Indetenible el proceso para unificación monetaria en Cuba

Murillo reiteró que solo el incremento de la producción podrá ir dando al dinero cubano su verdadero valor.Actualiza Marino Murillo a los delegados al Congreso de la CTC acerca de la marcha de la politica financiera en el país.

El proceso encaminado a la unificación monetaria en Cuba fue  definido este viernes de “indetenible e irreversible” por Marino Murillo Jorge, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos  de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.
Hoy tenemos en Cuba dos monedas y dos políticas cambiarias y hay que eliminar esa situación, es algo que no tiene alternativa en aras de ordenar nuestras finanzas, aseguró el dirigente en el XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).
Ante los mil 200 delegados sindicales, reunidos en el Palacio de Convenciones, refirió que actualmente ninguna de las dos monedas cumple las funciones del dinero definidas como su capacidad, en tanto medida de cambio, de valor y de atesoramiento.
Señaló que la adopción de un paso como la unificación del dinero nacional, supone estudiar cada aspecto para no afectar sensiblemente a la población y beneficiar desmesuradamente al extranjero que viene al país con moneda convertible, como los turistas, el personal técnico y otros.
Luego de aclarar que la medida financiera no resolverá todos los problemas, reiteró que solo el incremento de la producción podrá ir dando al dinero cubano su verdadero valor “y poner las cosas en su justo lugar”.
En Cuba circulan actualmente el peso cubano o CUP y el Peso Cubano Convertible  o CUC por sus siglas técnicas, y el primero tiene un valor cambiario frente al CUC de 24 por uno.
Al referirse a las empresas estatales , señaló que los Lineamientos las benefician sustancialmente en tanto flexibilizan sus objetos sociales y establecen un nuevo sistema de indicadores, más eficiente, para medir sus resultados.
En este sentido el espíritu de los Lineamientos es estratégico porque apoya y libera a las fuerzas productivas, aseguró.
Acerca de los precios, Murillo informó que en el año precedente, el déficit presupuestario, como siempre, fue financiado por el Estado y se refirió a los males que tal práctica acarrea.
Financiar eso significa poner en circulación un dinero que no proviene de la producción de valores o bienes materiales y eso no permite bajar los precios, dijo.
Acerca de las cooperativas no agropecuarias, luego de informar que ascienden ya a 224, recordó que se trata de un experimento luego del cual y según la evaluación que se haga al finalizar este, se emitirá una Ley de Cooperativas.
Este sábado, en su sesión final, el XX Congreso de los trabajadores cubanos examinará y aprobará importantes documentos que, en lo sucesivo, regirán la vida de la organización.

Cuba frente a los problemas y el logro de su modelo

Marino Murillo, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, afirmó que el país enfrentará en 2014 y 2015  problemas que no son de solución a corto plazo y resultan bien complejos, pero apuntan hacia un modelo económico y social de desarrollo socialista.
En presencia de José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del PCC y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Murillo actualizó a los mil 200 delegados al XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba sobre la marcha de los lineamientos económicos y sociales del país.
Manifestó que su espíritu es estratégico porque estimula el desarrollo de las fuerzas productivas, en especial en  la agricultura, llamada a transformarse.
El también vicepresidente del Consejo de Ministros señaló que generar riquezas de manera eficiente continúa siendo el principal reto de la economía,  la cual aún tienen fallas en su estructura al contar con un millón de trabajadores en ese sector agropecuario (el 20 por ciento de los cinco millones de cubanos empleados), y  quienes solo aportan al Producto Interno Bruto un 3,6 por ciento.
Expresión también de esa baja productividad es que el país continúa importando altos volúmenes de alimentos, el 50 por ciento de los cuales se pueden producir en Cuba, dijo, además de criticar que nada justifica la chapucería, otro fenómeno presente en ocasiones.
Las tareas que tenemos por delante son grandes y requieren de una consagración al trabajo, expresó, y advirtió que tampoco es buena la actitud de quienes afirman que como el salario no alcanza no vale la pena trabajar hasta que no lo eleven, círculo vicioso que hay que romper, acotó.
Hay una proyección estratégica de lo que debemos ir  haciendo año por año, y se actualiza la política según como va el proceso, manifestó el también jefe de la Comisión de implementación y  desarrollo de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido.
Mencionó  la eliminación de la dualidad monetaria y la cambiaria como una de las tareas más complejas  este año y en el 2015.
Murillo aclaró que el modelo económico y social cubano de desarrollo socialista está en sintonía con la doctrina definida por el General de Ejército Raúl Castro de construir una sociedad socialista, próspera y sostenible.
Precisó que ello “pasa por la relación de propiedad sobre los medios fundamentales de producción, de los cuales todos somos copropietarios, y eso justifica que a partir del presupuesto del Estado tengamos acceso a una salud y educación gratuitas”.
Pero no somos iguales, el igualitarismo hay que desaparecerlo, pues el nivel de vida y de satisfacción dependerá del trabajo aportado, dijo, y pidió  recuperar el concepto que las personas vivan de su trabajo, que este sea la principal fuente de ingresos, lo cual hoy no lo es.
El dirigente subrayó que la propiedad social sobre los medios de producción no riñe con las formas de propiedad no estatal, pero la intención está en gestionar que aquella sea eficiente.
Una cosa es la propiedad y otra,  cómo gestionarla, pues mediante el arrendamiento el Estado sigue siendo propietario aunque otros gestionen esa propiedad, apuntó.
Se requiere transformar  a la empresa socialista porque ahí faltan autonomía, facultades, acceso a los recursos mínimos que necesita, ponderó, y a esos a esos cambios el movimiento sindical debe ajustarse, en alusión también al incremento del número de cuentapropistas, que ronda ya por los 447 mil cubanos.

One comment

  1. pero para cuan2?? con el salario podremso abastecernos en lso hogare sin tener q estar en la “Luchita”

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.