Premier 12: La otra muerte anunciada

El partido frente a Corea del Sur sintetizó las mismas carencias de este y otros torneos y mostró varias de las bases conceptuales que sustentan la esencia de nuestro béisbol actual.

cuba, beisbol, premier 12 de beisbol, premier 12
El Premier 12 trajo a colación la crisis cíclica que vive el béisbol cubano desde hace años. (Foto: Ricardo López Hevia)

Podría optar por la sugerencia de los aficionados que me aconsejaron no escribir más de pelota, para no repetir lo mismo. Pudiera incluso resumirlo todo con la frase con que más de uno se me ha interpuesto desde que Corea del Sur terminó con las angustias de Cuba en el Premier 12: “Es la crónica de otra muerte anunciada”.

Mas tengo deberes profesionales que me impiden eludir este trance y atrincherarme en la excusa del “no quiero saber, ni hablar más de pelota”.

Lo primero a señalar es que Corea del Sur apenas terminó las angustias de la selección cubana desde que puso los pies en el torneo y acuñó su destino al pasar agónicamente a la fase de muerte súbita cuando estuvo a punto de ser el hazmerreír del Súper 12 con una victoria 2-1 en las postrimerías de la fase clasificatoria ante el peor elenco: Italia.

Por eso, lo acontecido este lunes sorprendió a pocos y confirmó que tuvimos mejor suerte al no inscribirnos en el grupo que logró clasificar a sus cuatro integrantes a la fase de semifinales.

El partido final sintetizó las mismas carencias de este y otros torneos y mostró varias de las bases conceptuales que sustentan la esencia de nuestro béisbol actual: mal corrido de las bases sin atender el marcador, mal manejo del picheo y lances nobles sin mirar los números del rival, alineaciones inamovibles aunque los peligros aconsejen lo contrario, sin dejar de mencionar lo decisivo: los coreanos se han separado a años luz de nuestra pelota desde que nos hicieron despedir con una plata olímpica en Beijing 2008 que enseñó otra señal de retroceso.

Varios corredores fueron sorprendidos en corring locos a tercera, no solo en el encuentro decisivo donde el abridor volvió a ser inefectivo, aunque Frank Monthiet había enseñado en el partido preparatorio no estar apto para lanzarse a los asiáticos, mucho menos en un partido decisivo.

Si en los primeros encuentros los cambios de alineación redundaron en un mejor rostro del equipo, aunque esto se tradujera en una victoria agónica ante Puerto Rico y otra no menos agónica, pero contundente ante Holanda, la última variable de batería del manager Víctor Mesa se tradujo en apenas cinco anotaciones en los tres últimos partidos y así es muy difícil aspirar a victoria.

La ofensiva se fue encogiendo en la misma medida en que la presión fue subiendo. Del marasmo se salvaron por momentos Alexander Malleta, Yosvani Alarcón, Stayler Hernández y Yuniesky Gourriel, pues el dueto de tercero y cuatro Yulieski Gourriel (sin ninguna impulsada) y Alfredo Despaigne (cuatro empujadas) no hizo justicia al rol que en este equipo debían desempeñar por la carretera internacional de ambos, que solo compilaron entre los dos para 244.

De la debacle del box pudieron hacer la excepción Liván Moinelo, la revelación del staff, y hasta Miguel Lahera, llamado de reemplazo de última hora, quizás para remarcar que una mejor selección pudo desembocar en mejores brazos.

Mas no creo que esta o aquella exclusión hubiese marcado mucho la diferencia. Al manager se le puede espetar la defensa a ultranza de la inamovilidad de una alineación cuando Sudcorea dispuso la bancoterapia en la fase clasificatoria del hombre que ganó en los dos últimos años el título de Jugador Más Valioso de su liga. También el uso del picheo con el propio Moinelo y hasta los corridos de base al modo de lo que se estila en nuestras Series Nacionales.

Es justamente por la ruta de esas concepciones arcaicas y anquilosadas que desentonan con las urgencias del béisbol actual, que se va perdiendo la esencia de nuestra pelota y también la autoridad.

