El médico de los versos

José Miguel: La poesía para niños identifica mi forma de ser, mi personalidad. José Miguel Quintana no ha abandonado la magia que le hace soñar poemas para los niños, hobby que comparte con su profesión de doctor.

Al contrario de otros escritores, que olvidan sus obras una vez publicadas, este médico poeta lleva en su memoria casi todo lo que ha escrito y lo declama con una gracia inherente al padre que vive orgulloso de sus hijos, para los cuales busca la metáfora precisa, la métrica perfecta.

Quien lo conoce bien sabe que no puede vivir sin versear. Con una intranquilidad creadora que contagia, José Miguel Quintana sueña aún con musas y duendes vivarachos, que lo hacen construir versos a cada minuto.

“Nací en un campo llamado Tamarindo, antes de llegar a las Minas de Jarahueca. Había solo tres casas y un bosque casi virgen, potreros llenos de vacas. Los pastizales cubrían extensiones inmensas, parecía una sabana con el viento, y las gallinas hacían nidos. Era una vida donde con la fantasía inventaba lo que quisiera”.

Del campo donde nací/ me acuerdo de los vaqueros/, de las vacas, los terneros/ y hasta por cierto de mí/.Recuerdo que amigo fui/ de las gallinas sin nidos/ y en aparentes descuidos/ yo mismo las anidaba/ sin imaginar que estaba/ ofendiendo a sus maridos.

¿Sirvió ese imaginario infantil, esas vivencias bucólicas, para llegar a ser la persona que es hoy?

Sí me sirvió, la poesía infantil es en esencia tratar de llevar lo que vivía a los versos. La poesía de ciudad abunda poco en lo que yo hago. A los 10 años conocí el primer pueblo grande que fue Cabaiguán, yo no tenía casi roce. Donde vivía no había niños ni para hacer un equipo de pelota.

El comienzo literario, ¿casualidad o talento desbocado?

De los libros de la primaria lo primero que leía eran las poesías y me preguntaba si podía escribirlas. Cuando escuchaba las novelas por la radio me emocionaba pensando tramas. A los 11 años hice cuentos y no me sentí cómodo. Entonces hice versos y empíricamente salieron hasta con métrica. En el año 1992 participé en el concurso Hilo Verde en Cabaiguán. Traje un folletico y Eric González Conde me lo llenó de anotaciones, creí que no era lo mío; sin embargo, Eric me introdujo conceptos, me dijo cómo podía salvarlas y las lecturas que debía hacer. En el año 95 me presenté al David.

Casi comenzaba y recibió mención, ¿esperada?

En el 1995 los premios literarios en Cuba se convocaban para todos los géneros en conjunto. Ese año el premio lo obtuvo Ariel Ribeaux con En busca del tiempo perdido. Yo obtuve mención con De vuelta al camino real. Me llegó un telegrama dándome la noticia y me sentí muy contento. Vi que lo que estaba haciendo tenía algún valor, me sentí reconocido, me dieron muchos más deseos de crear.

No tengo espacio ya por escribir/ y hay tantas historias que aún quiero contar/ ¿pinturas? ¿pinceles? Pudieran servir/ pero qué torpeza, yo no sé pintar/.

Afuera se escuchan risas cristalinas/ mi musa las oye y quiere salir/

si no escribo pronto su voz se hará triste/ y triste los versos que logre escribir.

Con una poesía que prioriza lo vivencial, ¿cuáles consideraría sus pasiones?

En cuanto a períodos de vida, los niños y los ancianos. Los niños por la candidez, por su espontaneidad, por la cantidad de cosas que no saben explicarse y que resuelven con lo mágico. La ancianidad porque es una etapa de la vida que muchos ven de forma patética. En los adultos mayores hay una involución que los acerca a los niños y los hace más humildes. Profesionalmente, la medicina y la literatura.

¿Se considera más médico o más poeta?

Soy las dos cosas a la vez, y trato de llevarlas lo más parejo posible. Cuando siento que le pongo más a una que a la otra, equilibro y no tolero que la medicina me quite la magia. Si te descuidas, puedes caer en extremos que no le hacen bien a ninguna de las dos.

¿Por qué ha incursionado más en la poesía para niños?

Con ella logro expresarme mejor. El público al que va destinado es el más agradecido que existe, les deja una huella en su formación futura, en su sensibilidad. La poesía para niños identifica mi forma de ser, mi personalidad, me gusta la infancia, los juegos de palabras, con ella el niño se realiza más plenamente.

¿Qué cree de las posibilidades que tienen hoy los escritores en Cuba?

