Destacan alto valor histórico cultural de hallazgo en el parque

El trabajo de los arqueólogos es vital ahora porque ellos se van a ocupar de desenterrar toda esa gran estructura.Lo encontrado resulta muy importante para la historia de Sancti Spíritus, expresó el director del Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

 

Arqueólogos confirman el último hallazgo: restos humanos bajo el parque (+fotos)

Como un descubrimiento interesantísimo con repercusión nacional calificó Roger Arrazcaeta Delgado, director del Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, los hallazgos que han tenido lugar por estos días bajo el piso de lo que fuera el parque Serafín Sánchez Valdivia, actualmente en proceso de reconstrucción.

“Lo que se ha encontrado aquí es muy importante para la historia de Sancti Spíritus y para el país también, porque salvo La Habana Vieja, que lleva muchos años con un trabajo de arqueología sistemático, no hay otro sitio en Cuba donde hayan aparecido, en pleno corazón de la ciudad, en un parque, los restos de una iglesia y de un convento. De hecho, en La Habana Vieja se han encontrado otros tipos de espacios, pero no uno abierto donde existan restos de esas dos instituciones juntas”, declaró Arrazcaeta.

Luego de que en la tarde del pasado lunes se hallaron fragmentos de osamenta humana durante las excavaciones, el mencionado investigador viajó desde la capital del país junto a un representante del Instituto Cubano de Antropología, tres investigadores y dos arqueólogos del Gabinete que dirige, así como un arqueólogo español que se desempeña como asesor del mismo.

“Estamos aquí porque los compañeros del Centro Provincial de Patrimonio, y particularmente quienes están formando el futuro Gabinete de Arqueología en Sancti Spíritus nos solicitaron asesoría. Ellos han realizado un trabajo muy encomiable. No esperaba que el lugar estuviera tan bien conservado, no sé si es por las condiciones del suelo o porque la calidad de la arquitectura que existía antes aquí era muy alta, pero la cimentación de lo que fue una iglesia y un convento en este sector han sobrevivido al tiempo y también a los efectos antrópicos que han acontecido durante más de un siglo”, abundó.

De acuerdo con su apreciación, el alto valor del hallazgo está dado en primer lugar porque se trata de una ciudad histórica y porque “cada vez los cubanos estamos revalorando más nuestra identidad cultural, nuestro patrimonio. Cuba –agregó– tiene un patrimonio colonial muy sobresaliente, tanto industrial como arquitectónico, y esta es una de las primeras villas fundadas en la isla, con una cantidad de elementos coloniales de enorme valor y el hecho de encontrar aquí las evidencias de un edificio de la religión, católica en particular, del cual por lo menos quedan la estructura, los cimientos, el pavimento, las basas de los arcos, toda la definición de la planta de ambas edificaciones e incluso la distribución espacial de las mismas es algo relevante. Incluso el pavimento de baldosas de cerámica ha aflorado prácticamente completo en el área del convento”.

De acuerdo con las declaraciones del especialista, el trabajo de los arqueólogos es vital ahora porque ellos se van a ocupar de desenterrar toda esa gran estructura. “Hay un área de la iglesia que se ha definido como muy importante, que es la de las criptas, donde estaba el camposanto, lo cual tiene que ser tratado con sumo cuidado y respeto, porque estamos hablando de un cementerio”, apuntó.

Respecto a la posibilidad de intervenir de manera inmediata en esa área, expresó: “Eso sería una segunda fase de investigación, ya que la excavación arqueológica de enterramientos humanos siempre es muy complicada y lleva toda una serie de técnicas de documentación, registro y recuperación de material, de identificación de los esqueletos, de determinar raza, sexo, edad, posibles enfermedades. Hay que hacer un registro muy minucioso de la ubicación exacta de cada enterramiento, de la disposición que tenían. Ese sería un trabajo muy cuidadoso, porque ahí están enterrados los ancestros de muchas de las personas que hoy viven en esta ciudad”.

Agregó Arrazcaeta que en general en aquella época (el convento fue edificado en 1716) se enterraba bajo ese tipo de instituciones religiosas “a todo el mundo, aunque había diferentes tramos, de acuerdo con la importancia social del individuo que moría. En el área del altar mayor eran enterradas las personalidades, los sacerdotes, y a medida que los tramos se alejaban se enterraba a los pobres. De hecho –puntualizó– siguen apareciendo criptas y nichos de enterramientos”.

6 comentarios

  1. Espero que muchos ciudadanos lean los artículos pues aún en la calle uno tiene que escuchar tantas malas opiniones, por supuesto el que las dice no tiene ni el mínimo de conocimiento de la importancia que tienen estos descubrimientos, fundamentalmente para la Historia de nuestra provincia y del País en general. Y espero que se continuen las obras de desenterramiento, que el Parque puede esperar y así ver qué se va a hacer para conservar el lugar, ¿sería posible que el Parque pasara a ser parte del Convento?

  2. Creo que estos hallazgos y los que puedieran obtenerse más adelante ya son parte importante de las actividades por los 500 de Sancti Spíritus, a pesar de que probablemente tomaron un poco por sorpresa a quienes deben decidir. Mi opinión es que continúen las labores arqueológicas aunque el parque se termine luego. En nuestra ciudad hay muchas otras cosas en las que trabajar en saludo al medio milenio, pues a enfocarse en estas.
    Si hay alguna encuesta para opinar sobre la conservación del sitio sería bueno saber cómo acceder a ella.

    • Ángel, la encuesta ya aparece en la parte derecha de esta publicación, fíjese y vote como entienda más apropiado. Gracias.

  3. me comentaban que existia una encuesta digital para conocer la opinion de los lectores acerca de estrategias de conservacion del sitio. y no la puedo ver.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.