Hay razones que dan los promedios y los aportes de la llamada sabermetría. Hay otras del ABC del béisbol, que domina el más simple aficionado y que se trasgreden en medio de un torneo que exige tener todos los sentidos alertas, desde la ubicación de un torpedero hasta el mal hábito de pasear por el box cuando las tensiones suben mientras desde la lomita rival todo es aplomo y concentración, aunque caigan balas sobre el terreno.

Sin ser el supertorneo que se anunció en los inicios, el Premier 12 trajo a colación la crisis cíclica que comenzó hace rato y que tuvo ahora otro momento pico.

Cuba hizo lo que pudo con las armas de las que dispone. El sexto lugar muestra el nivel real que nuestra pelota tiene hoy en el mundo y habla de un estancamiento crónico, pues este ha sido el mismo puesto obtenido en los últimos dos Clásicos Mundiales (2006 y 2009) cuando hemos asistido con otras legiones, incluidos varios que hoy se marcharon del país y algunos que militan en las Grandes Ligas.

Seguir envolviendo nuestro discurso con un aparente ascenso de nivel de nuestra pelota doméstica solo nos llevará a escribir los primeros trazos de la crónica de otra muerte anunciada.

7 comentarios

  1. Yosmani Cabrera Madrigal

    Sin censura sobre lo que escribo les pido conocer, si alguien sabe quien es el padrino poderoso de Higinio Vélez y Victor Mesa que tanto hacen y deshacen y no pasa nada. Higinio es un dirigente que se toma los triunfos para él cuando suceden y se esconde tras las derrotas cuando ese es el resultado, Victor Mesa es la antítesis de lo que debe ser un director de un equipo, sin etica, ni cultura, muy lejos de lo que ha tratado de formar la revolución en nuestro pueblo, si comparamos a este señor con otros directores de equipos contrarios vemos la gran diferencia, y eso que todos esos países son peores que el nuestro en sus conquistas sociales, y en la educación de sus pueblos, al menos eso leemos en nuestra prensa. Por favor hora de limpieza en nuestro deporte nacional, si le hacemos caso a nuestro comandante y cambiamos todo lo que deba ser cambiado seremos mejores en todo en el futuro. Y sobre el equipo fue formado a capricho por estos señores, faltaron algunos que debian estar y sobraron muchos de los que estan ahí.
    Es cierto como justifican algunos comentaristas que ese es el nivel que tenemos en la pelota nacional, pero tambien es cierto que faltaron algunos que aunque dicen que eso no hubiera cambiado el resultado yo pienso que si, porque el quehacer de dos o tres pitchers que dejaron aquí hubieran podido salvaguardar y asegurar alguna que otra victoria y el bateo oportuno de otros hubiera aportado mucho, como por ejemplo el de Frederich Cepeda, que si fueron los mismos de siempre como no llevar al que saca la cara por Cuba en los eventos internacionales, amparándose en que no rindió en la liga japonesa, y ahora me pregunto y hubiera rendido en la liga japonesa los que estaban en ese equipo y mucho menos en el rol de bateador emergente que le tocó al espirituano, pero ese fue el rol que le dieron en el equipo que lo contrató. Nada solo un equipo hecho a capricho de Higinio Vélez y Victor Mesa, me imagino que algo les cueste a ambos.

    • Cuba como pais tiene algo a favor, produce de forma natural peloteros por cantidades, entonces tenemos lo fundamental, la materia prima, verdad??, es como futbolistas en Brasil o Argentina.

      Tenemos lo principal, lujo que no se pueden dar paises desarrollados como Italia, Alemania o Suiza por citar ejemplos, al igual que nosotros paises como Venezuela, Rep. Dominicana y P.Rico producen peloteros de forma natural, cual es la diferencia?? Ellos tienen una estructura que les permite explotar ese talento y desarrollarse a la par del mundo para asi estar al mismo nivel de Japon, Korea y USA que son mas desarrollados, cuestion fielmente corroborada en los Clasicos.

      Hay que cambiar muchas cosas, no solo a VIctor y a Higinio, Estructura de la Serie, Salarios, Propietarios y esas tres cosas solitas van a provocar q el pelotero se preocupe por preparase, rendir y disciplinarse, asi como por elegir el dirigente adecuado q sepa de pelota y se identifique con ella. Es la realidad mientras esas cosas no cambien los resultados seguiran siendo los mismos, no hay casualidad, el Nivel de USA, Japon, Dominicana, P.Rico, Holanda, Canada, Venezuela, Korea y Taipei siempre nos enviara del 6to para atras.

      Cuando me refiero a que los equipos tengan su propietario, no hablo de renunciar al sistema cubano de propiedad, los propietarios pueden ser: ETECSA, CRISTAL, GAESA, AERONAUTICA CIVIL o sea Empresas que son poderosas dentro del Sistema Empresarial Cubano.

  2. Favor, saquenme de una duda, desde que debuto como novato el gran Lourdes Gourriel (padre), su apellido fue GOURRIEL y no GURRIEL como aparecia en el dorso de las camisetas de sus tres hijos en la Premier 12.

    Sera q la “O” era de OPORTUNO ??. Entonces la culpa fue de la “O”

  3. El caballero andante

    Lo que debe preguntarse la CNB y el pais en general es porque el talento mas joven ni siquiera se interesa ya por jugar en la Serie Nacional. Hace pocas horas medios internacionales estan circulando la noticia que Lazaro Vargas con su hijo han llegado a Miami para presentar al chico de 16 an~os al draft internacional de las Grandes Ligas.

    Se comenta tambien que otros dos prospectos cubanos Lázaro Armenteros y Adrián Morejón tambien estan es espera. Lo lamentable es que estos chicos ni siquiera esperaron a debutar en la Serie Nacional, porque para ellos no representa nada y es un riesgo si se lesionan.

    Cierto es que es muy dificil evitar que los buenos peloteros quieran jugar al mayor nivel y sobre todo no se puede obviar el beneficio economico, pero si creo que la CNB y el estado en general podrian tomar medidas que potenciaran el beisbol nacional y creara incentivo para que os jovenes cubanos que suen~a con el profesionalismo.

    1. Establecer un sistema de control estadistico moderno y ajustado a las exigencias del beisbol moderno.

    2. Permitir y estimular el libre acceso de scouts a la Serie Nacional, incluyendo juegos, estadisticas, informacion sobre los peloteros, etc, etc. Cierto, aun los scouts de las Grandes Ligas no podrian ir pero si los de Japon, Republica Dominicana, Puerto Rico, Venezuela, Mexico, etc, etc.

    3. Permitir el patrocinio de la jugadores y de la Serie Nacional en general por empresas privadas. Vender derecho de television si es posible para la difusion de los juegos.

    4. Limitar la serie nacional a mayores de 23 an~os.

    5. Crear torneos cortos durante el an~o para los jugadores menores de 23 an~os. Se pueden crear varias divisiones si es necesario.

    6. Permitir la creacion de escuelas y sistemas de granja por equipos profesionales si estuvieran interesados, y permitir que estos equipos o clubes privados participen en torneos nacionales o provinciales.

    Con estas, y otras muchas mas que se pueden pensar y discutir, creo que habria un incentivo para los jugadores cubanos de participar en la Serie Nacional y otros torneos, quedarse en la isla por mas tiempo y aun alcanzar el suen~o de jugar profesional. Hoy por hoy el mayor problema de lo que se quejan los scouts internacionales es que se sabe poco de los jugadores cubanos, las estadisticas son limitadas y de poco valor. Es dificil conseguir videos de los juegos.

    La realidad es que en el mundo de hoy, el beisbol en Cuba tiene que ser de desarrollo y no de competencia. Algo similar a lo que hacen Venezuela o Republica Dominicana, donde el objetivo es desarrollar el talento joven para que se vaya a jugar a otras ligas. En Venezuela por ejemplo el torneo nacional es mayoritariamente de jovenes que estan buscando que los vean y de veteranos que trataron, no llegaron o ya se retiraron de las ligas mayores y juegan dos o tres temporadas antes de retirarse definitivamente.

