Mestre perdió en torneo de lujo

Mestre fue descalificada en el combate de cuartos de final frente a Lisa Vera, de la Isla de la Juventud. Aunque la afición reunida en el Polideportivo Yayabo no pudo saborear la victoria en uno de los pleitos más esperados, el saldo del Campeonato Nacional de Judo Femenino, que se honró con la presencia de lo mejor de esta disciplina en el país, resultó positivo.

Esa posibilidad se esfumó cuando la local Dayaris Mestre, multimedallista internacional y figura número uno de los 48 kilogramos en Cuba, vio cómo escapaban sus opciones de medallas al caer por descalificación en el pleito de cuartos de final ante la desconocida Lisa Vera, de Isla de la Juventud.

Así, su más enconada rival en el patio, María Celia Laborde, de Guantánamo, quien le ha arrancado más de un título nacional a la espirituana, se coronó sin contratiempos en un torneo liderado por La Habana en la competencia por provincias.

Con la fuerza de las campeonas, la dos veces subtitular olímpica, la cienfueguera Yanet Bermoy, demostró por qué es la dueña absoluta de los 52 kilogramos en Cuba y esta vez ganó sus seis pleitos por ippon.

También ratificó su poderío la titular olímpica de Londres Idalys Ortiz, de Artemisa, en más de 78 kilogramos y se alzó con el lauro de más destacada.

En otras divisiones se titularon Heidy Abreu, de La Habana, en la división libre y en quien recayó la designación de más destacada; Aliuska Ojeda, de Holguín, en los 57; en 63, Maricet Espinosa (La Habana); en 70 kg, Onix Cortés (La Habana), y en 78, Kaliema Antomarchi (Santiago de Cuba).

Para beneplácito de los locales, Susana Cabezas obtuvo medalla de bronce en los 78 kilogramos.

Por equipos, detrás de las habaneras, se ubicaron Santiago de Cuba con dos de oro, una de plata y cinco de bronce, y Guantánamo (1-1-0), en tanto Leobel Pérez fue designado como el árbitro de mejor actuación.

Sumadas las actuaciones de hombres y mujeres la ubicación de los territorios sufrió variaciones: La Habana, Matanzas y Santiago de Cuba en ese orden.
El profesor Ronaldo Veitía tuvo palabras de elogio para la competencia y vio con optimismo el futuro del judo en Cuba.

“Siempre es bueno estar aquí en esta tierra donde tengo tantos amigos, esta es la tierra de Jaramillo, el padre del judo en Sancti Spíritus. Por otra parte, se ha visto una alta calidad competitiva y se constata el trabajo que vienen haciendo las provincias en la base”.

“El judo femenino cubano se mantiene en el más alto nivel y eso nos permite una mayor ayuda de la Federación Internacional que va a contribuir con la participación de nuestras atletas en el Mundial Juvenil”.

Pese a su derrota, la espirituana Dayaris Mestre fue ratificada dentro del grupo que asistirá al Campeonato Panamericano que tendrá por sede a Costa Rica a celebrarse del 21 al 24 de abril; al torneo Masters, en Tyumen, Rusia, los días 25 y 26 de mayo; al Grand Prix, de Miami, Estados Unidos, los días 15 y 16 de junio, y al Campeonato Mundial de Río de Janeiro, Brasil, del 26 de agosto al primero de septiembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *