Cuba desarrolla cinco modelos de ventiladores pulmonares (+video)

Solo el motor eléctrico y los sensores han sido comprados en el exterior, el resto de los componentes son de fabricación cubana

cuba, respirador artificial, salud publica, neurociencias
Respirador artificial cubano. (Foto: Tomada de youtube)

El Grupo de la Industria Electrónica, la Informática, la Automatización y las Comunicaciones de Cuba GELECT desarrolla cinco prototipos de respiradores artificiales, que serán evaluados por Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos.

Entre febrero y marzo de 2020 inició el estudio sobre las partes esenciales de los respiradores artificiales y se elaboraron piezas de los equipos, informó Vicente de la O Levy, presidente de Gelect.

De acuerdo con el especialista, en la producción interviene un equipo multidisciplinario de desarrollo, compuesto por profesionales de alto nivel de Terapia intensiva; y profesores y estudiantes de la Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría, la Universidad de La Habana y el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

En estos casos, precisa, que solo el motor eléctrico y los sensores han sido comprados en el exterior, el resto de los componentes son de fabricación cubana.

El año pasado el gobierno cubano intentó comprar ventiladores pulmonares a las empresas suizas IMT Medial AG y Acutronic, pero en abril esas compañías fueron adquiridas por propietarios estadounidenses, quienes suspendieron la relaciones comerciales debido a las restricciones del bloqueo.

En julio del año pasado Cuba anunció que podría contar con los primeros 500 ventiladores pulmonares propios de emergencia contra la COVID-19. Se trataba de un equipo, fabricado en tres meses, que además de ofrecer ventilación asistida, era capaz de medir el oxígeno y tenía un alto rango de soporte con baterías, sin necesidad de depender de electricidad, informó el periódico Granma.

La entidad trabaja en el desarrollo de un tercer ventilador pulmonar de altas prestaciones, para aplicarse en las unidades de cuidados intensivos en pacientes graves y críticos con la COVID-19, o que presentan otras complicaciones de diversa índole.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *