Trabajadores del deporte trastocan su rutina

Unos 470 profesores de los combinados deportivos y del Centro de Medicina Deportiva están a disposición de los Consejos de Defensa Municipales

El receso deportivo se aprovecha para revitalizar el estadio José Antonio Huelga.
El receso deportivo se aprovecha para revitalizar el estadio José Antonio Huelga.

Además de cambiar su tradicional indumentaria, los trabajadores del deporte en la provincia trastocan sus rutinas y aportan en otras labores ahora que el país tiene paralizada casi en su totalidad la práctica oficial del ejercicio físico y la celebración de eventos a causa de la COVID 19.

 En lugar de los entrenamientos, los torneos habituales o las clases, unos 470 profesores de los combinados deportivos y del Centro de Medicina Deportiva están a disposición de los Consejos de Defensa Municipales para apoyar al personal de la salud en las pesquisas activas en busca de síntomas de la enfermedad.

 Laidalí Santana, directora del Inder en la provincia, agregó que otro grupo se suma a la campaña de fumigación contra el Aedes aegypti, mientras cerca de 80 se han vinculado al Sistema de Atención a la Familia (SAF) para llevar los alimentos hasta las viviendas de personas vulnerables, o hacen funciones de mensajería para la compra de la canasta básica.

Otro batallón lucha junto a los agentes del orden público para intentar ganar uno de los combates más difíciles en tiempo del nuevo coronavirus: organizar las colas en los centros comerciales, en tanto, un número más reducido apoya la atención que se brinda a las personas que permanecen en los centros de aislamiento.

Y como todas las instalaciones deportivas están cerradas, el tiempo se aprovecha en labores útiles como el mantenimiento, higienización o desinfección de los gimnasios de cultura física u otros bajo techo donde se practican varias disciplinas.

“Con el accionar de los trabajadores de cada lugar se realizan labores de remozamiento en los estadios de béisbol de las cabeceras municipales, así como en los terrenos de fútbol y otros donde las condiciones lo permitan”.

 Ejemplificó que el impase deportivo se aprovecha para revitalizar el estadio José Antonio Huelga y la EIDE Lino Salabarría. “Ahí tenemos una brigada de la Empresa Provincial de Aseguramiento al Sector Educacional, sobre todo en la escuela que es sometida a una reparación capital, prevista desde antes del nuevo coronavirus, labores a los que se suman los propios trabajadores del centro docente”.

Como parte de las medidas laborales, 2 199 integrantes del organismo se mantienen trabajando a distancia, pues no se ha detenido todo lo concerniente a la documentación, la estadística y la información.

 La directora refirió que, al igual que el sistema educacional, el deporte espirituano se prepara para el reinicio del curso escolar.  “En el caso de la Escuela para Profesores de Educación Física, cuando se decida el reinicio los estudiantes de primer y segundo años van a tener tres semanas de actividades de consolidación de los contenidos y a continuación dos tareas integradoras para la evaluación final, mientras los de tercer año en ese propio lapso se prepararán junto a sus tutores para la realización del ejercicio final que representa su culminación de estudios”.

 Aclaró que, pese a la parada, se sigue trabajando en el proceso de matrícula a los centros de alto rendimiento y en particular la EIDE. Referente a ello explicó que se han buscado otras variantes ante la imposibilidad de realizar las pruebas que por este tiempo cada año se efectuaban para definir posibles ingresos, y la suspensión de los Juegos Escolares Nacionales.

“Para el conocido proceso de entrega pedagógica se realizan despachos con cada uno de los comisionados y entrenadores para definir la matrícula sobre la base del listado de los estudiantes que eran perspectiva inmediata y medirles el vencimiento de los objetivos hasta el momento en que todo se detuvo, y las secretarías docentes laboran en el proceso natural de altas y bajas de ese centro, lo cual se informará cuando se reinicie el curso escolar y se consolide toda la información”.

Desde el Grupo Temporal que dirige, se chequea el accionar de un movimiento que, aunque más tranquilo, no ha dejado de estar activo. “Por razones propias de nuestra actividad, unos 152 trabajadores permanecen en sus puestos, lo mismo aquí en la Dirección Provincial que en las municipales monitoreando el cumplimiento de todo lo dispuesto y estamos al tanto de los 27 colaboradores que cumplen misión en el exterior, 18 de ellos en Venezuela.

 “Hemos indicado a los comisionados que junto a los entrenadores mantengan la más estrecha comunicación con los atletas para que realicen el entrenamiento en casa mediante tareas específicas que puedan realizarse en las actuales circunstancias”, concluyó Laidalí Santana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *