Los Cinco: Nuevo impulso a favor de Gerardo

Gerardo Hernández junto al abogado Martin Garbus. Un nuevo recurso de apelación en favor de Gerardo Hernández acaba de ser presentado a la Corte Federal de Distrito en Miami por el abogado Martin Garbus, en el cual se revelan nuevos elementos acerca del pago por el Gobierno a profesionales de la información en esa urbe para perjudicar a los Cinco durante el juicio celebrado en el 2001. A ciencia cierta no se sabe si cuando el Gobierno federal decidió violar -una vez más- las propias leyes de los Estados Unidos para influir en el juicio contra los Cinco hace 11 años, contó conque su sucia maniobra iba a permanecer oculta en el silencio, pero si fue así, fracasó de manera estrepitosa

El viejo adagio de que “entre cielo y tierra no hay nada oculto” o el que afirma que “todo termina por saberse” se cumplen aquí al ciento por ciento. La cortina de calumnias, ofensas y tergiversaciones acerca de esos cubanos, tejidas en más de 1 000 artículos y notas de prensa difundidas por un grupo de periodistas del Estado de la Florida pagados por el ejecutivo estadounidense, tenía que estallar, y hace rato que estalló, pero nuevos detalles salen a la luz.

Como expresa un cable de Prensa Latina fechado el 20 de agosto: “De acuerdo con Garbus, en el período 1996-2001 la comunidad miamense recibió a través de la prensa escrita, radial y televisiva un arsenal de propaganda pagada por el Gobierno para interferir en el proceso y persuadir al jurado”.

Ahora se saben con certeza los nombres de al menos 14 de esos periodistas mercenarios que recibieron parte de la bolsa de varios millones de dólares distribuida por las autoridades a más de dos decenas de estos plumíferos inescrupulosos, para que ayudaran a crear la campaña de falsedades a fin de que la citada Corte emitiera condenas totalmente desproporcionadas contra los Cinco.

En particular, Gerardo Hernández recibió una sentencia de dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión; Antonio Guerrero, de cadena perpetua más 10 años, y Ramón Labañino, una de cárcel de por vida, más 18 años. Pero en los casos de Antonio y Ramón, esas estrambóticas condenas les fueron reducidas luego a 21 y 30 años de internamiento, respectivamente.

Ahora se trata de Gerardo. Su defensor, Garbus, estima que, si el recurso no logra su objetivo de revertir la condena, al menos tendría el valor de respaldar investigaciones más profundas sobre la conducta gubernamental, calificada en el texto de violatoria de la Constitución e inconsistente con un proceso justo.

El eminente jurista presentó un listado que incluye a 14 de esos periodistas emplantillados en El Nuevo Herald, The Miami Herald, Radio/TV Martí y WAQI (Radio Mambí), entre otros medios de prensa floridanos, que recibieron su parte de la generosa tajada por su abyecto y criminal ejercicio.

Resulta curioso que en el listado que presentó el letrado, aparecen nombres de redactores destacados por sus dotes profesionales, como Pablo Alfonso y Wilfredo Cancio, junto a otros de dudosa capacidad y notorios antecedentes terroristas, unidos todos en este pantano ilegal y antitético. Pero, además, en el reglamento de casi todas las publicaciones empleadoras se prohíbe expresamente a su staff recibir emolumentos de otros medios o entidades ajenas.

Por esa violación fueron expulsados en su momento, o se les separó temporalmente de su puesto de trabajo, algunos de quienes integran el listado, pero, a juicio de los observadores, y aparte de otras consideraciones, ni ellos ni el Gobierno de Washington han podido “nadar y guardar la ropa” en este affaire de violaciones ético-legales e inmoralidades a discreción.

One comment

  1. Excelentes y contundentes pruebas que para mi no existe forma alguna de rebatir o desmentir en ninguna corte de MIAMI aunque se sabe que los problemas y dificultades con respecto al caso de GERARDO HERNANDEZ son mayores pues los anti-cubanos y los distintos presidentes y gobiernos de turnos siguen jugando al cazado y el cazador pero voy a expresar que ojala la juez LENARD o cualquier otro que sea utilicen su santo y sagrado juicio y sean capaces de ver la verdad como tal y no traicionar el juramento de ser imparciales justos y mantener la verdad de frente a ellos y no traicionar a esta volviendo o poniendo la espalda como solo los cobardes suelen hacer y no aplicar el viejo adagio de que la justicia es ciega. Lazaro izquierdo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *