Final beisbolera: ¿a la vista?

El calendario de la finalísima vuelve a estar en manos de la COVID-19, causante de este inusual alargamiento del principal evento deportivo cubano

La afición espera es que el play off pendiente cierre por todo lo alto y manifieste similar intensidad a las fases precedentes. (Foto: Oscar Alfonso)
La afición espera es que el play off pendiente cierre por todo lo alto y manifieste similar intensidad a las fases precedentes. (Foto: Oscar Alfonso)

Aunque no se avista aún la fecha de cierre, la Serie Nacional de Béisbol en su versión 60, la más larga de la historia, tiene al menos definida su final por el título y eso es ya bastante, tras casi ocho meses de duro bregar, de ellos cerca de dos en postemporada.

El calendario de la finalísima vuelve a estar en manos de la COVID-19, causante de este inusual alargamiento del principal evento deportivo cubano. Ahora el coronavirus la emprendió contra Granma que vive el mismo estrés y el mismo compás de espera sufridos en su momento por la mayoría de los elencos enrolados en los play off.

 Mas, hay que esperar, porque la pandemia dicta las reglas por encima de voluntades y entusiasmos y hasta de calendarios, ahora que Cuba tiene delante la Copa del Béisbol del Caribe, en abril próximo, antesala del preolímpico hacia Tokio en junio.

De momento, es un suceso, entonces, que al menos ya esté definida la finalísima entre Granma y Matanzas, un duelo inédito en nuestros clásicos nacionales y que se avizora electrizante por la forma en que han jugado ambos equipos, aunque ahora hay que ver cómo libran los Alazanes esta cruzada, de la que hasta ahora ningún afectado ha salido airoso.

COVID-19 aparte, los bicampeones nacionales ya descansaban hacía rato (más de 20 días), desde que lograron su boleto ante Pinar del Río, pero este, ya se sabe, no es un asueto normal.

 Lo cierto es que luego de la más reciente semifinal, trepidante y emotiva, lo menos que la afición espera es que el play off pendiente cierre por todo lo alto una campaña tan enrevesada como esta.

 Veamos, en papeles, las opciones de cada uno. Granma llega a esa instancia tras mostrar el desempeño más estable de todos los elencos desde el inicio de la contienda, resultado al margen de que en más de una ocasión le faltara parte de sus piezas claves.

Así enfrentó unos reñidos cuartos de final ante Industriales que le dio batalla en cinco juegos, luego de ganarle el inicial. Luego transitó con más dominio la etapa semifinal ante Pinar del Río para agenciarse, sin mayores aspavientos, uno de los boletos finalistas.

 Además del desempeño colectivo, los Alazanes tuvieron una garantía de victoria y un líder natural desde el box: Lázaro Blanco. Y esta debe ser otra de sus cartas para el empeño que le resta, junto a otros que le han respondido con creces en la rotación del pitcheo y bateadores eficientes.

Lo de Matanzas fue categórico. Primero barrió y rápido a un Cienfuegos maltrecho en cuartos de final. Después mostró toda su fuerza de equipo grande cuando protagonizó una épica remontada vs. Las Tunas, tras iniciar perdiendo los dos primeros partidos, con un desempeño deficiente, sobre todo en la defensa.

Y ahí mostró todo el carácter del campeón para realizar una hombrada que solo tuvo un precedente similar hace 20 años. No fue que Las Tunas bajara su guardia, pues en verdad luchó y duro en todos los encuentros restantes, incluido el sexto, al margen del incidente provocado por Héctor Castillo con su desafiante, agresivo e innecesario deslizamiento en segunda base, que derivó en una riña colectiva, hecho que deslució el cierre de la semifinal, pero no la invalidó en cuanto a rivalidad.

Fue que Matanzas se le abalanzó con fuerza felina y no lo dejó respirar. Y como una de sus inspiraciones tuvo a Yadir Drake que, luego de tomar un segundo aire, bateó en momentos claves y fue efusivo en el terreno, algo que armoniza con la proyección de un elenco que apuesta a la agresividad sobre la base y el juego activo para ganar. Lástima que se enroló también en la bronca y ahora no estará en el juego inicial de la finalísima, lo mismo que Joel Suárez, paño de lágrimas de los yumurinos.

Para remontar, Ferrer debió mover sus piezas como un buen ajedrecista: cambió turnos al bate, sentó y reforzó la defensa… Y ahí encontró la llave del cuadro: Yadil Mujica, que también regresó de “otro béisbol” —como Drake—, quien resultó eficiente en tercera y bateó todo cuanto quiso. 

Será una final de directores avezados, marcados por la experiencia de saber ganar finales. Carlos Martí lo hizo dos veces seguidas, la última de ellas en 2018, mientras Armando Ferrer le encontró las cosquillas ganadoras a un Matanzas que pasó tiempos merodeando el título hasta lograrlo el pasado año.

Tiene el actual campeón, quizás, una ventaja. Ha sido, hasta ahora, uno de los equipos más sanos de la serie, al menos no se ha contagiado con la COVID-19, razón de peso para que extreme sus cuidados y llegue con buena salud a la final.

