Concluye reparación capital a importante vial del Plan Turquino espirituano

El renovado vial permite acceder a la vecina provincia de Villa Clara por zonas de montañas. Condenado por años a una clausura inaplazable, el vial que va desde Limones Cantero hasta Seibabo en la serranía trinitaria quedó totalmente reparado, como parte importante de los trabajos para rehabilitar el ramal de alrededor de 23  kilómetros que une a los poblados de Manaca Iznaga, en Sancti Spíritus y Güinía de Miranda, en Villa Clara.

Fuerzas de la ECOI-30 ejecutaron la pavimentación, mientras que una brigada de la ECOA-50 trabajó en el movimiento de tierra, la colocación de una base pétrea, la reparación de los drenajes y el revestimiento de las cunetas, entre otras labores.

Según Miguel Ángel Luna Castro, director del Centro Provincial de Vialidad, los trabajos se iniciaron en el 2011 en el segmento Circuito Sur-Condado con el propósito de mejorar la comunicación hacia los poblados ubicados en el Plan Turquino trinitario, distantes de la cabecera municipal.

En el recién renovado tramo se rehabilitaron de forma total alrededor de 8 kilómetros de carretera, a un costo de más de 3 millones de pesos ejecutados en labores de movimiento de tierra, revestimiento de cunetas y taludes, así como la construcción de muros de contención y otras obras de fábrica para evitar la erosión, mientras que en la pavimentación se vertieron 7 820 toneladas de asfalto, explicó el directivo.

Este, asegura Miguel Ángel, era el tramo más afectado del vial Manaca-Seibabo, pero los trabajos para la mejora de la estratégica carretera se completarán con en el trayecto de Limones Cantero-Condado que está previsto para el año próximo, según la disponibilidad de asfalto, aunque este ramal es menos complejo, apuntó, porque solo lleva labores de bacheo y el vertimiento de una capa de rodamiento.

El estratégico camino que une a través de la montaña a las dos provincias es uno de los principales accesos para el trasiego de la producción de café en el sureño municipio espirituano y resulta una senda que facilita la entrada de los turistas a Trinidad, dada su cercanía al Valle de los Ingenios, además de que facilita el tránsito hacia y desde la vecina Villa Clara.

Todas estas acciones dan continuidad a lo realizado en el 2012, cuando se terminaron importantes obras, entre ellas el asfaltado de la carretera de Topes de Collantes a Manicaragua, que incluyó la rehabilitación y el mantenimiento de paseos, junto a otros trabajos para darle seguridad a la angosta vía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *