Turismo espirituano aprovecha la pausa impuesta por la COVID-19

Además de las habitaciones, los beneficios se extienden a todas las áreas de prestación de servicios. (Foto: Escambray)

Mejoras importantes al producto turístico en la red hotelera y extrahotelera de la provincia de Sancti Spíritus se ejecutan durante esta etapa en la que el nuevo coronavirus obliga a visitantes nacionales y extranjeros a un necesario aislamiento, hasta tanto no existan riesgos epidemiológicos en el país.

El delegado del Ministerio del Turismo (Mintur) en el territorio espirituano, Reiner Rendón Fernández, aseveró que, con el personal indispensable de cada colectivo y el cumplimiento de las medidas para su protección, se definió un amplio plan de reparación y mantenimiento que ha permitido acometer acciones que por su envergadura implicaban un cierre parcial de las instalaciones.

“De las 213 habitaciones fuera de orden, ya se han recuperado 53, distribuidas en la mayoría de los centros turísticos de la provincia y las seis instalaciones de campismo y el resto deben quedar listas para fines de julio, en las cuales se trabaja en las redes hidrosanitarias, en el resane y pintura, y se sustituyen los equipos de clima”.

A partir del próximo mes, precisó Rendón Fernández, deben incorporarse a este programa de mejoras los hoteles Zaza, en la capital espirituana, y Las Cuevas, en la Ciudad Museo del Caribe. En el primero se beneficiarán 20 habitaciones y 10 en la emblemática instalación trinitaria, lo cual permitirá elevar los estándares de calidad en el alojamiento.

Acerca de los centros emplazados en la península de Ancón, el Delegado del Mintur en Sancti Spíritus reconoció el avance de estas labores, especialmente en los hoteles Village Costasur y Memories Trinidad del Mar, con todas sus capacidades en óptimas condiciones y, en el caso del Ancón, con más habitaciones afectadas, se trabaja actualmente en 44 de ellas.

En la Villa de Recreo Ma Dolores el directivo resaltó el impacto de las mejoras con la recuperación de 20 habitaciones tras la instalación de un hidroneumático para aumentar la presión de agua, además de otras acciones en el área del ranchón, la piscina y otros servicios.

“Pero las acciones no solo se concentran en las habitaciones, los beneficios se extienden a todas las áreas de prestación de servicios, lo que nos coloca en una situación muy favorable cuando se reinicie la operación turística” apuntó Rendón Fernández.

El Grupo Extrahotelero Palmares, que en tiempos de la COVID-19 no ha dejado de prestar servicios con la modalidad de entregas de alimentos a domicilio, también retoca sus instalaciones, con acciones más profundas en la taberna La Canchánchara y el restaurante Manaca Iznaga, específicamente en las cubiertas.

Otras entidades de apoyo a la actividad turística mantienen su vitalidad, como la marina Marlin, que presta atención al mantenimiento de sus embarcaciones y Transtur que asegura un alto coeficiente de disponibilidad técnica de ómnibus y carros de renta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *