Yangalini con un pie en Río de Janeiro

Yangalini quiere mejorar el color de su medalla olímpica.
Yangalini quiere mejorar el color de su medalla olímpica. (Foto AIN)

Por su cuenta y la de todos, Yangalini Jiménez Domínguez ya tiene un pie en Río de Janeiro 2016, en lo que sería su tercera Paralimpiada, aunque espera por la confirmación oficial de la Federación Internacional.
Y es que su título reciente en los V Parapanamericanos de Toronto le acercó mucho a los primeros lugares del ranking mundial que repartirá boletos a los primeros 11 en la división de más de 100 kilogramos, pues el duodécimo cupo ya lo tiene el local brasileño Wilians Silva, una de sus víctimas ahora.
A pesar de que por el momento goza de merecidas vacaciones en su natal La Sierpe, ya la cuenta regresiva comenzó para lo que Jiménez considera su desafío principal en una carrera a la que solo le falta el título olímpico, pues ya cuenta con los habidos y por haber en todas las latitudes.
“Con la medalla de plata del Mundial y este resultado ya tengo casi el boleto porque a inicios de año estaba en el puesto nueve. Ahora el reto es cada vez mayor, ya tengo 36 años y, aunque me siento bien físicamente, he sufrido muchas lesiones y eso siempre afecta”.
Lo que sí ya sabe es que toda su preparación será doméstica como casi siempre que lo dictan las carencias presupuestarias para realizar bases de entrenamiento o participar en algún evento que le permita calibrar a sus rivales.
“Los entrenamientos todos serán en el Cerro Pelado y hay que poner más empeño, casi nunca vamos a ningún evento preparatorio para competencias de esa envergadura, incluso ahora en Canadá es que me entero de que cada año realizan un Grand Prix. Por eso hay que prepararse, en especial para los europeos, aunque debes hacerlo para todos; ahora mismo en Toronto, un poco que hice fácil las cosas, pero creo que hasta los árbitros querían ganarme, cambiaron hasta la forma de combatir acordada en el congresillo.
“Gané por la preparación que hicimos, por la experiencia que te van dando los años y porque creo que esta vez los medios le dieron un poco más de divulgación al evento y quería marcar la diferencia, pues ningún yudoca ha podido lograr tres coronas en Parapanamericanos”.
A falta de menos de un año para subir a los tatamis brasileños, Yangalini quiere mejorar el color de su medalla olímpica de bronce de Londres 2012 y desestima la idea del retiro que entonces le rondó su cabeza.
“Sí, ya lo tengo todo, solo me falta el título olímpico y voy a luchar por él, y de lo otro… solo puedo decirte que voy a tirar hasta que deje el pellejo en el colchón”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.