  4. Le envio mis condolencias e imajino lo dificil que debe ser escribir de pelota luego de lo ocurrido..Con toda honestidad estoy convencido que si voy al parque Serafin,ahi frente al Liana..consigo un director que lo hubiera hecho mejor que VM..En mi opinion a los que dirigen la pelota en en Cuba le hace falta la carga que pedia Villena en su poema

  5. Luis Rene Caballero

    Todo está muy bien dicho y ya somos reiterativos en este tipo de análisis. Sencillo como explicar lo que pasa, desde mi punto de vista el problema no está en este evento ni en el que viene ni el otro. Problema tenemos en una serie nacional cargada, demasiados equipos jugando, ya se terminaron los tiempos de Linares que con un equipo C Cuba podría ganar este torneo. Cuba mi querida Cuba como cuesta rectificar lo mal hecho seguimos aferrados a jugar nuestra liga con un equipo por provincia y tenemos solo 11 millones de habitantes miren en Japón cuanto equipos juegan la liga nacional.

    Para ser más claros cuál sería el promedio de Yulieski si todos los días se enfrentará a un Mendoza a un Lazo no tapemos el sol con un dedo y como no creen una liga con vergüenza aunque sean dos equipos y una de desarrollo seguiremos en lo mismo. Lo otro triste de lo que nadie habla es que pocos miran la pelota en Cuba por su mala calidad, hay que esperar un playoff para ver un juego después que cojan los famosos refuerzos.

    Conclusión: seguimos de esta manera y en la próxima perdemos con Italia.

  6. Su comentario muy acertado como siempre y repleto de veracidad, no hay como quitarle la razon.
    Esto declaro VM32 a la prensa internacional:
    “El esfuerzo realizado estaba dirigido a incluirnos entre los cuatro primeros, pero no pudo ser y nos quedamos a un paso”.(??!!Esfuerzo!!??, Jugamos como siempre y perdimos como siempre)
    “El sexto lugar no es malo, porque dejamos detrás a otros seis equipos de calidad y ese es un objetivo difícil de conseguir a este nivel, pero deseábamos más y los muchachos combatieron hasta el último momento por ese sueño”, sentenció. (Justificacion y conformismo, engrandeciendo el pauperrimo resultado, si es fuera de Cuba, los periodistas lo esperan al pie de la escalerilla pa’ pedirle la renuncia, es Como Brasil en el Mundial de Futbol pasado)
    “No hay tristeza, sino satisfacción por el trabajo que desplegaron, pero tenemos que prepararnos mejor porque seguimos afrontando graves problemas técnico-tácticos, apreciados incluso en los partidos que ganamos”, explicó. (Mas justificacion y conformismo y planes a futuro))
    En tal sentido mencionó como ejemplo los cinco balks cometidos por sus lanzadores y consideró imprescindible elevar las exigencias del clásico doméstico a fin de acercarlo al panorama reinante en el escenario internacional.(El no se culpa de nada, mas bien es un heroe)
    “Desde nosotros hasta el arbitraje, todos tenemos que revisarnos”, sentenció el estratega, igualmente convencido de que la integración del elenco élite debe transitar más por una filosofía de equipo, no únicamente resultante del rendimiento. (Repartiendo culpa, tal vez hasta los periodistas agarran su parte y justificando los 8 de Industriales y los 4 de Mtzas)
    Consideró que movió la alineación de acuerdo con el pitcheo contrario y recordó que hoy fallaron el abridor Frank Monthiet y el relevista Liván Moinelo, quizás agotado por su labor en la jornada precedente, y ello costó cinco carreras que pesaron un mundo desde el segundo capítulo.
    “Si no se batea no se puede ganar”, acotó después al recordar que sus pupilos solo conectaron siete imparables y no aprovecharon momentos que parecían destinados a más. (Descubrio el agua tibia, se centra en la consecuencia, mas no habla de la causa)
    Retornar a Cuba con la lógica insatisfacción que provoca haber quedado a las puertas del objetivo deseado debe convertirse en motivación adicional para analizar a fondo cómo proyectar mejor la estrategia en medio de situaciones muy peculiares como la fuga de talentos alentada por leyes que impiden el flujo natural del que se benefician otros países. (Buscar mas culpables y mas)
    De eso también habló hoy Víctor al ponderar el espíritu con que se defendió la bandera en suelo taipeyano, al margen de lo mucho demandado en el campo en disciplina táctica y desarrollo de habilidades. (Total entrega, verdad??)

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.