Justicia resulta clave en transformaciones que vive Cuba

El primer ministro de Cuba, Manuel Marrero, exaltó la importancia del sector jurídico cuando el país está inmerso en la implementación de la Constitución y las transformaciones al modelo económico y social

Manuel Marrero Cruz,  instó al “gran ejército” de juristas cubanos a continuar preparándose y superándose constantemente. (Foto: Estudios Revolución)
Manuel Marrero Cruz instó al “gran ejército” de juristas cubanos a continuar preparándose y superándose constantemente. (Foto: Estudios Revolución)

Signado por el deber ineludible de trabajar bien, cualquiera sea el escenario de desempeño, transcurrió en la mañana de este viernes el profundo, crítico y enriquecedor debate que presidió el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, y sirvió de colofón a un año de intenso trabajo en el Ministerio de Justicia.

Es la manera de hacer que debe caracterizar y guiar el actuar cotidiano de un organismo que, consideró Marrero Cruz, resulta clave en las profundas transformaciones que se llevan a cabo en estos momentos en el país. La labor jurídica, dijo, constituye el cimiento, el timón, la base, la coraza que permitirá un mejor respaldo de estas acciones.

Tras los muchos retos que corresponde superar al sector, destacó la importancia de que el “gran ejército” de juristas cubanos continúe preparándose y superándose constantemente, para consolidar el verdadero papel que en cada lugar les corresponde.

El jurista tiene que dar su opinión, orientar, reflexionar, guiar a la dirección y alertarla sobre los mejores modos de hacer, reflexionó. “Ese es el jurista que queremos, que constantemente busque soluciones y que no permita violaciones en su entidad.”

Entre otros temas de vital prioridad para el sector, el Primer Ministro insistió en la responsabilidad de defender la Constitución de la República y darle seguimiento a su implementación, sin permitir la violación de ninguno de sus aspectos. De igual manera, precisó, se debe trabajar bajo el concepto de que el cumplimiento del cronograma legislativo es sagrado; velar por su calidad es responsabilidad de todos.

“El gran reto está en legislar en correspondencia con los tiempos que estamos viviendo”, valoró.

El fortalecimiento del derecho mercantil; el perfeccionamiento de la contratación económica; la necesidad de continuar avanzando en la inscripción del patrimonio; fomentar una mayor cultura jurídica entre la población; y la prioridad con que se debe trabajar de conjunto con la academia, fueron también aspectos comentados por el Primer Ministro durante su abarcadora intervención.

En sus palabras subrayó, además, la importancia de seguir ofreciendo oportunidades de desarrollo y protagonismo a los profesionales más jóvenes, quienes “tienen un papel muy importante en esta transformación de generaciones y sobre todo en garantizar una continuidad”.

Y en ese afán porque prime la juventud, pues a ella corresponde el futuro de la Patria, quienes “tenemos un poco más de juventud acumulada,  tenemos que tener juventud en la mente y pensar como jóvenes; porque pensar como jóvenes es pensar como revolucionarios, pensar como revolucionarios es la insatisfacción constante con lo que estamos haciendo, la necesidad de hacer más, de transformar no pensando en mí, sino pensando en los demás, pensando a qué nos debemos”, valoró el Primer Ministro.

“Eso es lo que pedimos a la juventud y a todos los juristas cubanos”, concluyó.

LA ACTIVIDAD JURÍDICA Y SU CONTINUO APRENDIZAJE

Conscientes de los muchos problemas que todavía subsisten en el sector, y seguros de la capacidad para resolverlos y hacer las cosas bien, durante la sesión de trabajo se abordaron aspectos vitales para lograr un mejor desempeño del sector como la necesidad de perfeccionar los procesos; organizar cada vez mejor el trabajo en los diversos ámbitos; ser más eficientes; eliminar toda burocracia; y desempeñarse con intensidad para que las diferentes políticas y normas se presenten en tiempo y con calidad.

Varias intervenciones se refirieron a la prioridad con que se debe trabajar para solucionar deficiencias subjetivas que todavía opacan la importante labor que desde este sector se realiza y tienen que ver, en primer lugar, con la insensibilidad que pueda mostrar determinado funcionario ante el problema de un ciudadano.

Acerca de la impostergable informatización de procesos y el empleo de la ciencia para buscar respuestas a muchos de los problemas que aún caracterizan al sector, se debatió ampliamente también en la mañana de este viernes. Ambos fueron reconocidos como dos aspectos esenciales para perfeccionar la actividad jurídica en el país; no obstante, aun cuando se ha avanzado en ellos y se continúan buscando las mejores soluciones, queda mucho por hacer todavía.

A los aciertos y desaciertos que caracterizaron la gestión de este Ministerio en el pasado año, se refirió en varios momentos del intercambio del titular de Justicia, Oscar Silvera Martínez, quien consideró esencial para el desempeño de la actividad la gestión de la política de cuadros y de los recursos humanos.

Ese tema, dijo, aun cuando se ha logrado un completamiento de más del 89% de la plantilla en las diferentes estructuras del sistema, no es un asunto meramente cuantitativo. Resulta esencial, comentó, la manera en que gestionemos esos asuntos, en los cuales es primordial llevar a cabo una rigurosa captación, selección y preparación del personal.

“Sigue siendo indispensable contar con trabajadores, especialistas y cuadros preparados técnica y jurídicamente, con una amplia cultura general integral, que a su vez posean sólidos valores: la sensibilidad, la profesionalidad y la decencia, de manera que mantengan un comportamiento ético a ´prueba de balas´ y no haya espacio a la corrupción, al favoritismo, al amiguismo”, reflexionó Silvera Martínez.

El aprendizaje –reconoció-, tiene que ser permanente y continuo, para lo cual es vital “decirnos claramente los problemas, identificarlos bien y después concentrarnos en su solución”.

Y justamente porque los servidores públicos se deben al pueblo, el Ministro de Justicia enfatizó durante sus palabras en la importancia de que los trabajadores del sistema tengan la capacidad de escuchar a la población, de explicar, de desempeñarse en el ánimo de resolver  los problemas, no de complejizarlos. “Quien no venga aquí con ese deseo y ese desempeño diario de trabajar bien, de tratar bien a los demás, está en el lugar equivocado.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *