Avalancha constructiva en comunidades espirituanas (+fotos)

sancti spiritus, taguasco, la rana, comunidades, asentamientos, construcciones, salud, consejo popular, poder popular
La farmacia de La Rana quedó totalmente rehabilitada. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

Teresa Vergel no tuvo que subirse a lo alto de la Loma de La Carlota, una de las elevaciones más altas de Taguasco, donde un día acampó el Generalísimo Máximo Gómez, para dar a conocer sus propósitos; bastó un encuentro de los CDR y todo el mundo se enteró de que la gente de Gómez Toro estaba dispuesta a desafiar al resto de los asentamientos.

“Pues sí, reté a todo el mundo. No sé cómo quedaron los demás pueblos, pero aquí se trabajó sin tregua durante las últimas semanas y no vamos a parar porque esto hay que mantenerlo”.

Por caminos malos y regulares ahora se puede llegar a La Rana y sus siete asentamientos, inmersos todos en una etapa de reanimación que al decir de muchos tiene entre sus principales expectativas hacer transitable la carretera, además de unos 70 kilómetros de caminos internos hasta llegar a Pozo Colora’o, en los límites con Yaguajay.

Valores cercanos al millón de pesos en ambas monedas se han ejecutado en un grupo de acciones como parte de la estrategia de atención integral a los asentamientos y comunidades de más difícil acceso, los llamados planes asistenciales del Poder Popular, estrategia que se extenderá próximamente al Consejo Popular que ya han beneficiado a numerosas localidades de la provincia y se extenderán próximamente al Consejo Popular de Sopimpa, en Fomento, y a otros municipios.

Según Alexis Reina Migueles, presidente del Gobierno en Taguasco, toda esta avalancha constructiva involucró a la mayoría de los pobladores con que cuenta La Rana, un Consejo Popular de 4 604 habitantes.

“La estrategia de reanimación de comunidades rurales que hoy se lleva a cabo con el auspicio de entidades y organismos viene también a resolver un grupo de planteamientos que durante años no han encontrado respuestas como la reparación del vial, el alumbrado público en las comunidades, el servicio de teléfono, en el subsistema de salud y la construcción de paradas, entre otros.

“En materia de Salud recibieron beneficios un total de siete consultorios, de ellos, uno con servicio extendido en La Rana que fue reparado y cambió su mobiliario; Comunales realizó, además, labores de saneamiento y pintura en parques en las comunidades de Francisco Cabrera y Tres Guanos; Transporte reparó las paradas de todos los poblados y Comercio ejecutó acciones en sus unidades y en los Círculos Sociales Obreros que, aunque son arrendados, también se pintaron y repararon”, ejemplificó Reina.

sancti spiritus, taguasco, la rana, comunidades, asentamientos, construcciones, salud, consejo popular, poder popular
La comunidad La Rana tiene un nuevo parque infantil. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

A SOMBRERO QUITADO

A juicio de las autoridades gubernamentales de ese territorio, el hecho de que se hayan involucrado la mayoría de los organismos y las unidades agrícolas enclavadas en los asentamientos ha sido vital en el mejoramiento de la calidad de vida de quienes desandan esos caminos.

Más que una competencia a ver quién lo hace mejor, como diría Tomasa, cada quien quiere, a sombrero quitado, arreglar el monte y mejorar las condiciones por aquellos lugares, aun cuando sea un sitio pequeño con apenas un centenar de habitantes como Las Varas, asentamiento donde sus propios habitantes alegan que la tienda ahora parece un Cupet, en franca alusión a la agradable imagen de esos establecimientos que comercializan en divisa.

“Esto estaba de película, en tan mal estado que cuando llegaba la cuota había que vender rápido previendo que un aguacero mojara la mercancía. Ahora se le cambió la carpintería completa, se arregló la cubierta y se pintó. La comunidad está muy contenta”, precisa Carlos Díaz, el dependiente de la tienda La Esperanza.

El rodeo, el dominó y la pelota forman parte del verano en La Rana, un asentamiento rejuvenecido casi en su totalidad desde que se renovó la imagen de la farmacia y se rehabilitó la escuela Ana Betancourt, beneficiada con el cambio de carpintería, pintura y arreglo de la cerca perimetral y de la cancha deportiva.

“Una de las obras de mayor impacto ha sido la recuperación del parque infantil, que incluso se iba a cambiar de lugar, pero se decidió empezar de cero porque anteriormente estaba diseñado al estilo rústico, en un terreno irregular. Hubo que construir terrazas, se le pusieron bancos y, por primera vez, alumbrado público y nuevos equipos”, puntualizó Osmany Lorenzo, director de Comunales en Taguasco.

sancti spiritus, taguasco, la rana, comunidades, asentamientos, construcciones, salud, consejo popular, poder popular
Actualmente se rehabilita el vial Taguasco- La Rana- Francisco Cabrera. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

EL CAMINO, LO PRIMERO

Hace algo más de dos años, cuando comenzó el proyecto de reanimación comunitaria en ese municipio, Remberto Clavero Hernández, el presidente del Consejo Popular Desembarco del Granma, no imaginaba ni siquiera remotamente la avalancha de motoniveladoras, camiones con rocoso, buldóceres y picadoras que por estos días revuelven el viejo pavimento y alisan los 15 kilómetros del vial Taguasco- La Rana- Francisco Cabrera, a un costo total de 600 000 pesos.

“Es el gran sueño de todos los electores, a quienes siempre se les ha dicho que tengan paciencia, y ahí está, ya hoy se trabaja duro. La comunidad se ha reanimado con labores de mantenimiento a viviendas y establecimientos y la gente está agradecida”, comenta Remberto.

Por aquellos lugares intrincados abundan en demasía personas tan guerreras y abiertas como Tomasa, tan francas que no esconden el agradecimiento por todo lo que se ha podido hacer, pero tampoco enmudecen para asegurar que, vía Taguasco, a Pozo Colora’o se llega después de unos 70 kilómetros de terraplenes “en candela”, los que por fortuna ahora están arreglando; que por Iguará, en Yaguajay, se sale más rápido y que la guagua entra una sola vez a la semana, pero cuando se arregle el camino podrán aumentar la frecuencia de viajes.

También saben que aquel ya no es un feudo casi propiedad de la antigua compañía Bansiella S. A que en 1955 plantó allí una fábrica de quesos: por eso, justo allí, en los límites con Yaguajay, también aseguran que esta nueva forma de gestión los hace sentir seguros.

sancti spiritus, taguasco, la rana, comunidades, asentamientos, construcciones, salud, consejo popular, poder popular
Las Ferias se han convertido en una novedad en la mayoría de los asentamientos taguasquenses. (Foto: Vicente Brito / Escambray)

3 comentarios

  1. Me dio un gusto enorme ver lo que se publica del pueblito donde me crie,La rana siempre sera mi barrio aunque hace 20 años mi fui, pero me gustaria que ese trabajo tuviera calidad para que dentro de un tiempo no estemos igual y esas personas muy buenas por cierto puedan disfrutar por mucho tiempo de esos beneficios.

  2. Me gustan estos reportajes,pues más que las playas y hoteles, prefiero visitar esos pequeños pueblos en mis vacaciones en mi pais,que alguna vez conocí desde una carreta.Ojalá que para mi próxima visita este transitable la carretera a la Rana,Hace 40 años que no llegó a ese bucólico pueblito.

    • Los artìculos estàn muy buenos, pero recomiendo tabletas para el corazón en las visitas.
      Ejemplo:
      Yo quisè visitar la casa donde crecí y la misma gente del barrio me decía que no fuese por la casa y que mantuviera la casa en mis recuerdos como la dejamos. Sinceramente, las viejas amistades tenìan razon, aquelló se parecia a Hiroshima.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.