook de Enseñanza artística)

Mucho antes de llegar al salón, la pequeña de seis años Carol Grisel Madrigal Mesa baila. Mueve los pies sin parar. Un tutú rosado hace que los pasos resulten más elegantes. Miradas cómplices aprueban cada gesto. Ella no se detiene, siente un cosquilleo que le sube por todo el cuerpo y solo se aquieta cuando cada músculo se tuerce al ritmo de los compases.

“Quiero aprender ballet como mi mamá. Me gusta ser bailarina y siento mucho orgullo cada vez que bailo”, le cuenta a esta reportera más con los ojos negros inmensos que con las palabras que deja escapar con timidez.

Ese anhelo ha sido su pretexto para romper el sueño mañanero de estas primeras semanas del actual período estival. Junto a otros 20 niños y niñas ha llegado hasta la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona, de Sancti Spíritus, a fin de conocer ritmos y pasos.

Y es que, como cada año, el único plantel perteneciente a la Enseñanza Artística en la provincia ha abierto sus puertas con propuestas interesantes a través de talleres, que esta vez tuvieron sus particularidades, en consonancia con el complejo contexto que vive Cuba, como el resto del orbe, donde no se permite ni un solo descuido que genere el rebrote de la COVID-19.

“De acuerdo con el Centro Nacional de Escuelas de Arte (Cneart), solo pudimos admitir dos grupos con 10 estudiantes cada uno para evitar que en los salones existieran  aglomeraciones. La idea de estas propuestas es ir visualizando quiénes pudieran ser nuestros alumnos cuando tengan la edad con la que se ingresa en nuestra especialidad”, explica Aylem Priedes Diago, profesora de Danza y Bailes Folclóricos en el plantel.

Es por ello que no resulta una novedad que la mayoría de quienes apuestan por esas opciones tengan muy poca edad. Joibel David Carbonel León, quien cursa el primer grado en la escuela primaria Julio Antonio Mella, de la ciudad del Yayabo, es uno de los más entusiastas.

“Me enseñaron muchas cosas. Ya sé bailar cumbia. La maestra es muy buena. Ahora me toca practicar en la casa para que no se me olvide nada”, refiere mientras acompaña las palabras con el movimiento que antes desconocía.

AFINACIONES VOCALES

A la par de los movimientos, por los pasillos de la Lecuona se escuchan también voces de otro colectivo infantil. Siguen cada nota del piano que marca el ritmo y la orden de la profesora.

“Por la situación del país los talleres de música se organizaron para los niños del municipio espirituano que aprobaron las pruebas de musicalidad y quedaron pendientes a la siguiente fase para determinar quiénes ingresarán a la escuela. Esa última selección se realizará en el mes de septiembre, tras el reinicio del curso escolar”, refiere Elianne Ferrer Orsini, jefa de departamento de esa especialidad en el centro.

Lamentablemente, no todos los educandos convocados asistieron. Pero se trabajó con mucha entrega con quienes sí se motivaron. Trabajaron según el grado que cursan, divididos en dos grupos bajo los saberes de las experimentadas profesoras Marlene Vega y Dianelys Hernández.

“Desde el principio explicamos que no era una preparación para las pruebas, sino unos talleres de canto que les brindaron herramientas para su futura preparación”, acotó.

Justamente, la despedida de los talleres de música y danza hicieron que la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona, de Sancti Spíritus se convirtiera en un gran escenario. Movimientos y voces sincronizados se robaron las ovaciones de padres y maestros, incluso hasta lágrimas dejaron escapar los más emocionados. Mientras, los pequeños protagonistas no han dejado de sonreír, como lo muestran Carol Grisel y Joibel David, dos enamorados desde la inocencia con el fascinante mundo de la danza, canteras ambos del futuro artístico profesional de nuestra provincia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *