Periódico de Sancti Spíritus

Reino Unido y Francia amenazan con medidas de fuerza contra Siria

EE.UU. y otros Estados de la OTAN mantienen suministros abiertos de armas a los insurgentes sirios. Los cancilleres de Francia, Laurent Fabius, y del Reino Unido, William Hague, reconocieron este jueves que consideran cualquier opción para el conflicto en Siria, incluso el establecimiento forzoso allí de una llamada zona de seguridad.

Durante una conferencia de prensa, Hague admitió que la conformación de esa área en territorio sirio, solicitada ya por Turquía, requiere de una intervención militar, algo a lo que el Consejo de Seguridad no es probable que acceda en las circunstancias actuales.

El ministro británico de exteriores dijo que no descarta ninguna opción para el futuro, por lo que es necesario tener listo un plan de contingencia para un amplio abanico de escenarios.

La declaración fue interpretada por algunos diplomáticos como una amenaza de intervención militar para derrocar al gobierno de Damasco.

Fabius respaldó la visión de su colega británico sobre la creación de una zona de seguridad en Siria para atender a los civiles que huyen del conflicto que sacude al país árabe.

El francés reconoció también las intenciones de su país de derrocar al gobierno de Bashar Al Assad, así como el apoyo abierto de París a los grupos antigubernamentales en la nación del Levante.

Ambos ministros se encuentran en Nueva York para acudir a la cumbre ministerial convocada por Francia este jueves en el Consejo de Seguridad con el fin de analizar la situación en Siria.

Rusia y China se oponen a cualquier resolución que implique una intervención militar en Siria, y en tres ocasiones ejercieron su derecho al veto en el máximo órgano de la ONU para evitar que Estados Unidos y sus aliados logren ese propósito.

Sin embargo, Washington ha amenazado con tomar acciones unilaterales fuera del marco del Consejo de Seguridad, con el apoyo de sus aliados europeos y del Medio Oriente.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.