Los cubanos sienten gran amor por los animales (+fotos y video)

Asegura el experimentado médico veterinario Vicente Méndez, quien reflexiona sobre el decreto-ley de bienestar animal, aprobado este viernes por el Consejo de Estado

Vicente Méndez ha dedicado toda una vida a la veterinaria. (Fotos: Vicente Brito / Escambray)
Vicente Méndez ha dedicado toda una vida a la veterinaria. (Fotos: Vicente Brito / Escambray)

Una paloma cae herida de muerte en las márgenes del río Yayabo por un perdigón asesino… Aquel caballo flacucho —jadeante, sudoroso y lacerado por las llagas del aparejo— casi se desploma sobre el pavimento mientras su dueño lo golpea bestialmente porque ya no puede con la carga… Un perro de pelea, con un bozal endeble, gruñe, le enseña los colmillos a cualquier transeúnte y luego se dispara tras un pequeño Sato que, segundos después, sucumbe entre sus poderosas mandíbulas.

Solo tres escenas lamentablemente cotidianas de maltrato, un entuerto humano que en intenta corregir el bien esperado decreto-ley cubano de bienestar animal, aprobado este viernes por el Consejo de Estado.

“Ese documento tiene una máxima importancia porque el pueblo cubano siente un gran amor por los animales, la mayoría de las personas son muy sensibles, tanto a los afectivos como a los domésticos. Esta norma es necesaria para regular los malos comportamientos, el maltrato. A pesar de toda la cultura que tiene el país hemos sido morosos porque ya este tipo de legislación existe en muchas naciones”, comenta a Escambray el médico veterinario Vicente Méndez García, máster en Medicina Preventiva.

En Sancti Spíritus, ¿qué animales considera necesitan más de esta protección legal?

“Los maltratos los tenemos ahí a la vista de forma diaria, en los propios coches: el abuso no es solo darle golpes al caballo, también se maltrata cuando lo utilizan demasiadas horas, cuando no le dan agua y come poco.

Los maltratos los tenemos ahí a la vista de forma diaria, en los propios coches, asegura Vicente. (Foto: Joan Pérez)
Los maltratos los tenemos ahí a la vista de forma diaria, en los propios coches, asegura Vicente. (Foto: Yoan Pérez)

“Igualmente se ven perros callejeros. Aquí existe un asilo canino, pero dicen que no está cumpliendo con sus funciones. En el caso de los perros, gatos, aves ornamentales, muchas personas los tienen y los aman, los consideran como a un miembro más de la familia, todo el mundo corre a buscar ayuda con el veterinario y en casa se preocupan cuando hay alguna enfermedad, en particular los niños, que no comprenden su muerte”.

¿Cómo valora la asistencia veterinaria en esta área en el territorio?

“Veo a los veterinarios que se dedican a la atención de los animales afectivos como profesionales especialmente preparados para esta actividad, pues conocen a lo que se enfrentan y son quienes más se aproximan al trabajo del médico humano porque su contacto no es solo con el animal, sino también con su dueño.

“Todavía existen dificultades para prestar el servicio en las clínicas veterinarias, la aprobación del trabajo por cuenta propia es muy bueno porque actualmente el servicio estatal no da abasto, aquí mismo en la ciudad espirituana son muchos pacientes caninos. Tampoco existen todos los recursos, faltan medicamentos, medios diagnósticos. Tenemos que aspirar a tener clínicas con los recursos que necesitan para que las cosas no sean a medias.

Ahora lo importante es que esta ley se aplique y solucione los problemas que existen, considera Vicente. (Foto: Joan Pérez / Escambray)
Ahora lo importante es que esta ley se aplique y solucione los problemas que existen, considera Vicente. (Foto: Yoan Pérez / Escambray)

“Esto es un reclamo no de los veterinarios para buscarse trabajo, sino de los dueños de los animales que buscan una solución. La legislación debe contemplar también los animales productivos, pero ahí la situación es diferente porque los propietarios de estos conocen las normas de alimentación y sanidad y deben aplicarlas si quieren tener resultados. Ahora lo importante es que esta ley se aplique y solucione los problemas que existen”.

El también especialista en Anatomía Patológica Veterinaria y profesor auxiliar en la Facultad de Ciencias Agropecuarias en la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez ha dedicado 40 años a este quehacer, primero en el Laboratorio Provincial de Diagnóstico y después desde su labor docente.

En ese lapso ha desarrollado múltiples investigaciones — relacionadas fundamentalmente con el reporte de enfermedades de diferentes especies, así como la utilización de suplementos alimentarios en la avicultura y la acuicultura—, con algunas de las cuales ha merecido varios premios de la Academia de Ciencias en la provincia y ha participado en 26 congresos nacionales e internacionales.

Desde el 2012 coordina un convenio de colaboración entre la Universidad y la empresa española Catalysis, gracias al cual ha recibido unas 10 toneladas de suplementos nutricionales e inmunomoduladores para animales: alrededor del 30 por ciento se utiliza para investigaciones y el resto se entrega como donativo de forma gratuita con fines productivos a entidades estatales y personas naturales que lo necesiten.