Ojalá no sea la pandemia quien decida la suerte de la contienda que ya bastante tiene con supeditar el calendario a sus garras. Mas mientras llega el play off final en la burbuja del Huelga, la Comisión Nacional atizó los ánimos y la polémica al dar  a conocer la preselección de cara a los eventos que se avecinan, como para que la pelota ocupe mentes y bocas.

6 comentarios

  1. Buenas tardes queridos paisanos.
    No pretendo entrar en contradicción con los colegas que han comentado en este escrito de Elsa, sus preocupaciones y desacuerdos con la realización en nuestra provincia de la final de la serie 60 de la pelota cubana, pero me siento en el deber de aclarar que, al igual que Sancti Spiritus, las demás provincias de País confrontan problemas con los niveles de contagio que están alcanzando de covid 19 e incluso, algunas de ellas con tendencias a que en breves días pueden alcanzar niveles mas graves que los que hoy muestra nuestra querida provincia, por lo tanto, la opción mas confiable, ya validada con creces, para realizar la subserie final, habiendo demostrado que posee infraestructura y logística en general para celebrar este tipo de evento, nos guste o no, en justamente Sancti Spíritus, provincia que ha demostrado capacidad organizativa para compromisos deportivos de carácter nacional aun y cuando existen condiciones complejas y adversas y aparte, no podemos atribuirle responsabilidad a las celebraciones de las subseries de cuarto y semifinal de la actual serie Nacional en Sancti Spiritus, en la problemática que hoy confronta nuestra provincia con el coronavirus, en todo caso debemos dignificar el esmerado trabajo organizativo y sistémico desempeñado por la autoridades del Inder y del Gobierno para que en circunstancias tan difícil la 60 serie nacional no deje de darle el merecido espectáculo que merece la afición de las provincias que optan por el campeonato y en general la afición beisbolera de todo nuestro país que disfruta con creces de nuestro pasatiempo nacional.

  2. Querida Elsa.

    Aprovecho este articulo para felicitarte por haber sido nuevamente merecedores del Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez, cuyo reconocimiento hace justicia a una profesional como tu que durante muchos años y a cambio de muchos sacrificios, se entrega sin vacilaciones y limitaciones al importante objetivo de mantener informado a nuestro pueblo en los temas deportivos y en muchos otros temas de interés provincial y nacional.

    Termino expresándote que para mi eres una verdadera guerrera en el ejercicio del periodismo escrito, radial y televisivo.

    Un fuerte abrazo,

    Omar Alvarez.

  3. Estimada periodista Elsa , creo que con lo crítica que es usted debiera enfocar su comentario sobre la desatinada desición del INDER y la CNB de celebrar la final de la SNB poniendo en peligro la estabilidad epidemiologica de la provincia celebrando este evento que en la etapa epidémica no están permitidos según protocolos previamente establecidos , los Espirituanos estamos acostumbrados a leer sus escritos por la sensatez de los mismos , creo que en nuestra provincia a todos los niveles se le debe exigir a las máximas autoridades reevaluar esa desición de los directivos de la pelota y el
    INDER ,creo que existen provincias con mejor estabilidad e instalaciones y ya que la etapa en que se encuentra no importa puede ser otra cualquiera ,incluso laisms capital.
    Gracias y disculpe.

  4. Saludos
    Mis respetos para la estelar periodista Elsa Ramos premiada recientemente con el premio nacional de periodismo , realmente y particularmente debiera escribir sobre quién perdió ahora la percepción de riesgo de enfermar de Covid ,al INDER ,a la CNB ó a las autoridades espirituanas por aceptar una ves más por la celebración en etapa epidenica de este evento.
    Ah y me gusta el béisbol , pero no apruebo está desición.
    Gracias

  5. Saludos
    El único ganador de la serie 60 es el Covid – 19 , pienso que es muy poco sensata la celebración de tamaño evento en estos momentos con tan elevados índices de contagiosidad en una provincia en fase de trasmisión autóctona limitada en etapa epidémica, realmente lo que debió valorar y decidir la CNB y el INDER no es donde celebrar la final , sino terminar este desatinado evento prohibido celebrarce según los protocolos escritos para el control de epidemias .
    Se debió valorar en este año tan atípico coronar a dos campiones y un tercer lugar y terminar de gastar recursos innecesarios en estos tiempos , es hora de que el INDER y la CNB piensen como país y pongan los oídos en el suelo .
    Gracias.

  6. Elsa estimada. Al visibilizar las deudas del INDER con las instalaciones de ISLAZUL en Sancti Spiritus. Usted ayudó a qué saldara en parte ese adeudo. Ahora la pregunta Usted cree que en la situación epidemiológica que tiene Sancti Spiritus. Sea la sede óptima para la gran final de la serie 60 de Béisbol ???. Una provincia que hoy es el tercer lugar en contagio. Puede ser considerada burbuja ???

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *