Sistema cubano de salud garantiza alta supervivencia de niños cardiópatas

Los éxitos obtenidos por la Red Nacional de Cardiopediatría en sus 30 años de existencia, a permitido devolverle la salud a niños con severas afecciones del corazón.     La mayoría de los niños que padecen de cardiopatías llegan a la edad adulta en Cuba, según trascendió en Sancti Spíritus.

En el taller nacional sobre cardiología pediátrica, la doctora chilena Katia Rivera, especialista en Cirugía Cardiovascular Pediátrica, significó que en 1959 en Cuba menos del 20 por ciento de los infantes cardiópatas alcanzaban la adultez, y actualmente más del 85 por ciento lo logra.

Es impresionante lo hecho por la Red Cardiopediátrica Nacional en la atención y recuperación de pequeños que antes estaban condenados a morir y hoy tienen la posibilidad de vivir y de integrarse a la sociedad, agregó Rivera, quien realizó su carrera médica y especialización en Cuba.

Durante el encuentro, que concluirá este sábado en Sancti Spíritus, se ha puesto de manifiesto la eficacia de la labor asistencial amparada en el sistema de detección precoz y tratamiento oportuno a cardiopatías congénitas críticas y con anatomía compleja, lo cual ha permitido salvar muchas vidas.

La doctora Eutivides Aguilera, jefa del Centro de Rehabilitación del Cardiocentro William Soler, de La Habana, significó la supervivencia de mujeres intervenidas quirúrgicamente por afecciones del corazón, quienes gracias a la atención recibida disfrutan la etapa reproductiva.

A las que tienen capacidad funcional adecuada para enfrentar el embarazo, expresó Aguilera, se les prepara para este y llegan a tener hijos sanos y sin ninguna manifestación cardiópata.

Los profesores Michael Taynan, inglés, y Gunther Fischer, alemán, quienes llevan varios años colaborando con Cuba, destacaron la calidad del taller y aseveraron que es reflejo del desarrollo alcanzado por la Isla en la Cardiología Clínica y la Cirugía Cardiovascular.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.