Periódico de Sancti Spíritus

Cuba: Más matrimonios y menos divorcios

La tasa de nupcialidad creció y la divorcialidad descendió en el país en el pasado año, ambas con márgenes reducidos que marcan por segunda ocasión esa favorable tendencia, según el Anuario demográfico de Cuba edición 2011, publicado recientemente.
Los 59 mil 676 matrimonios efectuados en el período significan que 5,3 de cada mil cubanos contrajo nupcias, lo que mantiene la curva creciente desde el 2009, muy distante del récord de 1970, cuando promedió 13,5 por cada millar de habitantes.
Se ubican a la vanguardia en la creación de hogares, en orden descendente, los pobladores de La Habana, Mayabeque, Camagüey, Isla de la Juventud, Artemisa y Guantánamo, mientras se casaron menos en Holguín, Santiago de Cuba y Granma.
Cada vez más las uniones consensuales adquieren carácter legal, y de hecho, constituyeron casi la tercera parte de los matrimonios reportados en 2011, tomando en cuenta los datos del Anuario, publicado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.
En contraposición, los divorcios contabilizados el año pasado fueron 29 mil 709, uno de cada dos matrimonios, lo que resulta una mínima reducción respecto al 2010, pero la mitad de 1993 cuando hubo más rupturas de parejas cubanas legalmente constituidas.
La Habana, Matanzas, Artemisa y Villa Clara acumulan los mayores niveles de divorcios en 2011, en cambio, Granma y Cienfuegos los más bajos.
La mayor divorcialidad en las mujeres ocurre cuando se casan entre los 15 y 29 años, mientras que en los hombres esa corriente está entre los 20 y 29.
Ese alto nivel de rupturas está presente a pesar de que la mayoría de las parejas buscan edades similares, por tanto, hay mayor identificación de intereses comunes, aunque de las féminas más jóvenes muchas contraen nupcias con hombres mayores, se separan menos.
Los divorcios en Cuba casi se triplicaron en las últimas dos décadas del siglo pasado y la primera del presente, cuando en 2009 se registró una proporción de 64 por cada 100 matrimonios, según un artículo publicado en mayo del pasado año por la revista Mujeres.
Falta de comunicación, celos, violencia, desamor, desencanto, convivencia difícil, un nuevo amor, diferencias irreconciliables, falta de privacidad, de vivienda o simplemente el distanciamiento, figuran entre las razones del divorcio legal o disolución de las uniones libres, opinó la periodista Sara Mas, en el artículo citado.
En tanto, para la investigadora María Elena Benítez existe una gran fragilidad en los primeros cinco años de matrimonio, etapa donde se agrupan más de la mitad del total de divorcios.
“Esto puede indicar poca preparación para el matrimonio y la vida en familia”, dijo la especialista a periodistas.
No obstante, artículos de la prensa internacional informan que la tendencia es global y mucho más crítica en Chile, Ecuador, Argentina y Europa, con marcado énfasis en España, países donde las rupturas legales superan hasta en tres veces a las uniones ante la ley.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.