“La Universidad cuenta con varios grupos de trabajo para hacer las investigaciones y les damos a ellos los resultados. La principal beneficiaria de estos productos aquí ha sido la Empresa Avícola. También los hemos enviado a otras provincias. El trabajo conjunto además ha propiciado la visibilidad de nuestra institución porque somos los únicos que recibimos estos productos en Cuba y gracias a eso mantenemos relaciones con los institutos de Oncología, de investigaciones avícolas y porcinas, y el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, entre otros que avalan nuestras investigaciones”.

Hoy algunos de esos suplementos permanecen en el almacén porque no existen vías adecuadas para distribuirlos, sobre todo los destinados a mascotas, muchos de los cuales aún resultan desconocidos y podrían utilizarse en animales obesos, ancianos, diabéticos, con moquillo canino, entre otros padecimientos.

El timo bovino es una materia prima fundamental para fabricar la Biomodulina T.
El timo bovino es una materia prima fundamental para fabricar la Biomodulina T.

Siempre presto a aportar, Vicente Méndez desarrolló más recientemente una contribución sencilla, pero de notable importancia en la muy peculiar batalla cubana contra la COVID-19 al liderar en el matadero Víctor Ibarra el entrenamiento para extraer el timo bovino, un componente imprescindible para fabricar el medicamento llamado Biomodulina T, uno de los productos cubanos utilizados para el tratamiento de esta enfermedad, fundamentalmente en personas de la tercera edad.

“En el matadero no había suficiente entrenamiento para identificar este órgano y extraerlo con suficiente rapidez sin un retardo en la línea de producción. Entonces solicitaron nuestra colaboración y, de conjunto con los médicos veterinarios de allí, comenzamos a practicar su extracción para enviarlo al Centro Nacional de Biopreparados, donde se fabrica la Biomodulina. El extracto de timo bovino en el mundo se cotiza entre 150 y 200 dólares el kilogramo. En este empeño se logró integrar la colaboración de varios centros. Nuestro trabajo fue modesto si se compara con los que descubrieron y elaboran este importante medicamento”.

El profesor Vicente Méndez junto a veterinarias del matadero Víctor Ibarra.
El profesor Vicente Méndez junto a veterinarias del matadero Víctor Ibarra.

4 comentarios

  1. …Lo que hace falta es que se aplique de verdad la ley y q no de quede en solo palabras y a los q abusan de los animales sean sancionados severamente ..

  2. Gracias profesor por darle voz a lo animalitos, que no la tienen y ojala esta ley nos ayude a ser mas humanos protegiendo aquellos que no puden defenderse por ellos mismos.Resulta despreciable ver como maltratan a los caballos por quienes se alimentan del trabajo de ellos mostrando que son verdaderas bestias malagradecidas o hechan a pelear hasta la muerte a perros y gallos por entretenimiento y lucro personal..Toda vida merece respeto

    • Hola. Saludos al profesor x sus horas y dedicación al forista José Luis que respeto su opinión y creo que es muy acertada. Pero tenemos que ser realistas.Cuba siempre fue de pareas de caballo ,peleas de gallos y hace unos años empezó a aparecer las religiones que todos sabemos que no se podía hablar ni mentar a Dios ni ideales parecidos que ahora le han dado x hacer sacrificios pero todo esto autorizados. Bueno que además de lo dicho las espuelas de los monteros para los caballos el rodeo la caza deportiva y que se yo de tantas cosas que hay por medio. Creo que el mundo desde los aborigenes hasta ahora se a usado el aguijón para el buey y así las cosas x su nombre.pienso que ahora es comidilla para todo respecto a la ley. Sólo analizar la fusta es para el caballo el aguijón para el buey porque si nos guiamos adonde hay alguien con una suisa o espuelas para en caballo es AGRESIÓN a un animal o cosas parecidas o una pelea de gallos autorizadas cómo existen donde vamos a parar…Si es verdad que a los perros callejeros los maltratan fácil aki se sabe todo pues busquen al dueño y que el peso de la ley para el. Gatas paridas enteras para el río o sus márgenes siempre alguien ve. O porque tengo que soportar que me roben la comida o tomar la leche o los perros me coman los huevos a esos claro que sí los cojo los golpeó a ellos y al dueño así de fácil ,por eso digo que no lo vallan a coger cómo muletilla con la cantidad de problemas leyes y necesidades que tenemos los cubanos de (Cuba) que me disculpé si alguien se siente afectado o mal entiendo. Pero es la realidad.

      • La esclavitud existió por cientos de años y no por eso deja de ser inhumana..Si se entrena correctamente no hay que espolear ni agujonear el caballo o el buey.Matar y pelear animales para diversión y peor aún,para lucrar es un acto,que personalmente,opino es una crueldad incivilizada..Pero su opinión es tan válida como la mía y su derecho a expresarla es el mismo que el mío

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *