Correa: Pago a OXY implicará sacrificar 200 escuelas

El presidente Rafael Correa advirtió que mil millones de dólares que debe Ecuador pagar a la petrolera Oxy por el fallo de un tribunal arbitral significa la construcción de 200 escuelas del milenio sacrificadas.

Una salida amistosa es lo que más conviene tanto a la empresa como a Ecuador, aunque esto nos llene de indignación, sentenció Correa.
Una salida amistosa es lo que más conviene tanto a la empresa como a Ecuador, aunque esto nos llene de indignación, sentenció Correa.

A la compañía estadounidense Oxy (Occidental Exploration Company) se le aplicó la ley ecuatoriana por la caducidad del contrato para la exploración y explotación del Bloque 15, en el año 2006, y según Correa esto no es materia de arbitraje pues constituye un atentado a la soberanía ecuatoriana.

Sin embargo, la empresa estadounidense presentó el caso en 2012 ante el Tribunal Arbitral del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), instancia perteneciente al Banco Mundial, y esta se declaró competente para llevar adelante el proceso.

La condena impuesta fue la más grande para un país en la historia de los arbitrajes, pues el Tribunal exigía a Ecuador pagar mil 700 millones más intereses a OXY, lo cual superaba los dos mil millones de dólares.

Ecuador presentó una solicitud de nulidad contra la sentencia y el tribunal arbitral internacional la desestimó parcialmente este martes, ahora este país suramericano deberá pagar a la petrolera norteamericana el 60 por ciento de aquel monto fijado en 2012.

Hemos presentado una nueva propuesta a Oxy y con el laudo definitivo seguiremos negociando una salida amistosa, aseguró el mandatario durante una sesión solemne para celebrar los 195 años de la independencia de Cuenca, ciudad del centro-sur ecuatoriano, la tercera urbe más importante de la nación.

Una salida amistosa es lo que más conviene tanto a la empresa como a Ecuador, aunque esto nos llene de indignación, sentenció Correa.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.