Periódico de Sancti Spíritus

Jueces cubanos expresan indignación por amañado juicio contra los Cinco

Rubén Remigio Ferro al intervenir en la apertura del Encuentro Internacional Justicia y Derecho. (foto: AIN)El presidente del Tribunal Supremo Popular, Rubén Remigio Ferro subrayó que el juicio, efectuado en Miami, estuvo parcializado y fueron violadas las garantías del debido proceso.
 Los jueces cubanos expresaron este miércoles una vez más su profunda indignación y protesta por el amañado juicio seguido a cinco antiterroristas de la isla detenidos en Estados Unidos desde 1998.

  Al intervenir en la apertura del VI Encuentro Internacional Justicia y Derecho que se efectúa en el capitalino Palacio de Convenciones, el presidente del Tribunal Supremo Popular, Rubén Remigio Ferro subrayó que el juicio, efectuado en Miami, estuvo parcializado y fueron violadas las garantías del debido proceso.

Fernando González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Gerardo Hernández y René González, fueron condenados de manera severa por informar sobre planes de acciones violentas contra la mayor de las Antillas, fraguados por grupos terroristas basados en territorio norteamericano.

Contra los Cinco -como se les conoce en el mundo- se presentaron 26 cargos por separado, 24 de ellos relativamente menores y más bien técnicos.

Uno de los 24 era el de no registrarse como agentes extranjeros ante la Fiscalía General de los Estados Unidos.

Los acusados estuvieron de acuerdo con este cargo, pero les impidieron explicar que bajo la doctrina del “estado de necesidad”, comprendida en el Derecho, debían ser perdonados por no haber cumplido aquel tecnicismo, según explicó el letrado.

Ellos -prosiguió el presidente del Tribunal Supremo Popular- fueron cruelmente sancionados por jueces venales que evidentemente actuaron bajo influencias políticas.

El VI Encuentro Internacional Justicia y Derecho se efectúa en el Palacio de Convenciones hasta el próximo viernes y, participan más de 500 delegados de 14 naciones.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.