Trabajadores espirituanos de Frutas Selectas expresan devoción a Martí

Los trabajadores de la Empresa Frutas Selectas Sancti Spíritus manifestaron su fervor martiano frente a los vandálicos que intentaron mancillar la figura del Apóstol en La Habana en días pasados

sancti spiritus, frutas selectas, jose marti
Los trabajadores de Frutas Selectas reunidos en el nombrado Rincón Martiano. (Foto: Foto: Víctor Llerandi Dorta Fadraga)

En la mañana de este miércoles, el colectivo laboral de la Empresa Frutas Selectas Sancti Spíritus condenó los hechos vandálicos cometidos por dos ciudadanos el pasado primero de enero en La Habana contra bustos y tarjas de José Martí, Apóstol de la independencia de Cuba. 

La actividad se inició con un tributo de recordación al máximo inspirador de Fidel Castro en su lucha por la segunda independencia de Cuba, con la colocación por dos trabajadores destacados del centro de una ofrenda floral junto al busto de Martí en ocasión de cumplirse el próximo 28 de enero el aniversario 167 de su natalicio. 

A continuación, otros miembros del colectivo desfilaron ante la tribuna para declamar frases y sentencias martianas alegóricas al patriotismo del pueblo cubano y su carácter internacionalista, latinoamericanista e integrador que nos caracteriza como nación y nacionalidad.

Al dirigirse a los presentes, Miosotis Alfonso, secretaria de la Sección Sindical de la empresa, aludió a sus positivos resultados económicos y apuntó que esta actividad de reafirmación revolucionaria sirve a los objetivos productivos del centro, que acaba de implantar un récord al superar en el 2019 con 17 millones de pesos, los 15 millones obtenidos en el 2018.

Al pronunciar las palabras centrales, William Reyes, trabajador de la entidad, reseñó brevemente la vida y la obra de José Martí, el alumno más devoto y brillante de Simón Bolívar en este continente, quien hizo de su lucha y su accionar teórico y práctico una guía insustituible en el camino hacia la emancipación verdadera e integración de los pueblos de este continente, sin las malsanas influencias de las oligarquías nacionales y el imperialismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *