Vegueros espirituanos vaticinan una cosecha promisoria

Como preludio de la cosecha recién iniciada, los vegueros espirituanos cumplieron las siembras programadas antes del 31 de di­ciembre

cosecha tabacalera, tabaco, sancti spiritus

El favorable estado vegetativo de las plantaciones tabacaleras, el predominio de condiciones meteorológicas propicias para el cultivo y el aseguramiento de los insumos más comprometedores han hecho vaticinar a los vegueros espirituanos una campaña promisoria, con los incrementos productivos pronosticados y la tradicional calidad de las hojas.

Fuentes del Ministerio de la Agricultura confirmaron que con vistas a cubrir las demandas de la exportación, el torcido nacional y la industria cigarrera, Sancti Spíritus debe aportar al plan de la nación 2 700 toneladas del producto, que aunque se cultiva en toda la provincia, resulta más representativo en zonas de Cabaiguán, Taguasco y Zaza del Medio.

Como preludio de la cosecha recién iniciada, los vegueros espirituanos cumplieron las siembras programadas antes del 31 de di­ciembre, el llamado periodo óptimo, y a finales de enero acumulaban 2 710 hectáreas —unas 160 por encima del plan—, y preten-dían aproximarse a las 3 000, cifra no lograda aquí desde la campaña 2006-2007.

Con vistas al aseguramiento del programa tabacalero, en la región se concluyeron en el transcurso del pasado año 486 casas de curación y se han previsto otras 650 para el corriente 2015, un resultado de trascendencia a juzgar por el deterioro de la infraestructura acumulado en los últimos tiempos.

Las autoridades del sector, sin embargo, reconocen como pecado la dependencia histórica de otros territorios para proveer la madera necesaria, particularmente los cujes —como promedio cada año se repone alrededor de un 10 %—, lo cual implica un trasiego que muchas veces se torna azaroso y que obviamente encarece los costos de la contienda.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.