Raúl Castro: Igualdad de género pasa por un orden internacional justo

Raúl demandó compromiso y voluntad política para revertir el actual escenarioen cuanto a la equidad de género.
Raúl demandó compromiso y voluntad política para revertir el actual escenarioen cuanto a la equidad de género.

El presidente cubano, Raúl Castro, abogó este domingo por un orden internacional justo y equitativo como vía para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

Al intervenir en una reunión de líderes mundiales sobre el tema, el mandatario señaló que un planeta libre de los abusos contra las féminas pasa por materializar la erradicación de la pobreza y el hambre, el fin de los conflictos, privilegiar al ser humano por encima del capital y preservar el medio ambiente.

 

Se reúne Raúl con importantes hombres de negocio de EE.UU.

ONU: Cuba reclama compromisos de ayuda al desarrollo

De acuerdo con el jefe de Estado, no puede negarse que existan en las últimas décadas logros en materia de equidad y empoderamiento de la mujer, “pero resultan frágiles e insuficientes”.

En ese sentido, demandó compromiso y voluntad política para revertir el actual escenario, a 20 años de la adopción de la Declaración y el Programa de Acción de Beijing.

Raúl Castro recordó que una de cada tres féminas experimenta violencia física y sexual, el 90 por ciento de las dos millones 500 mil víctimas de la trata de personas pertenecen al sexo femenino, sus niveles de desempleo son más elevados y reciben menos salario que los hombres por trabajo de igual valor.

Asimismo, resumió los avances de Cuba en materia de igualdad de derecho para las mujeres, país que fue el primero en firmar y el segundo en ratificar la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer.

Discurso del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, Raúl Castro Ruz, en la “Conferencia de líderes globales sobre igualdad de género y empoderamiento de las mujeres: un compromiso de acción”. Nueva York, 27 de septiembre de 2015.

Señor Presidente:

Cuarenta años después de la Primera Conferencia Mundial sobre la Mujer y a veinte años de aprobada la Declaración y Programa de Acción de Beijing, una de cada tres féminas experimenta violencia física y sexual; el 90% de los 2,5 millones de víctimas de la trata de personas pertenecen al sexo femenino; sus niveles de desempleo son más elevados y reciben, como promedio, solo entre el 60 y el 75% del salario de los hombres por trabajo de igual valor.

Millones de ellas no disfrutan de igualdad de derechos en materia de herencia y propiedad; y su representación en los parlamentos a nivel mundial solo alcanza el 22%.

Cerca del 90% de las víctimas de las guerras en la actualidad son civiles, la mayoría mujeres, ancianos, niñas y niños. También lo son más del 75% de las personas refugiadas y desplazadas por los conflictos.

Ellas constituyen el 70% de los 2 mil 700 millones de pobres en el mundo y dos tercios de los casi 800 millones de personas adultas analfabetas. Más de 300 mil mueren cada año por complicaciones evitables durante el parto, el 99% en los países del Sur.

Señor Presidente:

La esperanza de vida al nacer de las cubanas es de 80,45 años; la tasa de mortalidad materna directa es solo de 21,4 por cada cien mil nacidos vivos, una de las más bajas del mundo; representan el 48% del total de las personas ocupadas en el sector estatal civil y el 46% de los altos cargos de dirección; el 78,5% del personal de salud, el 48% de los investigadores científicos y el 66,8% de la fuerza de mayor calificación técnica y profesional. Cursan, como promedio, 10,2 grados y son el 65,2% de los graduados en la educación superior.

El 48,86% de nuestro Parlamento está formado por mujeres, lo que nos ubica como el segundo país del hemisferio americano, solo superado por Bolivia, y el cuarto en el mundo.

Sin embargo, aún nos queda mucho por hacer. Trabajamos para seguir cambiando los patrones culturales, de forma que se comparta entre hombres y mujeres el cuidado de la familia y se continúe incrementando su presencia en los cargos decisorios a nivel gubernamental, por solo mencionar algunos aspectos.

Señor Presidente:

No negamos que existan logros en las últimas décadas, pero resultan frágiles e insuficientes. Para avanzar hacia la plena realización de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer es preciso, ante todo, el logro de un orden internacional justo y equitativo, que erradique la pobreza y el hambre, ponga fin a los conflictos bélicos, privilegie al ser humano por encima del capital y preserve el medio ambiente.

Muchas gracias.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.