Territorialmente lo que veo es que salen muy pocos ejemplares y se venden muy pocos a nivel nacional. No hay una buena divulgación de las editoriales territoriales. No existe un espacio donde se promocione intensiva y periodísticamente a los escritores, donde se vaya y que el público los conozca. La masificación de la lectura es una gran mentira, muchas veces las bibliotecas públicas permanecen vacías.

¿Qué hace falta para escribir un buen poema?

Después que Mirtha Aguirre escribió Juegos y otros poemas o Excilia Saldaña escribió La Noche, ahí están los instrumentos. Se necesita una mezcla de gracia, ingenuidad, sorpresa, novedad y juego, donde lo ya conocido pueda ser tratado pero desde un punto de vista muy creativo y tome otra forma. El que escribe para niños tiene que masticar muy bien los ingredientes para que ellos lo digieran bien, si eso ocurre no se fuerza nada, todo se asimila.

Para el juego de la guerra/ no vamos a hacer la ronda/.La guerra estará sentada/ y la dejaremos sola/. Tendremos nombres de pueblos/ que la guerra no conozca,/ si acaso nos adivina/ en los nombres de su boca/ Iremos cayendo muertos/ se irá quedando más sola/. Para el juego de la guerra/ no vamos a hacer la ronda.

¿Cuándo vendrá algo para adultos?

Yo voy a seguir escribiendo para los niños, cuando considere que tengo algo que decir en una forma distinta de lo que ya se ha dicho para adultos puede ser que escriba algo para ellos. Hay una retórica en la poesía para adultos que hace falta que los escritores desechen, porque están cayendo en lo hermético. Aunque parezca que soy jactancioso yo escribo sobre todo para que me lea la mayor cantidad de personas posible, que ese niño que me lea reflexione con lo que yo le diga, aunque nunca me conozca personalmente.

10 comentarios

  1. felicidades amigo; doctor,y escritor , le deseo lo mejor de la vida, mil bendiciones!

  2. Jose Miguel gracias por compartir esa magia que caracteriza tus poemas y que nos permite hacer volar nuestra imaginacion a quienes hemos leido tus versos, Felicitaciones, excelente entrevista.

  3. doctor ya lei su entrevista,muy linda.felicidades

  4. Los que tenemos el gusto de conocer a José Quintana, no nos dejamos de maravillar con su obra. de verdad de los mejores poetas que he leído y una de las personas más humildes que conozco. exelente entrevista.

    • José miguel quintana mil felicidades por tu entrevista muy completa y explicita, orgullosa de que estés en mi país y poderte conocer y tratar casi a diario, aun conservo el libro de poesías q me regalaste hacen 4 anos. Que mi dios te bendiga.

  5. Maria Antonia dra d duaca

    muchas felicidades doctor aunque no lo crea y a veces ni nos quede tiempo para recordarle lo maravillosos q son sus poemas le felicito y le agradezco de sobremanera q con sus fantasías despierte ese bichi to de la infancia q abunda en nuestros corazones es usted ejemplo de majestuosidad en la poesía y se que Dios le dará aún mucha más sabiduría para despertar una gran sonrisa en los infantes felicidades

  6. Ana M. Alvarado

    Muy merecida la entrevista al Dr. Quintana, se lo merece por ser un hombre emprendedor , llego a Venezuela a cumplir una buena labor tanto como medico y como escritor de sus maravillosos versos; versos que como lo dice el alegran y gustan a los niños como LA JIRAFA BERTA….Mil bendiciones y buenos deseos.

  7. wilmer suárez

    Muy buena la entrevista al doctor Quintana nosotros acá en Venezuela específicamente en el Estado Lara en la Parroquia El Cují le admiramos por sus grandes dotes en la poseía infantil y como medico buenísimo y lo mejor fue que lo hayan publicado en la web para así lo puedan ver muchas personas. Saludos

  8. JOSÉ MIGUEL QUINTANA

    A todos los compañeros del periódico escambray, muchas gracias por publicar mi entrevista, especialmente a andrey. Me gustó mucho.Les envio un fuerte estrechón de manos desde este hermano país de venezuela.Muy buena la salida web de nuestro periódico para el mundo.
    Andre, muchas gracias.
    Eres un excelente periodista y escritor(No por mi entrevista) sabes que siempre lo he dicho.

    • Una vez mas el medico poeta Jose Mguel Quintana, con la humildad y sencillez que lo caracteriza. felicitaciones y sigue adelante escribiendo para la humanidad. Dios le bendiga

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.