La temporada invernal deja a los espirituanos con la añoranza por el abrigo

Este invierno recuerda los meses de verano por el calor recurrente, sobre todo en horarios vespertinos. Salvo algunas jornadas de frío considerable, de noviembre a la fecha predominan las altas temperaturas, fundamentalmente en zonas del interior del territorio y durante las tardes.

Aunque hasta la fecha no se reportan récords de elevada temperatura para la temporada, la sensación térmica de los espirituanos no miente sobre el calor que matiza este invierno virtual: salvo algunas jornadas de frío considerable, de noviembre a la fecha predominan las altas temperaturas, fundamentalmente en zonas del interior del territorio y durante las tardes.

Freddy Ruiz, especialista del Grupo de Pronósticos del Centro Meteorológico Provincial, comentó a Escambray que este invierno ha resultado anómalo, pues aunque en noviembre y diciembre no se presentaron comportamientos atípicos en cuanto a las temperaturas medias para esos lapsos, durante enero, febrero y lo que va de marzo los termómetros sí reportaron incrementos, que se consideraron significativos sobre todo durante esos últimos dos meses.

“Este comportamiento del invierno es parte de la tendencia a incrementarse las temperaturas en Cuba. Hasta ahora han entrado 10 frentes fríos de una media de 15 para la etapa, pero estos no traen los descensos en la temperatura, sino el anticiclón que los sucede y las masas de aire que les han seguido no son de origen ártico o continental. Ahora, por ejemplo, tenemos un anticiclón en al Atlántico que bloquea la llegada de los sistemas frontales”, precisó el experto.

Además, aclaró que las características de este invierno nada influyen en los pronósticos para el próximo verano. En los días venideros deben mantenerse calurosas las tardes y noches, en tanto las madrugadas continuarán frescas.

En lo que resta del período seco podría reportarse un ligero incremento de la actividad de lluvia, pues entró en fase de disipación el Evento La Niña. Hasta el momento, los reportes de precipitaciones resultaron bien escasos en noviembre, enero, febrero y lo que va de marzo, con acumulados por debajo del promedio habitual para la etapa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *